Domingo, 12 Junio 2016 12:11

Venta ETB - Caso Rosa Elvira Cely

‪#‎Radio‬ Hoy 10:30 Pm hablaremos sobre la responsabilidad de la Secretaría Gobierno de Bogotá frente al caso de Rosa Elvira Cely, y la venta de la ETB con Alex Vernot, Nicolas Vega Jimenez Alejandro Torres Lorena Castañeda por www.radioamigainternacional.com Dirige I Alberto Diaz

Publicado en Artículos
Martes, 09 Septiembre 2014 23:14

¿Reformar o Acatar la Constitución?

Una lectura obligada del mentado equilibrio de poderes y las propuestas que de éste subyacen, como eliminar la reelección presidencial y ampliar el periodo del ejecutivo a cinco años, conlleva a pensar que la actual reforma política no es tan prioritaria como la considera el presidente, ya que eliminar la reelección es inminente, pero cerrar la lista al interior de los partidos, junto con la ampliación del periodo es sumamente inoficioso. ¿Es acaso el entramado institucional Colombiano tan fácil de modificar?

Partiendo del diagnóstico de la Constitución de 1991, donde se estableció un régimen presidencial con periodos de cuatro años, junto con un andamiaje institucional que busca la funcionalidad del sistema mediante la separación de poderes y los frenos y contrapesos, que llevaron a establecer también los periodos de los magistrados de la rama judicial, y los órganos de control. Se puede inferir que lo establecido en la constitución, es contradictorio con la reelección, manifestándose en la transición al Hiperpresidencialismo que Colombia enfrenta.

Nuestros años de vida Republicana son prueba de que no es necesaria la reelección, ni ampliar el mandato, por el contrario hay que pensar en Instituciones sólidas. Cuando alguien ha culminado una buena gestión, su Partido Político, una de las instituciones más relevantes en las democracias, debe asumir el reto de entrar en la contienda electoral para dar continuidad a los programas del Presidente de turno en cabeza de otro aspirante, y por su parte, la sociedad debe exigir en las propuestas de los nuevos candidatos, la continuidad de políticas exitosas. Sirve de ejemplo para lo esbozado anteriormente, lo que se presentó con Santos, una vez que fue él quien bajo el aval del partido de la U, tomo las banderas del legado Uribista para alcanzar la presidencia en 2010. Así como también, Uribe y Santos han sido artífices y ejecutores de los vicios del sistema político por cuenta de sus reelecciones. En últimas, no son tan diferentes como se cree, y su antagonismo más que ideológico es por ego y protagonismo.

Aquí lo prioritario es un reequilibrio de poderes fundado en la eliminación de la reelección presidencial, para así poder acabar con la fórmula de más tiempo, más poder, demostrada con Uribe y Santos, en su capacidad para influir en las altas cortes y los entes de control, quienes perdieron autonomía. En consecuencia, no se necesitan líderes imprescindibles, sino programas que trasciendan en las instituciones, como principio fundante de las democracias, ya que la separación de poderes es fundamental en un sistema presidencialista. Entonces, el debate debe darse es en cómo establecer mecanismos para limitar las facultades extraordinarias del ejecutivo y empoderar las demás ramas del poder público, no para aumentar los mandatos.

Cuando el Presidente hace mención a una reforma, se espera que dicha modificación al texto constitucional, propenda al desarrollo de algún sector, y como es en este caso contribuya a la democracia y sus instituciones, pero lejos de esa pretensión, se encuentra la iniciativa de aumentar el periodo presidencial, toda vez que esto implica alterar la arquitectura orgánica que nos rige desde el 91, bajo la limitante de tiempo como un sofismas para alterar la Constitución. En suma, para lograr el tan mentado equilibrio de poderes, se debe abolir la reelección y evitar los mesías, ya que debe primar el respeto por la constitución, fortaleciendo el actual Estado de Derecho y el sistema de frenos y contrapesos, para así lograr que el entramado institucional no sea tan fácil de moldear a favor de intereses particulares.

T.@jorgescamargo

Publicado en Artículos
Miércoles, 18 Junio 2014 22:09

Para hacer la paz.

Esta resaca electoral no deja un panorama feo, pero fácil de comprender: el país está polarizado. Como lo había explicado en mi primera entrega, somos un electorado de hinchas y no de votantes[1], lo cual hace que nuestras prácticas democráticas dejen más sabor a circo que a algo sobrio. Se puede ver en las redes sociales cómo los derrotados en los pasados comicios siguen reticentes a la idea de haber perdido, aún cuando los jefes de sus toldas ya aceptaron la derrota.

Estamos en medio de dardos cruzados; digo estamos, porque somos muchos los que no sabemos qué hacer y a quién hay que apoyar; los que no sabemos si volvernos fanáticos de uno o de otro bando. Nos limitamos simplemente a observar cómo, paradójicamente, todos los que quieren la paz no la practican entre ellos mismos. Unos dicen: 

-Es que su candidato ganó, porque se fue con la izquierda castro-chavista del país, uniéndose a los mamerto-comunistas de esos grupos. Terroristas. La paz con los terroristas no es mi paz.        

