Candidatos a la alcaldía de Bogotá

En Debates Palabras Mass habamos acerca de Bogotá por Canal BoxMovInvitados: Antonio Navarro Wolff - Luis Ernesto GómezCon: Laura Medina - Lorena Castañeda | Di...

Corridas de toros

En DebatesPalabras Mass habamos acerca de las corridas de toros por Canal BoxMovInvitados: | Natalia Parra Osorio - Diana AndradeCon:&n...

Estrategia del Centro Democrático a la Alcaldía

VER PROGRAMA http://goo.gl/guXpjy En Palabras Mass hablamos sobre qué problemas tiene Bogotá y la estrategia de Centro Democrático - Comunidad Oficial - para ...

¡Vivimos como en la Luna!

Por: María Camila Bernal  Ibagué año tras año sigue creciendo y es hogar de más personas. El 2019 nos trajo como sorpresa el incremento de las tarifas en ...

¡Cierren el Aeropuerto Enrique Olaya Herrera!

Por: Juan Camilo Parra Cada cierto tiempo surge en los debates de urbanismo y planeación de Medellín la propuesta de cerrar el Aeropuerto Enrique Olaya Herrera...

  • Candidatos a la alcaldía de Bogotá

  • Corridas de toros

  • Estrategia del Centro Democrático a la Alcaldía

  • ¡Vivimos como en la Luna!

  • ¡Cierren el Aeropuerto Enrique Olaya Herrera!

Martes, 12 Noviembre 2013 18:59

Me violaron en Andrés Chía

Escrito por 
Valora este artículo
(1 Voto)

Si uno vive en Bogotá y quiere pasar un rato de festejo con el gusto de consumir algunos tragos y en asociación de amistades, el peor plan que se pueden ingeniar es ir a Andrés Carne de Res Chía. Eso de conducir en medio de la oscuridad nocturna por la Autopista Norte o la salida por Cota hasta un restaurante bar rechazado por la ciudad, parquear en un potrero y formarse en una fila interminable para entrar a un lugar al que no le cabe una sola persona más y adicionalmente la comida y el trago resultan ser supremamente costosos, me parece un despropósito.

Andrés Chía hace mucho tiempo dejó de ser el restaurante reservado y divertido que solía ser en la época en la que eran pocos los que asistían al lugar, en la época en la que uno iba con agrado y tranquilidad.  Dejé de asistir al restaurante del señor Jaramillo después de tener que soportar la incomodidad de compartir un limitado espacio con gente de dudosa reputación. Ahora Andrés Chía es el refugio predilecto de caballeros mal vestidos que llegan a la puerta principal siempre en Toyotas blindadas con la silueta de una vaca estampada en el vidrio trasero del penoso automóvil que conducen con galantería aparente.

Los tiempos han cambiado y ahora estos “comerciantes” ya no se muestran con la desfachatez y ordinariez con la que se exteriorizaban en la década de los años 80. Ahora intentan pasar por gente educada y se presentan como comerciantes y ganaderos prósperos, enérgicos y trabajadores industriosos en un país hermoso como el nuestro. Caballeros que lo único que buscan es crear empresa y dar empleo con todo el compromiso del caso.  Sus bellas acompañantes ahora procuran no exagerar con sus atributos y ellos prefieren seleccionar más bien a niñas educadas y de prestigio social. Ojalá y sean universitarias, que se sepan vestir, que sepan utilizar los cubiertos y que entiendan algo de inglés. Es que para estos hidalgos incomprendidos el tema de mostrarse hoy en día como hombres de prestigio y con algo de conocimiento en medio de sus burdas demostraciones de fortuna, es una tarea que deben cumplir con juicio y responsabilidad.

A mí en mi casa me enseñaron a distinguir entre los comerciantes decentes y los comerciantes vulgares. Por eso puedo decir que a ese restaurante de tanto nuevo rico que quiere ir, la gran mayoría son comerciantes vulgares. Esos piscos con camisas “Armani” abiertas a medio pecho y accesorios dorados son hombres con los que no pretendo tan siquiera cruzar una sola palabra, ni por equivocación. Por eso es que prefiero alejarme de cualquier compromiso que me implique entrar al restaurante que además se convirtió en un sitio turístico colombiano.  

También me enseñaron a acudir solamente a eventos y establecimientos que me ofrezcan seguridad y respeto. Por eso es que yo no quise nunca más regresar a ese restaurante, así como nunca he querido conocer el ambiente en la Primera de Mayo o en los bares de la 45 con 13. Uno debe saber a qué sitio entrar y el riesgo que se puede llegar a desafiar.  

La noticia de hoy es la presunta violación de una jovencita de 19 años que asistió al restaurante con algunas prendas sugestivas y mínimas de material. Y la gran noticia no es noticia porque hayan violado una jovencita con minifalda una noche fría de fin de semana, la noticia es la gran noticia porque no la violaron en un parqueadero de un asadero en Bosa, sino que el acto abusivo fue perpetrado en el parqueadero del distinguidísimo y apetecido restaurante Andrés Carne de Res en Chía.  Yo no quiero de ninguna manera justificar cualquier asalto en contra de la dignidad de alguna persona, ni mujer ni hombre, pero en Colombia la gente siempre corre en defensa de quien se vea peor librado. No siempre el más débil y el que se muestra como mártir resulta ser la víctima en realidad. El problema no es la ausencia de ropa ni la exposición de la misma, nada justificaría el abuso hacia ninguna persona teniendo como justificación la belleza o las prendas de vestir de la víctima, pero debemos entender que no tenemos la fortuna de vivir en la capital de Francia o en la de Austria, nos tocó vivir en la capital de Colombia y eso trae ciertos riesgos que nos obligan a pensar muy bien con quién hablamos y en dónde nos divertimos.  Yo no voy a Andrés Chía simplemente porque la gran parte de sus clientes son personas de dudosa reputación, entonces prefiero no alejarme mucho de mi ciudad y más bien buscar un establecimiento en donde me pueda sentir tranquilo y a gusto.

Andrés sigue siendo para muchos el lugar perfecto para ir y dejar un dineral a cambio de vivir unas cuentas horas en medio de toda esa gente extraña y así poder tener la dicha de decir que se estuvo en Andrés Chía, porque para muchos resulta toda una proeza consumir en el sitio de moda. Yo no quiero gastar mi dinero en ese lugar, pero si regreso tal vez algún día, ya sé que debo proponerme utilizar vestuarios cortos y muy sugestivos, ya sé que debo adentrarme en las profundidades desvergonzadas de los parqueaderos dispuestos por el lugar y así poder decir entonces que me violaron en Andrés Chía.

 

Giovanni Acevedo

 

Twitter:https://twitter.com/Giovanni_Bta
Facebook:
http://www.facebook.com/giovanni.acevedo.5454
Fan Page:
https://www.facebook.com/pages/Giovanni-Acevedo/109540275732024?fref=ts

Visto 12677 veces
Giovanni Acevedo

Bogotano irreverente, sincero, directo y crudo para decir lo que piensa. Escritor, columnista crítico y promotor del voto joven, del voto inteligente. Para muchos políticos, una piedra en el zapato, una fastidiosa realidad.

Sitio Web: www.facebook.com/giovanni.acevedo.73?fref=ts

Círculo de Amigos