María Andrea Rojas

María Andrea Rojas

Miércoles, 06 Septiembre 2017 20:04

Por una nueva mirada hacia el campo nariñense

Por: María Andrea Rojas 

El departamento de Nariño se encuentra ubicado en el Suroccidente colombiano atravesado en su totalidad por la cordillera de los Andes. Dentro de su difícil geografía se encuentran las veredas que han sido priorizadas por el gobierno nacional para el posconflicto. El acceso a estas veredas resulta ser un acto de proeza para los conductores más experimentados debido a sus estrechas carreteras, su clima variable y a  que estas no se encuentran pavimentadas; estas son conocidas en el argot popular como “paso de herradura”.

Dentro de las veredas priorizadas se encuentran la Travesía y los Huilques ubicada en el municipio de los Andes, Vereda la Arboleda y Llano Grande ubicada en el municipio de Linares, todas ellas ubicadas en las faldas de las montañas nariñenses. Las familias campesinas  pertenecientes a estas veredas buscan subsistir liderando fondos de ahorro comunitario con el fin de sacar adelante procesos productivos principalmente en cultivo de caña y café. En promedio cada familia posee ½ Ha.  de tierra dedicada al autoconsumo, sin embargo, esta cantidad de tierra sigue siendo insuficiente para que los campesinos puedan pasar de una economía de subsistencia a una economía de escala.

Uno de los principales  problemas de estas asociaciones campesinas se encuentra el costo de comercialización de los productos por vía terrestre, debido a que son veredas de difícil acceso con carreteras muy peligrosas para cualquier vehículo de tracción. Sumado a otros inconvenientes como el mejoramiento del material productivo como beneficiadoras, despulpadores y secadores para mejorar la calidad del café, la construcción de trapiches comunitarios, el poco apoyo gubernamental en los diferentes niveles territoriales: local, departamental y nacional, créditos economicos con alta tasa de interés y la falta de asesoría técnica en temas agrarios.

A pesar de las grandes dificultades de estas asociaciones campesinas se destacan por importantes logros a nivel económico, social y político. A nivel económico los logros aún siguen siendo pocos pero importantes, en cuanto a que, los miembros  de las asociaciones campesinas han logrado formar  una cultura de ahorro que les permite invertir en su futuro y sostenibilidad a largo plazo. Entre los principales logros económicos se encuentran préstamos de hasta $ 3’000.000 a nivel individual y de la misma manera se han logrado reunir hasta $ 38 millones de pesos con los aportes económicos de sus socios. A nivel social las comunidades han logrado fortalecer la confianza dentro sus veredas debido al modelo de economía solidaria de las asociaciones. Y a nivel político se han logrado incluir a estas veredas dentro de la Reforma Rural Integral a través de los Planes de Desarrollo con Enfoque Territorial para lograr mayor inversión estatal, también se han logrado sustituir los cultivos de coca por cultivos de pancoger y la situación de orden público ha mejorado significativamente desde la firma del acuerdo de paz.

Este es un primer paso para que el gobierno mire nuevamente hacia el campo con el compromiso de generar oportunidades laborales y de sostenibilidad para las familias campesinas y los que deseen tener otra opción de vida diferente a la de la ciudad. Finalmente en el campo es donde nace la vida y se garantiza el futuro del  presente y las  futuras generaciones.

Twitter. @MAndreaRM

Círculo de Amigos