Los otros no se quedan callados y responden enervados:

-Acá queremos es la paz, no queremos la godarria en el poder. Su argumento guerrerista no es válido.Pequeñoburgués, guerrerista, parami…

… y así se la pasan mis paisanos, en este rifi-rafe desde la oficina, la clase o la casa.

Que esto pase no es nuevo. De hecho pasa todo el tiempo y ha pasado toda la vida con los colombianos. Por tanto, se hace aquí evidente uno de los grandes problemas que el colombiano promedio deja ver en sus prácticas cotidianas: siempre quiere tener la razón, no importa cómo ni por qué.

El colombiano odia que se le cuestione lo que dice, le causa un escozor inmenso. Quiere siempre tener la última palabra, por más errado que esté y así se haya dado cuenta de ello; quiere que se haga siempre lo que él diga y el que se niegue, automáticamente es su rival. Veo esto y me siento como en la época de las cruzadas, cuando los Cruzados se enfrentaban cruelmente contra los Sarracenos de Saladino (y ni siquiera, porque el monarca de los Sarracenos era venerable por respetar la vida de sus rivales, aun cuando ya los hubiese derrotado).

Por ganar la batalla de la opinión, se ha vuelto válido que se lancen acusaciones insulsas, llenas de falacias poco medidas, ofensivas a más no poder. Tal parece que se nos ha enseñado no sólo a pelear, sino a buscar sumir al rival en la peor de las ignominias y los desprestigios… y todo por tener la razón, por negarse a agachar la cabeza de cuando en cuando para llegar a un acuerdo.        

El Conflicto Armado y sus negociaciones en La Habana ya han mostrado avances y pre-acuerdos, al menos sobre el papel. Una de las mitades del país votó por esa alternativa, al tiempo que la otra reniega porque, a su modo de ver, “esa paz no es mi paz”. Yo pienso en la paz, como el concepto que ha definido el diccionario de la RAE, entre tantos: Sosiego y buena correspondencia de unas personas con otras, especialmente en las familias, en contraposición a las disensiones, riñas y pleitos.

En lugar de andar peleando por tener la razón y por saber cual es “la paz” que se quiere, opino que debemos declarar la paz que sí podemos dar: la paz de ceder el paso, la paz al medio ambiente no botando basura y guardando el papel en el bolsillo, la paz de no continuar una pelea, la paz de respetar el trabajo del otro. Y esto no es una cuestión de firmar acuerdos; es algo de sentido común que le hace falta, la mayoría de las veces, a los habitantes de este país.

Para hacer la paz indudablemente hay que ceder y ceder sirve, muchas veces, para hacer la vida un poco más soportable.

Epitafio:

Yace el cadáver del libre albedrío colombiano; en su persecución desmedida, prefirió suicidarse cuando supo que no habían más opciones, aparte del sida o el cáncer.

 

T. @ElSepulturero_

 


[1] Lea aquí por qué http://www.palabrassociales.org/index.php/item/372-ya-va-a-empezar-el-mundial-y-aun-no-tengo-el-album#.U6AtgT15OSo

 

Publicado en Artículos
Lunes, 17 Marzo 2014 15:52

Bienvenido URIBE Al Congreso

 

El pasado fin de semana se llevaron a cabo en el país las elecciones parlamentarias, 100 senadores y 166 representantes a la cámara fueron elegidos, sin hacer una sobrevaloración del escenario electoral, el panorama pasa de gris a turbio con la nueva composición del congreso, poniendo en peligro momentos como el del proceso de paz y el movimiento que se está generando en el país por la democracia y la participación, una vez más las minorías fueron aplastadas en un régimen político desigual y no solo la derecha tradicional, sino sectores de ultraderecha fueron protagonistas en esa repartición del aparato legislativo.

Una vez más el escenario electoral estuvo lleno de vicios, corrupción y anomalías, no solo en el ejercicio de las votaciones, también en el proceso de campañas, que se hicieron de manera desigual y que comprobaron que la cuestión del poder político es directamente proporcional a el dinero y las maquinarias que tengan los partidos para impulsar sus proyectos de país, no importa si estos son antagónicos a el clamor social y popular.

Los actuales enemigos del proceso de paz, encabezados por el cuestionado expresidente Álvaro Uribe Vélez se hicieron a un gran número de curules, preocupante por los sectores que representa muchos de estos congresistas electos, entre ellos podemos encontrar a María Fernanda Cabal, esposa del Presidente de Fedegan José Félix Lafurie, representantes de un sector que ha mostrado infinidad de debates con la nueva perspectiva agraria que se le quiere dar al país, no solo desde los sectores democráticos sino desde los que buscan financiarizar el campo, son los más fieles defensores del latifundio y la ganadería extensiva que tanto ha perjudicado a este país en materia económica y social.

Tambien se encuentra entre sus asientos Tania Vega de Plazas, que arrastrada por el gran caudal electoral del uribismo termina siendo elegida senadora de la república, esposa del Coronel (R) Alfonso Plazas Vega, implicado en los ejercicios de violación de derechos humanos que se llevaron a cabo en la retoma del palacio de justicia, termina Vega de Plazas siendo una representante de los sectores ligados a las fuerzas militares que en Colombia superan los quinientos mil efectivos, y que han sido educadas bajo doctrinas de “enemigo interno” y lucha contra el “terrorismo”, doctrinas contrarias a un país en Paz.

