Candidatos a la alcaldía de Bogotá

En Debates Palabras Mass habamos acerca de Bogotá por Canal BoxMovInvitados: Antonio Navarro Wolff - Luis Ernesto GómezCon: Laura Medina - Lorena Castañeda | Di...

Corridas de toros

En DebatesPalabras Mass habamos acerca de las corridas de toros por Canal BoxMovInvitados: | Natalia Parra Osorio - Diana AndradeCon:&n...

Estrategia del Centro Democrático a la Alcaldía

VER PROGRAMA http://goo.gl/guXpjy En Palabras Mass hablamos sobre qué problemas tiene Bogotá y la estrategia de Centro Democrático - Comunidad Oficial - para ...

¡Vivimos como en la Luna!

Por: María Camila Bernal  Ibagué año tras año sigue creciendo y es hogar de más personas. El 2019 nos trajo como sorpresa el incremento de las tarifas en ...

¡Cierren el Aeropuerto Enrique Olaya Herrera!

Por: Juan Camilo Parra Cada cierto tiempo surge en los debates de urbanismo y planeación de Medellín la propuesta de cerrar el Aeropuerto Enrique Olaya Herrera...

  • Candidatos a la alcaldía de Bogotá

  • Corridas de toros

  • Estrategia del Centro Democrático a la Alcaldía

  • ¡Vivimos como en la Luna!

  • ¡Cierren el Aeropuerto Enrique Olaya Herrera!

Martes, 10 Diciembre 2013 10:25

Al menos el Gobierno

Nadie pone en duda que las negociaciones de La Habana son el tema del momento, sea por la influencia que seguramente van a tener en el resultado de las elecciones venideras o bien porque de ellas depende, a juicio de muchos, un salto en el desarrollo del país.

Sin embargo, a pesar del protagonismo mediático que ha suscitado la instalación de la mesa de negociaciones, asfixiante por lo demás, y de las múltiples discusiones trabadas en torno al contenido de la agenda y las condiciones en las cuales se discute, pocos parecen estar ciertos en cuanto al verdadero estado del llamado “proceso de paz”.

Diariamente los líderes de opinión hacen cuentas alegres con el presupuesto público en sus disertaciones periodísticas, académicas o políticas. Vaticinan, por ejemplo, un aumento significativo en el gasto público social, especialmente en educación, a expensas de la correlativa disminución en defensa.

Los políticos, por su parte, si no están renegando contra las negociaciones en La Habana, como la inmensa mayoría de uribistas, también hacen cuentas alegres, ¡pero con los votos!, como los conservadores. Nada más puede esperarse de un partido que, en los últimos meses, de todos los titulares de prensa que protagoniza, sólo en uno tiene que ver con un asunto de fondo.

Pero no se ilusionen. Como buen representante de la muy venida a menos estirpe conservadora, Efraín Cepeda, consultado con ocasión del acuerdo sobre   el segundo punto de la agenda en La Habana, declaró que prefería a las FARC luchando por el poder en las urnas que por las armas, como si los colombianos tuviéramos que agradecerle por el sacrificio de sentarse al lado de Timochenko. Bien podría aparecer el uno al lado del otro en una de las famosas vallas de Pachito, quien por lo menos era gestor de risas y no de burlas, como Oscar Iván.

Pero una reciente encerrona nos privó de esas risas, al mejor estilo bajo y ramplón de una encerrona uribista a la que –en esta oportunidad- llamaron convención. ¿Cómo le llamarán cuando se den cuenta que Oscar Iván no era el gallo?, ¿y cuando se den cuenta que el tal gallo no existe? Ese es el espíritu de la paz con justicia del doctor Uribe, de la Palomita de la guerra y del primo del patrón del mal.

Entre tanto el Procurador, en ejercicio del poder clerical hecho Ministerio Público, no tuvo reparo en viajar a La Haya, a costa del bolsillo de los colombianos, a desacreditar el proceso de paz con base en una supuesta y falaz impunidad. El Fiscal General y el Presidente de la Sala Penal de la Corte Suprema, que sí están cuerdos y respetan el Derecho, afortunadamente le advirtieron que no era momento para levantar ese tipo de juicios sin sustento y el ministro del Interior, uno de los pocos que sí parece ser leal al presidente Santos, naturalmente salió a defender el proceso asegurando que no iba a haber impunidad.

Lo cierto es que el proceso de paz está en párvulos, pero no por ello debemos desconocer que es eso, un PRO-CE-SO, y no una coyuntura que mágicamente emerge como la solución a todos los problemas políticos, económicos y sociales de una precaria democracia, de una recién reactivada economía, de una sociedad desigual, como Colombia.    

Hace falta hacer conciencia en cuanto a que una cosa es la paz, propiamente dicha, y otra bien distinta es el acuerdo del fin del conflicto. Lo que se negocia en La Habana es el fin del conflicto, entre otras cosas, porque la paz no se negocia y mucho menos por unos cuantos delegados de parte y parte.

De ahí que las negociaciones o el acuerdo mismo no sean motivo válido para despedir a 200 mil soldados y destinar esos recursos a otros fines, para que el procurador viaje a La Haya a “meter cizaña” o para que en la vida política nacional le hagan cajón a quien lidera las encuestas, sólo porque le va mejor imitando a Andrés López que a Álvaro Uribe.

El gasto en guerra se va a mantener mientras haya narcotráfico y bandas criminales, las cuales no se van a acabar con el fin del conflicto. El gasto para la paz va a ser financiado con otros recursos, como los que provengan de la sociedad internacional, Ordoñez va a tener que llorar porque ya la Corte Internacional de Justicia le dejó en claro que Colombia era autónoma y los colombianos, en general, así como la clase política, en particular, van a tener que entender que la erradicación de la violencia de la cultura nacional es condición para conseguir la tan anhelada paz.

Al menos el Gobierno lo tiene claro, aunque no lo demuestre, o sus asesores no sean capaces de hacerlo. Primero porque tuvo la valentía de jugársela por una mesa de negociación a todas luces impopular y, segundo, porque así se desprende del Presupuesto general de la Nación, cuya lectura, por cierto, es uno de tantos deberes ciudadanos incumplidos que mucho le aportaría a la paz.

Parágrafo: Aunque no parezca, soy abogado, y como abogado que se respete, siempre tengo mi parágrafo. En esta oportunidad va para la contralora y el fiscal, dos que no parecen haber demostrado actitud de paz en los últimos tiempos. Alguno de los dos es el corrupto, claro está, pero yo, creo más en él que en ella. El tiempo lo dirá…

 

@HumbertoIzqSaa

 

Publicado en Artículos
Jueves, 14 Noviembre 2013 12:37

Al perro no lo capan dos veces

Hay dos clases de políticos, los que tienen y los que no tienen convicción.


Los primeros hacen política porque creen en unas ideas y en un rumbo especifico que debe tomar la sociedad a la que sirven, esos quieren llegar al poder para trabajar por lo que consideran que es mejor para el pueblo al que representan; ¡cómo necesitamos este tipo de personas en nuestras democracias latinoamericanas!

