¿Debe renunciar el fiscal?

VER PROGRAMA oo.gl/Ea7zQs En debates Palabras Mass hablaremos si ¿el fiscal debe declararse impedido o renunciar sobre lo nuevo que se ha conocido del caso #O...

100 días Duque

VER PROGRAMA https://goo.gl/sjLyoxEn debates Palabras Mass hablando acerca de los primeros 100 días del presidente Iván Duque Invitados...

Un Gandhi para Venezuela

Por: Jorge Ferreira Unos estaban en busca de la sal para el pan; los otros, están buscando el pan. ¿Qué tienen en común y cuál es la diferencia entre la marc...

la ley de inclusión laboral y educativa para jóvenes

VER PROGRAMA goo.gl/NCxYt4En Palabras Mass analizaremos la ley de inclusión laboral y educativa para jóvenes. Invitados: @Sebastián Zapata Callej...

Retos de la información y el periodismo

VER PROGRAMA https://goo.gl/n1qrMeEn Palabras Mass hablamos sobre cuál es su lugar de los medios de comunicación hoy en un mundo cada vez más sob...

  • ¿Debe renunciar el fiscal?

  • 100 días Duque

  • Un Gandhi para Venezuela

  • la ley de inclusión laboral y educativa para jóvenes

  • Retos de la información y el periodismo

Miércoles, 05 Marzo 2014 22:29

¿Un congreso para la Paz?

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

El ambiente que se ha generado previo a las elecciones de este domingo nueve de marzo parece indicar que la composición que tendrá el Congreso de la República electo para los próximos cuatro años, poco y nada tendrá de novedoso. El panorama político parece con las cartas tendidas sobre la mesa y, salvo extrañas sorpresas, el santismo a través del Partido de la U y el Liberal tendrá una cómoda mayoría, de casi un tercio del Congreso, que le permitirá mantener la gobernabilidad que necesita.

La “oposición” de la ultraderecha en cabeza de Álvaro Uribe Vélez no lo tiene tan fácil. Con sus “cuadros” prófugos de la justicia, cuando no sometidos a ella, el uribismo recurre como relleno de sus listas a analistas y personas vinculadas a los medios de comunicación, así como alguno que otro gamonal local. Cierto sí es que la campaña presidencial que hizo Uribe para el Congreso, no le va a alcanzar para tener las mayorías a las que le apunta, pues gran parte de sus viejos amigos en la U, el Conservador y hasta Cambio Radical, siguen comiendo la pega de la mermelada.

El Partido Conservador, con una apuesta astuta a la presidencia, en donde se logró conciliar entre santistas y uribistas con una opción que posa de independiente (aunque más uribista no podría ser), pero que representa las banderas del Partido que hace cuatro años llevaba en la misma vía Noemí Sanín, busca al menos mantener sus 22 senadores, aunque el fortalecimiento del Partido Liberal y “la U” a través de Santos, posiblemente disminuyan su caudal electoral.

Los demás partidos de la Unidad Nacional, probablemente se mantengan sin novedades también, como Cambio Radical y Opción Ciudadana (otrora PIN), que entre los dos pueden volver a sumar entre once y doce senadores.

Las cuentas empiezan, de ahí para abajo a complicarse. En medio del más recientemente show mediático, es factible que MIRA reduzca su votación y pase al ras el umbral, lo que le permitiría meter apenas dos senadores. Lo interesante a analizar estará dentro de las alternativas, puesto aunque el Partido Verde oficialmente hace parte de la Unidad Nacional, la reconfiguración del panorama electoral de los sectores alternativos de la política colombiana ha logrado colar varios matices entre los verdes. No obstante, muchos de ellos, restándole al Polo, al menos nominalmente.

De los actuales senadores del Polo Democrático, tan sólo Robledo y Alexander López podrían aspirar de nuevo a una curul por este partido. Iván Moreno, Avellaneda, Camilo Romero, Gloria Ramírez y otros están apoyando candidaturas de la Alianza Verde, salvo el primero quien se vio envuelto en el escándalo de la alcaldía de su hermano en Bogotá. Todo ello puede complicar los cálculos electorales del Polo, en donde sin embargo se han perfilado candidaturas fuertes como la del representante a la Cámara Iván Cepeda y la del dirigente social y agrario Alberto Castilla, entre otros.

En la Alianza Verde hay cosas interesantes. Están por una parte los Progresistas que ya se mencionaban y otros verdes “puros” del antiguo Partido Verde, en el que converge la gente de Peñalosa, de Mockus y de Lucho Garzón, entre algunos otros. Lo interesante allí está en la vinculación también de la Unión Patriótica por medio del gran Carlos Lozano, un defensor de la comunicación pública y luchador incansable por la paz, quien busca en la Alianza Verde llegar al Senado posicionando una idea de paz quizá disonante en la colcha de retazos verde. Entre estos y el Polo pueden sacar seis o siete senadores que, seguramente, sacarán a la Alianza Verde de la Unidad Nacional y podrán consolidar un escenario interesante de oposición parlamentaria.

El reto de todos estos, sin embargo, no está en la supervivencia electoral. Las prácticas clientelistas y politiqueras del juego electoral colombiano no permiten realizar apuestas más ambiciosas para las alternativas. Por ello, no cabe ningún análisis sobre las posibilidades en Cámara de Representantes, escenario aún más restringido al voto de opinión y más ligado a gamonales y terratenientes locales. La reaparición formal (porque nunca despareció) del paramilitarismo pone en evidencia los riesgos del ejercicio político en Colombia, lo cual debe guiar las apuestas de las fuerzas políticas en su conjunto hacia la recomposición de la política nacional en su conjunto.

El Congreso electo el 9 de marzo debe ser para la paz. Difícilmente, el parlamento de la mermelada santista y la motosierra uribista logre serlo. Por ello, es la capacidad de sumar en la construcción de una idea profunda de paz y solución política que confronte la arremetida neoliberal y guerrerista q           ue pueda emerger del “nuevo” Congreso de la República, será crucial para construir, desde el fortalecimiento de la lucha social nuevos referentes unitarios que permitan derrotar la politiquería y el clientelismo y resignificar el ejercicio de la política en Colombia.  

T.  @FernandoVeLu

Visto 1676 veces
Fernando Vega Lugo

Actualmente en proceso de grado de jurisprudencia en la Universidad del Rosario y estudiante de Ciencia Política y Gobierno en la misma universidad. Activista de la MANE, miembro de la FEU-Colombia y de la Marcha Patriótica. 

Sitio Web: www.facebook.com/fernandovegalugo?fref=ts

Círculo de Amigos