Alfredo Rangel y José Obdulio Gaviria que se convierten en las cuotas ideológicas del centro democrático, el segundo con constantes escándalos de nexos con grupos paramilitares, forjadores de una academia e investigación al servicio del terrorismo de estado, y de la profundización de la guerra, escritores de columnas de opinión que son dardos los anhelos de paz, Gaviria ya se atrevió a proponer a Álvaro Uribe como presidente del congreso.

María del Rosario Guerra es la cuota de los sectores de la costa caribe, siendo parte una de las familias más poderosas de esta región, donde hubo una consolidación del proyecto paramilitar, la exministra de comunicaciones sabrá representar bien los sectores terratenientes de este territorio… y la lista podría continuar, la elegida configuración parlamentaria es una zancadilla a la democracia y la posibilidad de paz en Colombia.

Las elecciones pasadas solo demuestran que no hay posibilidades de transformación social en el actual régimen político, ligado a un agotamiento del entramado institucional con una evidente crisis de esta, donde la abstención y el voto en blanco mostraron un rechazo a las formas tradicionales de hacer política en Colombia, es en estos momentos donde se hace más vigente una lucha frontal por la democracia y la Paz, contra el terror y el militarismo que los poderes constituidos quieren perpetuar en el país.

P.D: El día miércoles en la Universidad Nacional salieron unos hombres que con prácticas paramilitares intimidaron a parte de la comunidad universitaria, aun no se sabe si querían darle la bienvenida a algún parlamentario o buscaban enviar un mensaje a las personas de que a la universidad “solo se iba a estudiar”, no se iba a consumir ni a “mamertear”. Total rechazo a estas expresiones que se ven en todo el país, es necesario el desmonte efectivo de estas estructuras.

@CristhianUN

 

 

Publicado en Artículos
Lunes, 30 Diciembre 2013 09:40

Mis aguinaldos

Acaece este año y muchas historias que contar. Uribe y Santos protagonizaron su divorcio definitivo, renunció el Papa Benedicto XVI y se eligió a Francisco, fallecieron Chávez y Mandela, el "tal paro agrario" que según el presidente Santos no existió, los penes que multiplicó Jesús según el presidente Maduro, los narcocassetes de Pastrana, murió Carranza sin que la justicia lo tocara, se dejó de importar el sombrero vueltiao haciendo por fin este Gobierno un acto digno y heroico protegiendo por lo menos este símbolo colombiano, Francisco Santos, un Rebelde Con Causa, fue menospreciado en el Centro Democrático y como consecuencia hizo un mes de silencio haciéndole un bien a la patria, el procurador Ordoñez inhabilitó a Petro por 15 años y, lo más importante a mi parecer, los diálogos de paz siguen avanzando entre yates, participación política y demás arandelas que permitan poner fin al hecho de que los colombianos nos sigamos matando.

Decidí hacer algunos regalos este año, entre ellos le obsequié a nuestra justicia una venda para que pueda continuar el próximo año trabajando como lo hizo con el caso de Carranza en el cual tuvo que interceder la ‘justicia divina’, al Partido Liberal le proporcioné un acuario para que sus delfines puedan continuar moviéndose con destreza, siendo el más destacado y avanzado, sin lugar a dudas, Simón. Su papi le da lecciones de moral con los expresidentes y los narcocassetes y su hijo responde suministrando avales a personas con dudosa reputación que heredarían los votos de los paramilitares (ver lista). Al Partido Conservador le sería útil un catre para compartirlo con el senador Gerlein, quien encabezará la lista al Senado. En términos del Senador, diría que es ‘excremental’ que no haya otro líder que renueve las banderas azules.

Al Partido de la U, en cabeza del presidente Santos, le regalé un babero para que su mermelada no termine empalagando aún más el malestar social que vivimos. Al Uribe Centro Democrático le obsequié una maleta para que Uribe pueda guardar sus muñecos en sus actos de ventrílocuo de moral y ética. Al Polo Democrático le di una pastilla para la memoria para que sus principales lideres no solo miren la espiga en el ojo ajeno, sino en el de ellos mismos. Al Partido Verde les entregué oxigeno para que puedan aclarar sus ideas entre tanta amalgama de política tradicional. A los expresidentes les dejé a cada uno la flor del ego porque cada uno trata de defender su pésima administración responsabilizando a su antecesor.

Acaba 2013 entre buñuelos, natillas, tamales y demás arandelas que son típicos en esta época decembrina con un ajuste de 26 mil pesos en el salario mínimo que para algunos es histórico y muy bueno para el país, mientras que para otros no es proporcional para la calidad de vida que merecen los colombianos. Lo que es claro es que en 2014 habrá elecciones y es importante recordar que si realmente queremos que esto mejore debemos estar pendientes no sólo del grupo en el que quedó la Selección Colombia en el mundial, sino de quiénes van a gobernar a este país los próximos cuatro años. Ojalá esta vez demos una señal de madurez política dejando por fuera aquellos que creen que la política es para satisfacer una utilidad personal.