Los segundos no han entendido que quien hace política, en principio, tiene la noble vocación de servir a otros. Los pertenecientes a este amplio grupo decidieron que la política se hace para tener poder sobre los demás, con la única intención de utilizar su posición para beneficio propio, aquí es donde ustedes dicen: “Qué novedad”.


Ya sé, no acabo de hacer el gran descubrimiento, lo que pasa es que quiero quedar con mi consciencia tranquila y dejar por escrito algo que lleva rondando mi cabeza hace algunas semanas para después, espero, no tener que decir “Se los advertí”.


Estamos a 6 meses de definir el rumbo del país del Sagrado Corazón en las urnas, cada uno votará por quien crea que representa mejor su visión de país e interpreta mejor sus necesidades, es por eso que quiero advertir que según su trayectoria, Germán Vargas Lleras pertenece al segundo grupo, y lo ha demostrado en varias ocasiones durante su vida pública.

Al perro no lo capan dos veces, y a quienes votamos por Juan Manuel Santos ya nos “caparon” la primera, por eso quiero hacer un recuento de las cuidadosas y bien calculadas maromas que ha realizado este personaje durante los últimos años:



1. La del Mico: No soltar una rama sin tener la otra entre sus manos:


Primer periodo del presidente Uribe: este personaje, que en temas de “micos” es un experto, se mostraba como uno de los grandes simpatizantes del Gobierno, cuando éste alcanzaba los más altos niveles de popularidad por resultados nunca antes logrados por un gobierno colombiano en temas como la seguridad, el crecimiento económico, el aumento de la inversión extranjera, la confianza ciudadana, entre otros.

En el segundo periodo del gobierno Uribe, nuestro astuto jugador suelta la rama de la que estaba agarrado y decide colgarse de otro palo, en medio de un turbulento y fracasado intento por sacar adelante la segunda reelección.

Este nuevo árbol al que se trepó lo dejaba vislumbrar un espacio en las presidenciales de 2010 y al comienzo de la campaña –recuerdo– se mostró como un duro crítico del gobierno Uribe y, por ende, de la campaña de Juan Manuel Santos; en segunda vuelta se une a su aliado natural, no solo por que era el más cercano en pensamiento ideológico, sino porque como demostrarían más adelante son fieles intérpretes de la frase: árbol que más sombra dé...

Después del triunfo de Juan Manuel Santos, recibió con gran gusto el llamado del vencedor a “La Unidad Nacional”, tienda en la que se reúnen los partidos que aceptaron la generosa invitación del presidente Santos a analizar la situación del país, mientras comen galletas con mermelada, que, por cierto, han tenido mucha acogida entre congresistas, medios de comunicación y vecinos del sector, pues dicen que su textura es espesa, hay de diferentes sabores, siempre hay para todos, y es realmente adictiva por su delicioso sabor, eso sí, cuentan las malas lenguas que se les esta yendo la mano en el precio de la mermelada de mora.

2. El que come callado, come dos veces:


Como buen experto en “micos” el señor Vargas Lleras fue el principal cerebro del bochornoso y conocido intento de reforma a la justicia, reforma radicada por él en el 2011 para ser aprobada por ambas cámaras en el honorable Congreso de la República. De su parte no oímos muchas explicaciones, pues según declaraciones publicadas por Caracol Radio el 25 de junio de 2012, “el proyecto original que él radicó no tenía nada que ver con las cosas que fueron aprobadas”.

3. Es mejor decir aquí corrí que aquí morí:

De Ministro del Interior y Justicia a Ministro de Vivienda. Dado que su primer salto de rama a rama no lo dejó alcanzar la Presidencia, se lanza del árbol del Ministerio del Interior y Justicia, en el que había sobrepoblación de micos para treparse, al del Ministerio de Vivienda, el cual tenía una copa alta y frondosa en la que otra vez podía ver el camino hacia a la presidencia del cual se extravió con anterioridad.

En este nuevo árbol se convierte en la cabeza visible del proceso de inauguración de las 100.000. viviendas gratuitas del Gobierno Nacional, porque el que no muestra no vende, para que a todos lo beneficiarios les quede claro que si no va Juan Ma, porque le toca atender la tienda de la Unidad Nacional, el man es Germán.

3. El que come callado come dos veces:

Desde el árbol del Ministerio de Vivienda este intrépido personaje empieza de nuevo a vislumbrar muy a lo lejos el camino hacia la Presidencia de la República, este se hace cada vez más corto, y el man-Germán calcula que si no se lanza rápido se le va a hacer tarde para alcanzar su meta y así decide volver a implementar la práctica que ya con tanta facilidad maneja. Se lanza del árbol del Ministerio de Vivienda para treparse al de la Fundación “Buen Gobierno”, cuyo nombre -estoy a punto de creer- fue elegido con gran y admirable capacidad para manipular el sarcasmo. Desde allí intenta estar atento a una posible renuncia a la reelección por parte de su compañero de juegos y espectáculos, Juan Manuel Santos, para lanzarse otra vez y lograr llegar al árbol más alto y frondoso, para así, pasar de “mico” a “Rey de la Selva”.


En cuanto al proceso de la Habana, el man-Germán, no ha mostrado posiciones muy claras pues, a ojo de buen calculador, es mejor no tomar posición ya que muy posiblemente se le chamusca el pelaje, arruinando así el camino que con tanto esfuerzo ha trazado para alcanzar sus sueños: poder fumar adentro del recinto en donde se reúnen los padres de la Patria sin que nadie más lo pueda hacer y que le regalen un megáfono para dar órdenes con tono y potencia suficientes para que todos los micos de la selva lo puedan oír.

Bueno, ya descanso un poquito dejando esta preocupación por escrito, ya saben que al perro no lo capan dos veces y a nosotros ya nos caparon la primera y si por alguna razón, el Presidente Juan Ma se digna a atender las encuestas, en las que más de la mitad de los Colombianos le decimos que no sirvió, y cree que el man es Germán ahí les dejo, porque “vaca ladrona no olvida portillo”.

@DMejiaGiraldo



Publicado en Artículos
Martes, 12 Noviembre 2013 15:49

Carta al presidente Santos

Señor presidente, hay que reconocerle su interés demostrado en torno al proceso de paz a pesar de que continúe el cinismo de las Farc en La Habana en ‘lujosos yates’ mientras que en Colombia siguen matando porque este es el ‘socialismo’ del siglo XXI. Sin embargo, déjeme advertirle que pareciese que las Farc no quisieran la paz sino que, por el contrario, su interés fuese entregarle otra vez el poder a los señores de la guerra encabezados por ‘El Gran Colombiano’ como lo acaecido en el 2002, pues las Farc y el proceso de paz nuevamente ocupan la agenda central para la candidatura presidencial 2014.