A ver si por fin nos alejemos de tanta trampa, engaños, corrupción y más corrupción que es lo que hace que este país continúe en retroceso. Pero ¿cómo escoger bien cuando nuestros conciudadanos se entretienen entre tanto espectáculo y poco les importa la política? Las próximas generaciones sufrirán las consecuencias de nuestra pasividad, incompetencia y del corrupto que llevamos dentro cuando vendemos nuestro voto por la razón que sea dejando que  las políticas publicas nos afecten los 365 días del año porque cuando este martes estemos dando el feliz año, entrará en vigencia la ley que aumenta la edad de jubilación a los colombianos siendo imposible de alcanzar. Ese es el feliz año que nos merecemos los colombianos

@betodiazb

Publicado en Artículos
Martes, 19 Noviembre 2013 16:30

Cuidado en Unicentro

 

Una mujer se me acercó extrañamente hace unos días. Puedo decir que era una señorita atractiva, caminaba sin afán pero con pasos definidos, seguros. Su piel más que bronceada parecía quemada, como si el sol no le tuviera piedad, pero no se le veía mal… sus ojos eran negros y miraban justo a los míos, creo que nadie en la vida me había mirado con tanta decisión, puedo decir: con ganas.

“Hola”, no podía creer que me hubiera hablado, tengo una belleza rara (rara vez le gusto a alguien) y tampoco voy presumiendo riqueza, porque no la tengo. En resumen, ninguna mujer me había atacado así, nunca, ni las que dan volantes en la calle. De inmediato sospeché: esta vieja me va a drogar, algo raro me va a decir para que acepte y se lleve todo lo -poco- que tengo en mi billetera, pensé.

“Hola”, le respondí de forma seria. “¿Cómo vas?”, preguntó. “Bien ¿y tú?”, respondí, pero ya este episodio estaba tan extraño que llegué a pensar que la había conocido en una borrachera y no me acordaba. “Bien, quería pedirte un favor”. Claro, plata, pensé. “Cuéntame, ¿qué sería?”, dije y me preparé para negarme a cualquier cosa, a cualquiera.

“¿Me puede regalar una firma?”, me dijo bajándose la cremallera del chaleco para sacar una planilla y de inmediato fruncí el ceño. Las tres rayas de mi frente nunca estuvieron tan marcadas como cuando supe qué era lo que quería; la imagen fue horrorosa, mi prudencia no me dejó salir corriendo, pero tuve ganas de seguir mi rumbo a paso acelerado. “Regáleme una firma por Uribe”. Sí, había visto la foto de Uribe en su camisa debajo de su chaleco. “No señorita, no le regalo mi firma, por favor vuelva a subirse esa cremallera”, era inevitable, verlo así de cerca me daba cosa.

“Jaja, tampoco es para tanto”, me dijo la muy descarada. “Cómo que no mujer, uno tiene que estar preparado psicológicamente para ver esas imágenes, o ¿es que es la primera vez que alguien reacciona de esta forma?”, indagué. “La verdad sí”. Después hubo un silencio.

“Yo no puedo creer que la gente reaccione bien a esa imagen”, dije. “Pues no reaccionan bien, la mayoría de la gente no firma, algunos son agresivos y me gritan groserías, pero bueno, ¿qué más se hace?”, dijo. “Ah bueno, alcancé a pensar que la gente sí quiere a este tipo”. “Pues sabe que no mucho, ¡claro que en Unicentro hacen fila para firmar!”, dijo entusiasmada. “¡Me imagino!”, dije fingiendo entusiasmo.

“En serio, ¿me firmas?”, volvió con ese tema. “No, en serio. No quiero”, dije. “Ay, no seas malo, mira que es solo la firma, después las elecciones son diferentes”, dijo con una desfachatez increíble. “No, ¿luego es que te pagan por firma?”, hice una de esas preguntas obvias que pudo responderme con un gesto que decía “Pues claro imbécil”.

“Mira, firma que eso no pasa nada, después votas por otro y ya”. “No, no es así de fácil.”. “Sí, es así de fácil”. “¿Como si tú no fueras a votar por él?”. “Pues la verdad… no”.

“Jaja, ¿en serio?”. ¡Qué mujer!, pensé. “Sí, yo qué voy a votar por ese man”, dijo mirándome a los ojos; otra vez me volvía a parecer atractiva. “Qué bueno que pienses así”, exclamé con alegría.

“Entonces… ¿me firmas?” “No, en serio no puedo”. “Ajá, claro”. “Créeme, más bien por qué no vamos y nos tomamos un café allí”. “No, tengo que trabajar”. “Pero, ¿no dice que casi nadie te firma?” “Sí, pero ya me voy para Unicentro”.

“Ah, bueno. Ten mucho cuidado por allá”.

“Pues sí, como siempre. ¿Por qué?”

“Porque por allá como que hay mucho uribista, ¿no dices?”

 

@japritri

Publicado en Artículos
Jueves, 14 Noviembre 2013 12:37

Al perro no lo capan dos veces

Hay dos clases de políticos, los que tienen y los que no tienen convicción.


Los primeros hacen política porque creen en unas ideas y en un rumbo especifico que debe tomar la sociedad a la que sirven, esos quieren llegar al poder para trabajar por lo que consideran que es mejor para el pueblo al que representan; ¡cómo necesitamos este tipo de personas en nuestras democracias latinoamericanas!

Los segundos no han entendido que quien hace política, en principio, tiene la noble vocación de servir a otros. Los pertenecientes a este amplio grupo decidieron que la política se hace para tener poder sobre los demás, con la única intención de utilizar su posición para beneficio propio, aquí es donde ustedes dicen: “Qué novedad”.


Ya sé, no acabo de hacer el gran descubrimiento, lo que pasa es que quiero quedar con mi consciencia tranquila y dejar por escrito algo que lleva rondando mi cabeza hace algunas semanas para después, espero, no tener que decir “Se los advertí”.


Estamos a 6 meses de definir el rumbo del país del Sagrado Corazón en las urnas, cada uno votará por quien crea que representa mejor su visión de país e interpreta mejor sus necesidades, es por eso que quiero advertir que según su trayectoria, Germán Vargas Lleras pertenece al segundo grupo, y lo ha demostrado en varias ocasiones durante su vida pública.

Al perro no lo capan dos veces, y a quienes votamos por Juan Manuel Santos ya nos “caparon” la primera, por eso quiero hacer un recuento de las cuidadosas y bien calculadas maromas que ha realizado este personaje durante los últimos años:



1. La del Mico: No soltar una rama sin tener la otra entre sus manos:


Primer periodo del presidente Uribe: este personaje, que en temas de “micos” es un experto, se mostraba como uno de los grandes simpatizantes del Gobierno, cuando éste alcanzaba los más altos niveles de popularidad por resultados nunca antes logrados por un gobierno colombiano en temas como la seguridad, el crecimiento económico, el aumento de la inversión extranjera, la confianza ciudadana, entre otros.

En el segundo periodo del gobierno Uribe, nuestro astuto jugador suelta la rama de la que estaba agarrado y decide colgarse de otro palo, en medio de un turbulento y fracasado intento por sacar adelante la segunda reelección.

Este nuevo árbol al que se trepó lo dejaba vislumbrar un espacio en las presidenciales de 2010 y al comienzo de la campaña –recuerdo– se mostró como un duro crítico del gobierno Uribe y, por ende, de la campaña de Juan Manuel Santos; en segunda vuelta se une a su aliado natural, no solo por que era el más cercano en pensamiento ideológico, sino porque como demostrarían más adelante son fieles intérpretes de la frase: árbol que más sombra dé...

Después del triunfo de Juan Manuel Santos, recibió con gran gusto el llamado del vencedor a “La Unidad Nacional”, tienda en la que se reúnen los partidos que aceptaron la generosa invitación del presidente Santos a analizar la situación del país, mientras comen galletas con mermelada, que, por cierto, han tenido mucha acogida entre congresistas, medios de comunicación y vecinos del sector, pues dicen que su textura es espesa, hay de diferentes sabores, siempre hay para todos, y es realmente adictiva por su delicioso sabor, eso sí, cuentan las malas lenguas que se les esta yendo la mano en el precio de la mermelada de mora.

2. El que come callado, come dos veces:


Como buen experto en “micos” el señor Vargas Lleras fue el principal cerebro del bochornoso y conocido intento de reforma a la justicia, reforma radicada por él en el 2011 para ser aprobada por ambas cámaras en el honorable Congreso de la República. De su parte no oímos muchas explicaciones, pues según declaraciones publicadas por Caracol Radio el 25 de junio de 2012, “el proyecto original que él radicó no tenía nada que ver con las cosas que fueron aprobadas”.

3. Es mejor decir aquí corrí que aquí morí:

De Ministro del Interior y Justicia a Ministro de Vivienda. Dado que su primer salto de rama a rama no lo dejó alcanzar la Presidencia, se lanza del árbol del Ministerio del Interior y Justicia, en el que había sobrepoblación de micos para treparse, al del Ministerio de Vivienda, el cual tenía una copa alta y frondosa en la que otra vez podía ver el camino hacia a la presidencia del cual se extravió con anterioridad.

En este nuevo árbol se convierte en la cabeza visible del proceso de inauguración de las 100.000. viviendas gratuitas del Gobierno Nacional, porque el que no muestra no vende, para que a todos lo beneficiarios les quede claro que si no va Juan Ma, porque le toca atender la tienda de la Unidad Nacional, el man es Germán.