Es de tal trascendencia la paz que incluso la periodista Claudia López, reconocida crítica de su Gobierno, pidió a diferentes actores políticos retirarse de la carrera presidencial para que se unan a su reelección, ya que según ella debe darse mayor prioridad a la paz que a un interés particular, otorgándole menor valor a temas como el de las EPS, sobre el cual el Consejo Nacional Electoral certificó que varios partidos recibieron financiación de instituciones con intereses en la salud, entre ellos el Partido de la U, por el cual usted fue elegido, que recibió 445 millones de pesos. ¿Eso puede pasar a un segundo plano porque lo importante es la paz?

Por usted, presidente Santos, yo no voté, ya que no le veía el alma y mucho menos hubiese creído que usted pudiese lograr lo que su Gobierno ha alcanzado en torno al proceso de paz, pues pensé que continuaría la línea guerrerista de su antecesor, quien construyó el camino para que fuese elegido presidente de la República. Ojalá que su optimismo frente a este proceso se contagie para que los colombianos por fin logremos un acuerdo con los bandidos de las Farc. Pero recuerde que si este proceso termina mal, los responsables son las mismas Farc que han engañado, secuestrado y, como bien lo señala la revista Semana en el comunicado de Pablo Catatumbo, “sin duda ha habido crudeza y dolor provocados desde nuestras filas” que han hecho que los colombianos rechacemos una organización que no representa a nadie en nuestro país.

Es posible, presidente, que fracase nuevamente el proceso de paz y que estos bandidos acaben con la ilusión de los colombianos que esperamos que después de más de 50 años se acabe el conflicto, porque, seamos realistas presidente, por más que Esteban, su hijo, haya ido a prestar el servicio militar, los jóvenes que realmente están siendo sacrificados son aquellos que ven como su única opción unirse a las Fuerzas Militares, ya que lastimosamente aún la educación no es obligatoria y peor aún es el destino de esos jóvenes que terminan en las filas de las Farc, que son la crónica de una muerte anunciada.

Por otro lado, en dado caso que esta negociación llegue a buen término con justicia, que es lo menos que esperamos señor presidente, ¿cómo garantizar que no ocurra lo sucedido con la Unión Patriótica en Segovia, en donde, por el fanatismo de unos intereses, empezaron las alianzas entre políticos y paramilitares siendo estos últimos quienes terminaron mandando y matando a diestra y siniestra? Entonces, ¿por qué no dar unas míseras curules más? Éstas son el reflejo de nuestra historia, pues por ellas han pasado narcotraficantes, ex guerrilleros y paramilitares; lo más ‘honorable’ de este país. ¿O será que la doble moral de algunos no permitirá poner fin a esta guerra?

Se pregunta este escritor esquivo de talento ¿cuál diferencia hay entre la alianza de los paramilitares y políticos y el de las EPS con los políticos? Que unos matan a nuestros compatriotas con balas y los otros negándoles el acceso a un derecho como es la salud. Presidente, devuélvanos a los colombianos la fe en la causa. Así como reconocemos su valentía en darle a Colombia la paz, démosle a los colombianos una Reforma a la Salud con altura, sin mendigar nuestros derechos, con personas idóneas en sus cargos, intachables de su pasado, dignificando el campo y la mano de obra colombiana y no solo pasará a la historia como el presidente de la Unidad Nacional, sino como el mejor presidente de Colombia.

Publicado en Artículos
Jueves, 07 Noviembre 2013 01:32

Crónica de un fracaso anunciado

Este artículo lo comencé a escribir en Septiembre del 2012, para un diplomado que estaba haciendo en ese entonces “Escuela de Escritores”. En ese momento el país comenzaba a ver como un Presidente, que llegó al poder con el mandato popular de llevar al país por el camino que había trazado el ex presidente Uribe, había resuelto, un día, darle la espalda a la opinión de sus electores y comenzar los diálogos de paz en La Habana, que hoy solo demuestran fracasos, cómo quisiera estar diciendo lo contrario hoy casi después de un año. Qué equivocada estaba yo en ese momento, “Las FARC nos han demostrado con acciones claras su voluntad de llegar a un acuerdo de Paz, y lo quieren hacer confesando sus crímenes, cediendo en las negociaciones, incluso han comenzado con un cese al fuego…”

Pero desafortunadamente hoy, 5 de Noviembre de 2013, los hechos demuestran lo que se veía venir.

Aquel artículo comenzaba diciendo: ¡¡¡Qué país de locos!!!  Esta frase se vino a mi mente después de encender el televisor, en uno de los horarios prime y ver a uno de los principales victimarios de campesinos, mujeres, niños y niñas de este país, al grupo narcoterrorista de las FARC haciendo declaraciones cínicas ante todos quienes estuvieran viendo los noticieros en ese momento.

 “No somos Narcotraficantes, no tenemos un  sólo civil secuestrado, eran algunas de sus  afirmaciones…”

 El artículo continuaba:

No es que esté en contra de la paz ni mucho menos, pero la verdad me siento triste, impotente, desilusionada, engañada tal y como deben sentirse muchos otros compatriotas. Siento que el país se vuelve a desviar, adoptando el reconocido “caminado de cangrejo”.

El resto del texto era realmente pesimista, lo escribí, aunque no era mi tarea para ese día, y lo hice para sacar el dolor de patria que sentía, de la manera más pacífica que conozco: escribiendo…

Creo que casi me sumerjo en el desagradable pesimismo… después de ver a dos de los noticieros nacionales más reconocidos, regalando una de sus franjas más importantes a esos que se hacen llamar ejercito del pueblo…

 -¿De cuál pueblo? Me pregunté.

-¿De ese al que secuestran?  ¿Al que le arrebatan sus niños y niñas para reclutarlos en sus filas? ¿Ese pueblo al que han familiarizado de tal manera con el terrorismo, que sus expresiones ya no causan las reacciones que deberían?

Por favor… pongamos los pies sobre la tierra, es totalmente válido y humano que tengamos como objetivo último alcanzar la paz y que ese sea nuestro idilio como pueblo y sociedad que somos. Pero no podemos olvidar que la palabra paz tiene un significado real que es bien amplio y complejo.

¿Qué es la paz? Decir que estamos en un proceso de paz, no lo creo; una paloma, blanca tampoco; transmitir videos alusivos al “ejército del pueblo” en televisión nacional, tampoco.

La paz  es la seguridad, y esta no es una frase mía, tengo que confesar que la leí, pero cuando lo hice pensé: es verdad, la paz en este contexto y en esta realidad colombiana es sinónimo de seguridad.

¡¡¡Que escena de Locos!!!, pensé esa mañana  de finales del 2012parece sacada de Alicia en el país de las maravillas,el ejercito del pueblo en televisión nacional hablando en nombre de los colombianos y de las víctimas de la violencia. Asegurando que su bandera es la de la paz y la igualdad, ¿secuestro?,  ¿ narcotráfico? Estos personajes se venían a dar por enterados en ese preciso momento que estos actos atroces existían, era como si nunca hubieran cometido el más mínimo acto de terrorismo, como si no existieran los testimonios de civiles que estuvieron en cautiverio, o como si no existieran múltiples pruebas de que son: el más grande cartel del narcotráfico.

Y me pregunté: ¿Cómo funciona una mente criminal?, ¿es para ellos algo natural la actitud cínica y prepotente que demuestran en su discurso? Claro que lo es…

Si empezamos los diálogos así, con cinismos, mentiras y sin admitir los errores del pasado, ¿será que tiene algún sentido este dialogo?, ¿se puede confiar en una organización como las FARC?

Pero bueno, parece que no queda más remedio que creerles a unos cuantos bandidos ¿o quizá, ex bandidos? Que ya tantas veces han jugado con nuestras buenas intenciones y esperanzas…

Y así finalizó mi artículo de Septiembre del 2012.

Como quisiera que el gobierno de Juan Manuel Santos y las FARC me estuvieran demostrando, hoy, con hechos, que era la decisión correcta y que ambas partes están sentadas en La Habana con la firme intención de buscar un mejor futuro para los colombianos, pero tal como muchos nos lo sospechábamos, los terroristas siguen dilatando las discusiones centrales del proceso, y es claro el porqué: no tienen ningún interés sincero, son simplemente un cartel del narcotráfico que practica el terrorismo y se disfraza bajo el manto de las antiguas ideas de una guerrilla comunista engendrada en los campos de Colombia, y que tenía su razón de ser…

“El Ejército del Pueblo” sigue presentando su función, aprovechando la carpa de circo que les armo el Gobierno, gobierno que va tras su propia función, en la que el presidente Santos sueña pasar a la historia con un premio nobel de paz, para alimentar su vanidoso ego.

Hoy los señores de las FARC gozan de sus paseos en catamarán por el hermoso mar Caribe, mientras ordenan secuestros al son de la salsa y el aroma de un buen tabaco, y entre el ruido de las maracas siguen controlando sus rutas de narcotráfico y dirigen acciones terroristas contra el pueblo que dicen representar.

Y mientras tanto, ese pueblo pide a gritos que el gobierno deje por un momento el espectáculo del cual es protagonista y voltee la mirada hacia los problemas de hoy: una justicia ineficaz -con altos niveles de impunidad-, un Congreso con bajísima credibilidad, falta de gobernabilidad y ejecución, un sistema de salud que no piensa en sus pacientes, una educación que requiere calidad, un Estado con sus instituciones fragmentadas…

Pero que siga la fiesta, porque lo que es este Gobierno de la Unidad Nacional, se queda, así haya que resucitar a la mismísima Celia Cruz, para atraer más espectadores al show.

 

T.@Dmejiagiraldo

 

 

Publicado en Artículos
Miércoles, 30 Octubre 2013 16:13

Uribe Centro ‘Dedocrático’

Cuando Hernando* llegó a Corferias eran las 7:30 de la mañana del viernes. Su propósito no era cubrir el magno evento uribista, tampoco alabar a Uribe, él solo quería ver si alguno de los candidatos del Uribe Centro Democrático (UCD) lo convencía para ayudarlo en lo que pudiera. Había llegado temprano por recomendación de Martín*, quien era parte de la organización del evento y le había conseguido la invitación, él le había dicho que empezarían “en punto”, es decir que alrededor de las 9:30 de la mañana estarían escuchando Uribe. Pero hacia esa hora no había entrado casi nadie al pabellón, Muchas personas acreditadas estaban luchando por conseguir su escarapela, porque, según los encargados, no las encontraban. Como Hernando no podía votar siguió derecho sin que le pusieran problema, el desorden era tan grande que de nada sirvió la inscripción que había hecho Martín, Había podido entrar cualquiera, no revisaron que estuviera en la lista de asistentes.

Ya adentro el tiempo pasaba muy lento, Si hubiera sabido que no iban a pedir inscripción previa le habría dicho a algún amigo que lo acompañara, claro que reconoce que no recibió buenas palabras de sus amigos a los que les mencionó que asistiría a la convención del UCD, ninguno se mostró interesado si quiera en saber cómo hizo para estar inscrito. Debido a su soledad se dedicó a deambular por ahí mientras empezaba el evento, en el fondo escuchaba los alaridos de los seguidores de Pachito y de Zuluaga que, constantemente, se emitían por fuera de Corferias. Mientras caminaba, solitario, encontraba grupos de más o menos cinco personas hablando y se ponía a escuchar: todos hablaban en contra de Santos, “Traidor”, “Farsante”, “Hijueputa”, etc; otros hablaban de Uribe, le perdonaban la desorganización y contaban sus encuentros con el presidente, la mayoría de ellos en “Consejos comunitarios” y en “Talleres democráticos”; a la mayoría le escuchó comentarios contra Pacho “Es muy riesgoso que Pacho sea el candidato”, “En cualquier momento suelta la boca y se tira todo”, “Uribe no quiere que él sea el candidato”, “Mejor perder con credibilidad que ser el hazme reír de toda Colombia”.

Finalmente, después de cinco horas de dar vueltas por Corferias, comer unas empanadas y fumarse unos cuantos cigarrillos Hernando entró al Pabellón asignado, Había unas 1500 personas. Muchos de los asistentes estaban uniformados, muchos de ellos tenía camiseta de Zuluaga, otro tanto de Pacho y muy pocos de Holmes, Hernando dice él (Carlos Holmes) le dio la mano unas horas antes mientras esperaba, pero él no lo reconoció a pesar de ser uno de los candidatos. Hernando solo vino a saber quién era cuando se paró en la tarima y habló.

Antes de Holmes hablaron Uribe, Pacho y Zuluaga. Todos agradecieron nuestra presencia, volvieron a hablar en contra del gobierno un poco y explicaron un poco de la convención, también se disculparon por la demora y por la desorganización. Para mí ya debían disculparse por la demora con el almuerzo, uno no puede tanta gritería con hambre. Pollo con champiñones, arroz y ensalada fue el menú, lo que Hernando consideró poco para el hambre de las cuatro de la tarde, por lo que fue necesaria una hamburguesa para satisfacer sus necesidades.

Antes, durante y después de los discursos quienes se sentaron al lado de Hernando le hablaron, iniciaron preguntando por su escarapela (donde se encontraba el nombre de quién lo invitaba), él no tenía y respondía que dentro de su maletín, después le hablaron de Uribe, lo elogiaron Hace falta el presidente; después hablaron de Zuluaga quien, según ellos, era la mejor opción.

Después del receso volvió a hablar Uribe, dijo que los candidatos iban a hablar de cada uno de los temas que a él le parecían importantes y que se iba a votar por cada tema, El candidato que más tuviera votos ganaba, algo que a Hernando le pareció muy democrático. Empezaron con seguridad: Colombia nunca estuvo peor, el escenario que pintaron los tres es apocalíptico, nuestro país no está al borde del abismo, está cayendo en él y estamos a punto de tocar fondo, las épocas de Pastrana, Samper, Betancur, etc, fueron el paraíso con respecto a lo que estamos viviendo ahora. Según ellos hoy no hay nada, toca cambiar todo, ¿cómo? Aumentando el presupuesto para la guerra, terminando con el proceso de paz, pasando la Fiscalía a la Rama Ejecutiva. Después Uribe ordenó hacerle unas preguntas a los precandidatos y, posteriormente, conminó a pasar al siguiente tema: Confianza inversionista, otra vez, Colombia es el peor país del mundo, pero solo desde hace tres años.