3. El que come callado come dos veces:

Desde el árbol del Ministerio de Vivienda este intrépido personaje empieza de nuevo a vislumbrar muy a lo lejos el camino hacia la Presidencia de la República, este se hace cada vez más corto, y el man-Germán calcula que si no se lanza rápido se le va a hacer tarde para alcanzar su meta y así decide volver a implementar la práctica que ya con tanta facilidad maneja. Se lanza del árbol del Ministerio de Vivienda para treparse al de la Fundación “Buen Gobierno”, cuyo nombre -estoy a punto de creer- fue elegido con gran y admirable capacidad para manipular el sarcasmo. Desde allí intenta estar atento a una posible renuncia a la reelección por parte de su compañero de juegos y espectáculos, Juan Manuel Santos, para lanzarse otra vez y lograr llegar al árbol más alto y frondoso, para así, pasar de “mico” a “Rey de la Selva”.


En cuanto al proceso de la Habana, el man-Germán, no ha mostrado posiciones muy claras pues, a ojo de buen calculador, es mejor no tomar posición ya que muy posiblemente se le chamusca el pelaje, arruinando así el camino que con tanto esfuerzo ha trazado para alcanzar sus sueños: poder fumar adentro del recinto en donde se reúnen los padres de la Patria sin que nadie más lo pueda hacer y que le regalen un megáfono para dar órdenes con tono y potencia suficientes para que todos los micos de la selva lo puedan oír.

Bueno, ya descanso un poquito dejando esta preocupación por escrito, ya saben que al perro no lo capan dos veces y a nosotros ya nos caparon la primera y si por alguna razón, el Presidente Juan Ma se digna a atender las encuestas, en las que más de la mitad de los Colombianos le decimos que no sirvió, y cree que el man es Germán ahí les dejo, porque “vaca ladrona no olvida portillo”.

@DMejiaGiraldo



Publicado en Artículos
Jueves, 07 Noviembre 2013 01:32

Crónica de un fracaso anunciado

Este artículo lo comencé a escribir en Septiembre del 2012, para un diplomado que estaba haciendo en ese entonces “Escuela de Escritores”. En ese momento el país comenzaba a ver como un Presidente, que llegó al poder con el mandato popular de llevar al país por el camino que había trazado el ex presidente Uribe, había resuelto, un día, darle la espalda a la opinión de sus electores y comenzar los diálogos de paz en La Habana, que hoy solo demuestran fracasos, cómo quisiera estar diciendo lo contrario hoy casi después de un año. Qué equivocada estaba yo en ese momento, “Las FARC nos han demostrado con acciones claras su voluntad de llegar a un acuerdo de Paz, y lo quieren hacer confesando sus crímenes, cediendo en las negociaciones, incluso han comenzado con un cese al fuego…”

Pero desafortunadamente hoy, 5 de Noviembre de 2013, los hechos demuestran lo que se veía venir.

Aquel artículo comenzaba diciendo: ¡¡¡Qué país de locos!!!  Esta frase se vino a mi mente después de encender el televisor, en uno de los horarios prime y ver a uno de los principales victimarios de campesinos, mujeres, niños y niñas de este país, al grupo narcoterrorista de las FARC haciendo declaraciones cínicas ante todos quienes estuvieran viendo los noticieros en ese momento.

 “No somos Narcotraficantes, no tenemos un  sólo civil secuestrado, eran algunas de sus  afirmaciones…”

 El artículo continuaba:

No es que esté en contra de la paz ni mucho menos, pero la verdad me siento triste, impotente, desilusionada, engañada tal y como deben sentirse muchos otros compatriotas. Siento que el país se vuelve a desviar, adoptando el reconocido “caminado de cangrejo”.

El resto del texto era realmente pesimista, lo escribí, aunque no era mi tarea para ese día, y lo hice para sacar el dolor de patria que sentía, de la manera más pacífica que conozco: escribiendo…

Creo que casi me sumerjo en el desagradable pesimismo… después de ver a dos de los noticieros nacionales más reconocidos, regalando una de sus franjas más importantes a esos que se hacen llamar ejercito del pueblo…

 -¿De cuál pueblo? Me pregunté.

-¿De ese al que secuestran?  ¿Al que le arrebatan sus niños y niñas para reclutarlos en sus filas? ¿Ese pueblo al que han familiarizado de tal manera con el terrorismo, que sus expresiones ya no causan las reacciones que deberían?

Por favor… pongamos los pies sobre la tierra, es totalmente válido y humano que tengamos como objetivo último alcanzar la paz y que ese sea nuestro idilio como pueblo y sociedad que somos. Pero no podemos olvidar que la palabra paz tiene un significado real que es bien amplio y complejo.

¿Qué es la paz? Decir que estamos en un proceso de paz, no lo creo; una paloma, blanca tampoco; transmitir videos alusivos al “ejército del pueblo” en televisión nacional, tampoco.

La paz  es la seguridad, y esta no es una frase mía, tengo que confesar que la leí, pero cuando lo hice pensé: es verdad, la paz en este contexto y en esta realidad colombiana es sinónimo de seguridad.

¡¡¡Que escena de Locos!!!, pensé esa mañana  de finales del 2012parece sacada de Alicia en el país de las maravillas,el ejercito del pueblo en televisión nacional hablando en nombre de los colombianos y de las víctimas de la violencia. Asegurando que su bandera es la de la paz y la igualdad, ¿secuestro?,  ¿ narcotráfico? Estos personajes se venían a dar por enterados en ese preciso momento que estos actos atroces existían, era como si nunca hubieran cometido el más mínimo acto de terrorismo, como si no existieran los testimonios de civiles que estuvieron en cautiverio, o como si no existieran múltiples pruebas de que son: el más grande cartel del narcotráfico.