“Todos los convencionistas tienen que votar, se vota con la escarapela y la cédula”, una nueva orden de Uribe y así pasó, Todos nos levantamos de la silla, ellos fueron hacía las urnas, yo fui a hacia la salida, donde le preguntaron si ya había votado, “Sí, fui el primero” y salió. Hernando no volvió el sábado, ¿para qué? Ya había escuchado lo suficiente y sabía que iba a ganar Zuluaga.

Todo le salió mal al Presidente Uribe, sus candidatos se desbordan en críticas mas no en propuestas. Él quería que la convención se viera democrática ante los medios, pero el mismo viernes algunos salieron a decir que la elección estaba amañada: todos los que asistimos debimos tener la misma percepción, la dedocracia de Uribe apuntaba solo a un candidato. Los tres precandidatos no trabajaron para un objetivo común y el sábado fue evidente que Pacho Santos no supo perder y no le demostró apoyo a Zuluaga, ni siquiera cuando se había comprometido con Uribe a hacerlo en caso de perder. Yo no sé qué va a pasar, pero si por donde el Presidente Santos llueve, donde Uribe hay un aguacero muy duro.

Hoy Hernando cuenta que no ha dejado de admirar al ex presidente Uribe, pero no votará por Zuluaga, tampoco lo hará por el Presidente Santos ni por una tercería. Hoy, a Hernando lo estoy tratando de convencer de que vote en blanco, porque después de asistir a un día de convención uribista perdió la fe en la democracia, algo que logran personas como Uribe.

*Los nombres fueron cambiados por petición de la fuente, lo que es totalmente entendible.

 

Javier Prieto Tristancho

@japritri

Publicado en Artículos

Presidente Santos no vaya a suspender los diálogos de paz. El levantamiento de la negociación solo aplazaría el resultado –satisfactorio o no– de ésta, porque con elecciones o sin ellas el resultado de las negociaciones va a ser similar, si no es el mismo: el Gobierno tiene inamovibles y el grupo terrorista está tratando de sacar lo que más se pueda de la mesa claro; y sí, hay que ceder para lograr la anhelada paz.

Ahora bien, ¿de dónde sale la propuesta de suspensión? En realidad la petición viene solo de las toldas ‘uribistas’, porque el Polo Democrático se pronunció a favor de la continuación de los diálogos y, por supuesto, los demás partidos de la coalición también. ¿Y la gente qué quiere? Los colombianos queremos la paz, una paz con el menor número de muertos, para lo que es necesario el proceso. Adicionalmente, está demostrado que los conflictos internos (en el mundo) no terminan por la vía de las armas, sino que es necesario un proceso que permita la transición, procesos que, en algunos casos, han durado hasta de diez años. Por lo que el año que lleva este proceso no es mucho con respecto a los más de cincuenta años del conflicto y al número de años que duran los procesos de negociación.

Los colombianos debemos dejar tanta ligereza y falta de memoria, hay personas que nos intentarán convencer de la falta de legitimidad del gobierno para buscar la paz; que sin cese de fuego no se puede negociar; que va a haber impunidad. A esas personas hay que responderles que a ningún gobierno (de Santos, de Jorge Barón o hasta de Pachito) le puede llegar a faltar legitimidad para negociar la paz, porque buscarla debe ser la máxima de cualquier gobernante colombiano: este país ya no quiere más sangre.

Por otro lado, quienes exigen cese al fuego están desconociendo que casi ningún proceso de paz ha iniciado de esta forma: IRA no dejó las armas para sentarse en la mesa, solo después de un tiempo lo hicieron. Adicionalmente, nadie puede negar que muchos frentes del grupo terrorista ya no dependen del mando central y que por lo tanto esas personas que no están representadas en la mesa no son guerrilleros,  sino vándalos, narcotraficantes y zares de la minería ilegal. El proceso se está haciendo con quienes son dueños de la marca FARC, para después tratar a los que queden como lo que son: terroristas.

Por último, no va a haber impunidad. Lo aseguro no solo porque el gobierno lo diga, es cuestión de nociones básicas de derecho penal, justicia transicional y derecho internacional. Si se aplicara el derecho penal, a ninguno de estos personajes se les podría excluir de la imputación, acusación y juzgamiento de sus delitos, sus rebajas de penas también serían las que contempla el código penal. Si se aplica la justicia transicional –como va a ocurrir–, se rebajarán las penas de estos guerrilleros de tal manera que sea atractivo y viable entregar las armas e ir a una cárcel con el compromiso de que no perderán sus derechos políticos, siempre y cuando no hayan cometido delitos de lesa humanidad, como ya lo advirtió el Fiscal General. Todo esto lleva a que si no se aplica el Código Penal o una verdadera justicia transicional, es decir, si no se administra justicia, la Corte Penal Internacional tendría que intervenir en el país para velar que se cumpla con la normativa penal y ningún gobierno permitirá que se diga que bajo su tiempo en el poder no funcionó la Rama Judicial.

Nos van a tratar de refutar cualquier argumento, porque todo lo del actual gobierno es malo y la paz solo es buena cuando ellos la tratan de conseguir, o ¡ya nos olvidamos de Ralito y los ‘Paras’ (ahora bacrim), o los múltiples intentos de diálogos con las FARC (alocución presidencial autorizando el despeje de Pradera y Florida) y con el ELN del ex presidente Uribe? ¿Ya nos olvidamos de Rodrigo Granda y alias ‘Karina’? También nos olvidamos que eso que dicen que la guerrilla estaba vencida tampoco es cierto, porque desde finales de 2008 (gobierno Uribe, para los que ya olvidaron) las cifras de atentados empezaron a aumentarse de nuevo y por lo tanto estos terroristas nunca estuvieron derrotados como dicen.

Presidente Santos, no vaya a suspender los diálogos y menos cuando quienes así lo desean prefieren el poder que la paz. No lo haga porque estos tipos solo quieren aprovecharse de la mala memoria de algunos ciudadanos en beneficio de sus intereses personales.

Presidente, no se le ocurra levantarse de la mesa, porque los colombianos no estamos dispuestos a aplazar la paz.

Javier Prieto Tristancho

@japritri

Publicado en Artículos
Viernes, 04 Octubre 2013 11:08

Dándoselas de chamanes

No es que yo no crea en las encuestas, solo que estoy consciente que no se les debe prestar tanta atención como algunos lo quieren hacer ver. Tanta importancia quieren darle a éstas que las denominan –a cada una– “la gran encuesta”, con el fin de generar el impacto mediático que desean para favorecer el negocio de las firmas encuestadoras y de algunos intereses políticos.

Sin embargo estos no son los intereses que más influyen en la difusión de una encuesta, en realidad los más interesados con la propagación de los resultados de éstas son los medios, quienes contratan a las firmas encuestadoras para éstas le generen el contenido que van a utilizar por un semana (o a veces más tiempo) al aire y con el que se las dan de chamanes.

Pero bueno, eso es cosa de los medios, yo solo quiero dar acá ejemplos por medio de los cuales logre convencerlos que durante el debate electoral que se nos viene no deben votar por encuestas y dejen a un lado el voto ‘útil’, los que lo suelen usar. 

Ejemplo 1. Para no ir muy lejos, según la última ‘gran’ encuesta solo un nueve por ciento (9 %) de la población de Colombia va a dejar de votar al Senado de la República el próximo año (momento de risas). Ojalá en este país los índices de abstención fueran tan bajos para las elecciones de la cámara alta del Congreso o, por lo menos, que fuera cercana a este porcentaje: las cifras reales están por encima del 50 % y, utilizando los términos de ellos, esto significaría que el margen de error es de más del 40 %.

Bueno, para no darle tan duro a los resultados de la encuesta, si sumamos el porcentaje de “Aún no lo sabe” y el de “No votaría para el senado el año entrante”, asumiendo que todos los que ahora no saben por quién votar no voten, tendríamos un abstencionismo del 22 %, lo cual sería increíblemente bueno, pues esta cifra significaría que Colombia tendría entre 2014 y 2018 un Congreso elegido por la mayoría de los colombianos, lo cual –lastimosamente– es muy poco probable. Algo muy parecido pasa cuando se pregunta acerca de las elecciones presidenciales donde esta suma llega a un 37 %.

 Con lo anterior ya debieron convencerse, pero como los ejemplos abundan daré uno más sobre esta encuesta:

 Ejemplo 2. Cuando preguntan sobre la intención de voto en las consultas populares no hacen la pregunta más obvia y, además, obligatoria que sería algo así ¿Si se presenta el escenario en que haya dos consultas de partidos políticos para escoger su respectivo candidato a la presidencia por cual votaría? 1. Centro Democrático; 2. Alianza Verde o 3. Ninguna. 

La anterior pregunta con el fin de que quien escoja 1. no pueda votar en 2. y viceversa, porque el día de estas consultas una persona solo podrá votar por una de éstas, por lo tanto, si las encuestas pretenden dar un resultado más o menos confiable y real no deberían permitir supuestos prohibidos por la ley. Es como si se preguntara si alguien votaría por Uribe a la presidencia.

Sin embargo ellos se cuidan de la gente a la que le gusta ver la encuesta completa, por eso se la pasan haciendo advertencias como esta: “…la audiencia debe entender los resultados a continuación como de interés periodístico y de análisis político, y no como proyecciones de voto.” No obstante los medios no replican este mensaje, tampoco lo hacen los gerentes de las encuestadoras al aire en un programa de radio, porque a ellos no les funciona el negocio si las personas saben que estas encuestas no miden “proyecciones de voto” que es lo que la gente quiere saber.

Adicional a lo anterior, y para rematar, los votantes debemos ser conscientes de que los resultados dependen del resultado de ánimo y la moda del país, por ejemplo, un ítem objetivo que es el “Cumplimiento de las promesas de campaña”, históricamente tiene las mismas altas y bajas en todos los gobiernos, desde Pastrana, que el ítem “Imagen favorable”. Por lo tanto, dando un ejemplo actual, a Juan Manuel Santos se le bajó el porcentaje de cumplimiento de promesas en 14 % en dos meses porque fue publicado el fallo de la CIJ a favor de Nicaragua, cuando ganar el pleito no era una promesa de campaña y la culpa del fallo adverso no fue exclusiva del Gobierno Santos, es más, según lo que se ha podido determinar, la responsabilidad de éste frente a la de Pastrana y Uribe es ínfima. Pero bueno, qué le vamos a hacer, en Colombia hasta la política es cuestión de moda y esto es aprovechado por las firmas encuestadoras y los medios.

Es difícil alterar la percepción de las personas frente a las encuestas, las personas creen mucho en éstas y les encanta que salga una tras otra para especular o peor, para decidir el voto (voto útil que llaman), sin embargo son un elemento peligroso, tanto para los electores como para los candidatos, porque ellos también se ven afectados, no es más sino poner el ejemplo de Sergio Fajardo, que para enero y febrero de 2010 era presidente de Colombia según las encuestas y, en realidad, no tuvo la fuerza electoral ni para ser candidato al cargo.

Por estas razones cuando vuelva a llegar otra Gran Encuesta obsérvela, detállela y júzguela con objetivismo, no trague entero de los medios y, después, espere a ver con qué salen estos chamanes con la próxima Gran Encuesta. Eso sí, cuando piense por quién va a votar ni se le ocurra mirarlas, que ahí no hay propuestas.

Nota 1. Se me pasó, pero viendo una encuesta de noviembre de 2009 (Gobierno Uribe) a 67 % de los colombianos les parecían ‘lo más de bien’ los TLC, me pregunto ahora cuál será la imagen de los mismos, teniendo en cuenta que lo que se suscribió fue un legado del gobierno anterior. ¿Los calificarán bajo la popularidad de Uribe, de Santos o de los agricultores? 

Nota 2. Gracias a la Fundación Palabras Sociales ha sido publicada una columna en ElTiempo.com de mi autoría. Les dejo el link por si alguien quiere leerla http://www.eltiempo.com/blogs/palabras_mass/2013/09/los-maquinistas.php

Javier Prieto Tristancho

@japritri

Publicado en Artículos
Sábado, 27 Julio 2013 00:38

Las dos huevas de Uribe

La estrategia que están implementando los uribistas para ganar terreno a nivel nacional les está saliendo por la culata, y es que con tanto esfuerzo mediático y en redes sociales deberían estar pisando fuerte en todo país, los precandidatos uribistas deberían aparecer con buenos números en la encuestas, pero eso no está ocurriendo, la realidad es que tanto esfuerzo no les está dando el resultado que ellos esperan, tal vez por eso el nerviosismo y la zozobra que se siente en el ambiente uribista, tal vez por eso a Uribe se le ve cada día más agotado, más angustiado, más asustado. Y no es para menos, ninguno de sus precandidatos logra posicionarse con firmeza como una fuerte opción en las próximas elecciones presidenciales, cosa que debe tener al expresidente Uribe con estreñimiento y a los precandidatos con soltura.