Y me pregunté: ¿Cómo funciona una mente criminal?, ¿es para ellos algo natural la actitud cínica y prepotente que demuestran en su discurso? Claro que lo es…

Si empezamos los diálogos así, con cinismos, mentiras y sin admitir los errores del pasado, ¿será que tiene algún sentido este dialogo?, ¿se puede confiar en una organización como las FARC?

Pero bueno, parece que no queda más remedio que creerles a unos cuantos bandidos ¿o quizá, ex bandidos? Que ya tantas veces han jugado con nuestras buenas intenciones y esperanzas…

Y así finalizó mi artículo de Septiembre del 2012.

Como quisiera que el gobierno de Juan Manuel Santos y las FARC me estuvieran demostrando, hoy, con hechos, que era la decisión correcta y que ambas partes están sentadas en La Habana con la firme intención de buscar un mejor futuro para los colombianos, pero tal como muchos nos lo sospechábamos, los terroristas siguen dilatando las discusiones centrales del proceso, y es claro el porqué: no tienen ningún interés sincero, son simplemente un cartel del narcotráfico que practica el terrorismo y se disfraza bajo el manto de las antiguas ideas de una guerrilla comunista engendrada en los campos de Colombia, y que tenía su razón de ser…

“El Ejército del Pueblo” sigue presentando su función, aprovechando la carpa de circo que les armo el Gobierno, gobierno que va tras su propia función, en la que el presidente Santos sueña pasar a la historia con un premio nobel de paz, para alimentar su vanidoso ego.

Hoy los señores de las FARC gozan de sus paseos en catamarán por el hermoso mar Caribe, mientras ordenan secuestros al son de la salsa y el aroma de un buen tabaco, y entre el ruido de las maracas siguen controlando sus rutas de narcotráfico y dirigen acciones terroristas contra el pueblo que dicen representar.

Y mientras tanto, ese pueblo pide a gritos que el gobierno deje por un momento el espectáculo del cual es protagonista y voltee la mirada hacia los problemas de hoy: una justicia ineficaz -con altos niveles de impunidad-, un Congreso con bajísima credibilidad, falta de gobernabilidad y ejecución, un sistema de salud que no piensa en sus pacientes, una educación que requiere calidad, un Estado con sus instituciones fragmentadas…

Pero que siga la fiesta, porque lo que es este Gobierno de la Unidad Nacional, se queda, así haya que resucitar a la mismísima Celia Cruz, para atraer más espectadores al show.

 

T.@Dmejiagiraldo

 

 

Publicado en Artículos

Presidente Santos no vaya a suspender los diálogos de paz. El levantamiento de la negociación solo aplazaría el resultado –satisfactorio o no– de ésta, porque con elecciones o sin ellas el resultado de las negociaciones va a ser similar, si no es el mismo: el Gobierno tiene inamovibles y el grupo terrorista está tratando de sacar lo que más se pueda de la mesa claro; y sí, hay que ceder para lograr la anhelada paz.

Ahora bien, ¿de dónde sale la propuesta de suspensión? En realidad la petición viene solo de las toldas ‘uribistas’, porque el Polo Democrático se pronunció a favor de la continuación de los diálogos y, por supuesto, los demás partidos de la coalición también. ¿Y la gente qué quiere? Los colombianos queremos la paz, una paz con el menor número de muertos, para lo que es necesario el proceso. Adicionalmente, está demostrado que los conflictos internos (en el mundo) no terminan por la vía de las armas, sino que es necesario un proceso que permita la transición, procesos que, en algunos casos, han durado hasta de diez años. Por lo que el año que lleva este proceso no es mucho con respecto a los más de cincuenta años del conflicto y al número de años que duran los procesos de negociación.

Los colombianos debemos dejar tanta ligereza y falta de memoria, hay personas que nos intentarán convencer de la falta de legitimidad del gobierno para buscar la paz; que sin cese de fuego no se puede negociar; que va a haber impunidad. A esas personas hay que responderles que a ningún gobierno (de Santos, de Jorge Barón o hasta de Pachito) le puede llegar a faltar legitimidad para negociar la paz, porque buscarla debe ser la máxima de cualquier gobernante colombiano: este país ya no quiere más sangre.

Por otro lado, quienes exigen cese al fuego están desconociendo que casi ningún proceso de paz ha iniciado de esta forma: IRA no dejó las armas para sentarse en la mesa, solo después de un tiempo lo hicieron. Adicionalmente, nadie puede negar que muchos frentes del grupo terrorista ya no dependen del mando central y que por lo tanto esas personas que no están representadas en la mesa no son guerrilleros,  sino vándalos, narcotraficantes y zares de la minería ilegal. El proceso se está haciendo con quienes son dueños de la marca FARC, para después tratar a los que queden como lo que son: terroristas.