Pacho Santos es él que más florece en los medios, él que más da para hablar, pero no porque sea un buen candidato, nadie dice que Pacho pueda ser el próximo presidente, nadie le apuesta al tipo chiquito y barrigón. De él hablan mucho pero por payaso, por sus vallas publicitarias que han resultado efectivas a la hora de darle de que hablar a la prensa y no más. La estrategia del primo del Presidente es venderse como el gracioso, el pobre y el mártir. Así piensa acercarse al pueblo, con fotografías en su cuenta en Facebook con pobres campesinos y colombianos necesitados que posan para las instantáneas sin conocer mucho del bufón que saludan. Cuenta con una página web donde se publican columnas de opinión de él y sus colaboradores, todos estrado 6, porque Pacho no es el plebeyo que quiere aparentar, sus reuniones son siempre en buenos lugares, en costosos restaurantes, sus ayudantes están bien vestidos, bien comidos y bien mantenidos. Cosa que no es mala, no hay nada de malo en rodearse de simpáticos caballeros bien posicionados, pero no concuerda con el mensaje que quiere que los colombianos le compremos. Su reunión de jóvenes en el espléndido restaurante Afroglam en el 5 piso del Centro Comercial El Retiro, resultó ser un fracaso, aún y cuando eligió un sito pequeño sabiendo que su convocatoria de jóvenes iba a terminar en desastre, como están resultando sus asesores de campaña. Soy hay que ver que Pacho no tiene identidad publicitaria, ni una línea de imagen. En las polémicas vallas usan diferentes tipos de letras y diferentes colores, cosa que no es prudente, no es inteligente. Y su discurso se limita a recordar que es el feo de la familia Santos, que lo secuestraron y debió por eso salir del país, y que ama incondicionalmente al expresidente Uribe, a tal punto de querer ser su primera dama, pero como Uribe es tan conservadora solo le permitió ser el vicepresidente. Sus asesores de marketing político se la deben pasar más tiempo en el Corral de la 93, o en el BBC de la T, fumando y comiendo que trabajando para que Pacho crezca en opinión. Como ahora la tecnología está al alcance de todos, y como ahora todos cuentan con celulares de alta gama, entonces el trabajo para estos jóvenes buenos mozos resulta fácil, por eso la mayoría de las fotos de Pacho pasan por una minuciosa y estricta edición en el complejo y reconocido programa Instagram. Pues felicitaciones, eso demuestra sin duda el profesionalismo con el que se trabaja dentro de la pre campaña presidencial de Pachito. En toda historia debe haber un ocurrente, un gracioso que divierta a los demás, y ese indudablemente es Pachito Santos.

Oscar Ivan Zuluaga por lo contrario demuestra mucha más entrega, mucho más compromiso con el proceso, se nota que el tipo ha estudiado lo que dice, además que cuenta con un equipo numeroso pero poco compacto. Uribe, sus allegados y los jóvenes del Centro Democrático, de CREO Colombia y de Colombia Lider  le hacen fuerza a Zuluaga, ellos saben que el candidato mas preparado y con mejores opciones para enfrentar la batalla electoral es este hombre de buenos principios y con una carrera política sana. Por eso le apuestan, por eso le trabajan, por eso lo defienden. Zuluaga cuenta con jóvenes de todos los estratos sociales y de todas las clases de políticos, desde el lagarto tontarrón que anda por ahí con un carrito rojo desencajado pero engallado, que ha pertenecido al centro, a la derecha, posiblemente a la izquierda y que llega pidiendo para la gasolina, hasta los que en realidad mandan, los que lideran el proceso y vienen desde hace mucho tiempo buscando lo que evidentemente han logrado. Si todos los jóvenes que apoyan a Zuluaga estuvieran unidos, seguramente el trabajo sería mucho más ameno y productivo, pero no sucede, la ganas de figurar de todos, de estar cerca y de demostrar resultados mucho más interesantes que los demás afortunadamente entorpecen la labor y le resta productividad a cualquier ejercicio que decidan emprender. Los de CREO tildan de marica al más cercano colaborador de Uribe, divulgan sus diferencias y disputas en las redes sociales y lo acusan de traidor y de maricon. Él pobre hombre (que si resulta maricon es poco atractivo) se limita a buscar apoyo en terceros. Todos quieren hacer mucho pero en realidad hacen poco, y Amalia, la delgada y atractiva mano derecha femenina de Zuluaga se interpone siempre en las iniciativas de los demás, no hay nada que no se haga sin su visto bueno, sin su aprobación, y esta mujer no tiene muy buen temperamento, pero si buen cuerpo. German Medina, el reconocido estratega y asesor de campañas políticas (que hace rato no gana una y viene de una quiebra y disputa con su anterior socio) es el responsable de hacerle la imagen a Zuluaga. Ha hecho su esfuerzo, ha aplicado sus conocimientos que por tontos que parezcan pueden resultar  si el equipo se une, si se acercan y trabajan en comunión. Es innegable que Zuluaga a mejorado su discurso y el manejo de la voz, la forma de expresarse, los consejos de inyectarle emoción y energía a sus intervenciones en publica los está aplicando con juicio, con religiosidad, por eso lo podemos ver agitando los brazos con sus manos en firmes, con su voz templada, ahora camina por el escenario, hace apuntes jocosos pero sobrios, opta por no utilizar micrófono de mano y es tanta la energía que le suministra a sus discursos que sus camisas terminan totalmente empapadas en sudor. Imagino que CREO debió crear un comité de camisas limpias para Zuluaga. Esta campaña ya se decidió hace rato por un solo tipo de letra, escogió los colores y le dio identidad a la imagen publicitaria, su página web y su presencia en la redes sociales demuestran un candidato comprometido con su papel, dejan ver el acercamiento con el pueblo, el trabajo y apoyo de su esposa y sus hijos son fundamentales en un país que defiende en palabras la unión familiar. Ya tiene camisetas impresas, tarjetas, piezas gráficas y un centenar de imágenes regadas por las redes sociales con sus propuestas y su ejemplar hoja de vida. Pero aún me mantengo en mi tesis, que el único gran defecto para Zuluaga es el apoyo del ex presidente Uribe, y no solo por la imagen deteriorada y maloliente en la población joven y los residentes en el exterior que tiene el ex presidente, sino por el fuerte impacto que causa Uribe en la comunidad, Uribe se ha convertido en una celebridad, en un icono que todo el mundo quiere conocer, entonces todos le piden fotos, todos lo saludan, todos lo quieren tocar, en esos momentos Zuluaga termina confundido entre el esquema de seguridad de Uribe. Competir con la fuerza que tiene la imagen de Uribe no es tarea fácil, y menos cuando se está en el mismo bando, por eso creo que en ese campo le hace falta mucho trabajo, porque le va a pasar lo mismo que a Santos, con solo una diferencia, y es que no va a llegar a la Casa de Nariño.

La estrategia de este par de huevas no se diferencia de fondo en mucho, y se están equivocando. Atacar al gobierno Santos de manera sistematica y ciega está dejando al aire la gran preocupación que les embriaga, y el afán por desacreditar un contendor muy fuerte como lo va a ser el Presidente Santos. Han llegado al punto de unirse con sus antiguos enemigos, como pasó hace poco con las declaraciones de Robledo y la rápida defensa del ex presidente Uribe. Desde que se despiertan hasta que se duermen los jóvenes uribistas no pierden oportunidad por tonta que sea para atacar al gobierno y a sus funcionarios. ¿En qué momento tiene sexo estos jóvenes? ¿En qué momento se encuentran íntimamente?

Los demás precandidatos no tienen mayor importancia, porque no quitan ni ponen, no vale la pena ni nombrarlos, son solo unos que hacen bulto, son esos que usan para rellenar.

Así pues que las cartas del uribismo están reducidas a sus dos huevas más comprometidas con la carrera presidencial, Pacho y Zuluaga. Como son sus dos huevas lo siguen la para todo lado, una a la derecha y la otra a la izquierda, una más fea que la otra, pero las dos siempre ahí, incondicionales, inseparables. Buena suerte para este par de huevas, la necesitan.

 

Giovanni Acevedo

 

 

Twitter: https://twitter.com/Giovanni_Bta
Facebook: 
http://www.facebook.com/giovanni.acevedo.5454
Fan Page: 
https://www.facebook.com/pages/Giovanni-Acevedo/109540275732024?fref=ts

Publicado en Artículos
Viernes, 28 Junio 2013 10:25

Entre santos y demonios

¿Son acaso los partidos políticos santuarios donde se adoctrina al pueblo para que idolatren a sus líderes? Llegan a tal nivel de fanatismo que se niegan a ver un mundo multicolor y justo. Se enceguecen en su locura, les lavan el cerebro, hablan y actúan como su pastor. ¿Cómo estamos construyendo nuestras pretensiones de validez?.

Definitivamente es muy complicado poner de acuerdo a un Santista con un Uribista y los demás Istas. Es igual de difícil como hacerle comprender a un cristiano lo “bueno” y lo “malo”; pues es el pastor en últimas quien direcciona el pensamiento de su rebaño a su mejor postor. A un hombre pecaminoso que no profese su fe nunca lo escucharán ya que somos ovejas descarriadas.

¿Quién dice que esta o tal conducta es inmoral?. El pastor. Su rebaño hace caso sin renegar, sin pensar, sin analizar, dan por cierto todo lo que este hombre les diga. Igual pasa con quienes profesan la “fe” e “ideales” de sus líderes políticos, el uno llama al otro “rufián, que por debajo del poncho prepara una puñalada” o “traidor, un delito en el que esta incurriendo su gobierno”. Todo lo pintan en un escenario de villanos, héroes y mesías.

Cada uno guiando a su rebaño a su conveniencia, el pastor juega con el miedo al infierno, santos y demonios; mientras los políticos mantienen a sus fieles bajo el discurso del “bien de la patria”. Todo esto una pantomima que muchos creen. Incluso llegan afirmar que en Colombia existe una “democracia”, equidad e igualdad de oportunidades, que vamos de lo mejor, pero como negárselo. Es como decirle a un cristiano que no va ir al cielo, que el pastor se aprovecha de él.

¿Cuándo reaccionaremos? Continuaremos alabando al señor Santos, Uribe y demás políticos de turno, seguiremos permitiendo que se aprovechen de nosotros, que usen nuestros recursos y hagan lo que ellos, en nombre de Dios y la patria, consideren. ¿Somos acaso tan torpes que no podemos pensar por nosotros mismos y necesitamos de estos líderes para que nos digan por quién tenemos que votar?

Se aproximan las elecciones y mi pregunta es ¿ahora qué discurso prepara el Sr. Cesar Castellanos, pastor de la Misión Carismática Internacional, para poner a votar a su iglesia? ¿Continuará con que “la mano de Dios” está con Santos? ¿o ya la habrá soltado? ¿No debería, por Dios y bien de la patria, abrir las puertas de su iglesia y llevar a todos los candidatos que aspiran a una corporación de elección popular y no tan solo aquellos que se encuentra cercanos a su mano? Ojalá y esta vez Dios sí nos ayude.

Twitter: @betodiazb

Publicado en Artículos
Lunes, 03 Junio 2013 16:12

País de mierda

“Uno es para siempre responsable de lo que domestica. Pero más aún es el propio responsable de dejarse domesticar por los politiqueros de turno” Jaime Garzón

Como algunos colombianos, he estado atento a la iniciativa que adelanta el canal History en busca del “gran colombiano”. Muy entusiasmado empecé la dinámica del mismo, pero quede muy sorprendido al ver el resultado de los 25 finalistas. Lo que puedo concluir es que nos merecemos los gobernantes que tenemos. Nos hemos dejado domar del marketing y los medios. ¿Es nuestro país acaso como el de Alicia en el país de las maravillas?

Me dí cuenta entonces que si para votar por el gran colombiano aparecieron nombres como el de Yamit Amat, Shakira, César Gaviria y hasta el de Uribe, entre otros, qué pobre futuro le espera a nuestra nación. ¿Cómo podemos pedir que escojamos bien un concejal, un representante, un senador, un presidente? cuando en un concurso que no va marcar mayor transcendencia en nuestra cotidianidad elegimos lo peorcito o peor aún, no elegimos.

Me pregunto también ¿cuáles serán los parámetros que tenemos para votar?, ¿cuáles son los argumentos que uso en el momento de elegir? ¿Cómo es posible que se perpetúen los mismos en el poder? ¿no les basta con cuatro años? Empiezo a pensar que la potestad que le hemos dado a la lechona, el tamal y la cerveza no tiene tal efecto. Si no, cómo explicar que personajes como los anteriormente mencionados estén entre los 25 “grandes” colombianos.

Solo faltaría que los colombianos vuelvan a votar por Santos o que escogieran a uno de los cinco “huevones” - ¡perdón!-  Huevitos del expresidente Uribe o peor aún, a Clara López. Al parecer la próxima campaña estará nuevamente permeada del marketing, la rumorología cual viejas chismosas  y demás arandelas que tanto dio para hablar en las elecciones pasadas.

Ya veo a algunos buscando un espacio en las campañas para luego poder facturar sus buenos servicios en pro de la patria en algún puestico, otros por el contrario estarán cruzando los dedos para que sigan los mismos. Sí, esos que se quieren perpetuar en el poder porque cuatro años no les alcanza, ¡qué ineficiencia!. Seguramente me invitarán a escuchar a quienes regalan becas en INSUTEC y otros institutos creyendo que cambiando votos por becas están construyendo país.

Al final todo seguirá igual. El mismo presidente, el mismo representante, el mismo concejal, el mismo senador, o bueno, puede que cambie por su delfín que en últimas es lo mismo. Seguirán los mismos indignados en las redes sociales porque tal concejal dijo “mujerzuelas”, “merienda de negros” o tal senador dijo “sexo excremental entre dos varones”. Nos seguirán vendiendo la paz o la guerra según los intereses de nuestros grandes empresarios. Yo continuaré haciendo parte de esa minoría que quiere que esto cambie. A los interesados en mi voto para el gran colombiano les cuento que es para JAIME GARZÓN. –país de mierda-.

Publicado en Artículos
Página 4 de 5

Círculo de Amigos