Por último, no va a haber impunidad. Lo aseguro no solo porque el gobierno lo diga, es cuestión de nociones básicas de derecho penal, justicia transicional y derecho internacional. Si se aplicara el derecho penal, a ninguno de estos personajes se les podría excluir de la imputación, acusación y juzgamiento de sus delitos, sus rebajas de penas también serían las que contempla el código penal. Si se aplica la justicia transicional –como va a ocurrir–, se rebajarán las penas de estos guerrilleros de tal manera que sea atractivo y viable entregar las armas e ir a una cárcel con el compromiso de que no perderán sus derechos políticos, siempre y cuando no hayan cometido delitos de lesa humanidad, como ya lo advirtió el Fiscal General. Todo esto lleva a que si no se aplica el Código Penal o una verdadera justicia transicional, es decir, si no se administra justicia, la Corte Penal Internacional tendría que intervenir en el país para velar que se cumpla con la normativa penal y ningún gobierno permitirá que se diga que bajo su tiempo en el poder no funcionó la Rama Judicial.

Nos van a tratar de refutar cualquier argumento, porque todo lo del actual gobierno es malo y la paz solo es buena cuando ellos la tratan de conseguir, o ¡ya nos olvidamos de Ralito y los ‘Paras’ (ahora bacrim), o los múltiples intentos de diálogos con las FARC (alocución presidencial autorizando el despeje de Pradera y Florida) y con el ELN del ex presidente Uribe? ¿Ya nos olvidamos de Rodrigo Granda y alias ‘Karina’? También nos olvidamos que eso que dicen que la guerrilla estaba vencida tampoco es cierto, porque desde finales de 2008 (gobierno Uribe, para los que ya olvidaron) las cifras de atentados empezaron a aumentarse de nuevo y por lo tanto estos terroristas nunca estuvieron derrotados como dicen.

Presidente Santos, no vaya a suspender los diálogos y menos cuando quienes así lo desean prefieren el poder que la paz. No lo haga porque estos tipos solo quieren aprovecharse de la mala memoria de algunos ciudadanos en beneficio de sus intereses personales.

Presidente, no se le ocurra levantarse de la mesa, porque los colombianos no estamos dispuestos a aplazar la paz.

Javier Prieto Tristancho

@japritri

Publicado en Artículos
Martes, 15 Octubre 2013 17:42

¿Firma por Uribe?

Comenzó en forma la recolección de firmas para el Centro Democrático. Ya hace algunas semanas, los más cercanos colaboradores del ex presidente Uribe con la camiseta blanca que los identifica y los formatos emitidos por la Registraduría Nacional, decidieron salir a las calles bogotanas en busca de las firmas que les darán su personería jurídica. No he tenido la oportunidad de encontrarme en algún lugar con estos tipos, no los he visto ni he hablado con ellos.

Domingo 9:30 pm

Don Giovanni, que pena llamarlo a esta hora pero es que me llamaron los doctores. No se preocupe, pero dígame, ¿se encuentra bien su salud?. Sí señor. ¿Para qué lo llaman los doctores si su salud está en orden? Me llamaron los doctores del trabajo de Uribe, están buscando gente para trabajar, que don Uribe necesita gente para trabajar. Qué bueno que generen empleo, me alegra mucho eso. Sí señor, pero me dijeron que fuera el martes a la iglesia esa de los cristianos a las 7:30 am. ¿Cuál de todas? Esa de la 30, la grande, la que le roba plata a la gente y usan datafono. No sé cuál sea. Ay don Giovanni la caris… algo. La Carismática Internacional, ya sé cuál es. Sí esa, esos malparidos son severos ladrones, no ve que mi mamá iba y le pedían la de plata. Bueno, ese es su negocio, ellos venden un servicio y los otros lo pagan, es lo básico del comercio. Uy no don Giovanni pero la retumbada esa vaina. Bueno, a mí no me corresponde tomar posición frente a esa actividad, puedo decir que a nadie obligan a asistir ni a aportar dinero. Sí señor, y don Giovanni, usted que me aconseja, voy a esa reunión del martes, o no mejor no, es que la última vez fue puro caramelo. ¿Qué pasó la última vez? Nos citaron también allá, y estaban sus amigos, el gordito chiquito, el costeño, todos ellos, a mí no me saludaron, y habló un señor que como que quiere ser presidente algo así, nos llevaron de relleno, usted sabe don Giovanni que uno no está para perder plata y que lo hagan ir a uno a escuchar a un man de esos pues no es justo. Ellos son buenos tipos, y esos son los gajes del oficio, yo no he hablado últimamente con ellos y no tengo como asegurarle que está vez la intención de la reunión sea laboral, lo único que le puedo decir es que vaya, y conozca de primera mano lo que tienen por decir, eso sí, no mencione mi nombre, a los uribistas no les agrada mi nombre.

Esa noche, en las noticias de la red independiente hablaron sobre la recolección de firmas por el Uribe Centro Democrático. En las tomas pude encontrar el rostro de un hombrecito desagradable, desaliñado, feo, andrajoso. Dueño de un carrito rojo igual de desagradable a su rostro. No me extrañó verlo en medio de los uribistas, como tampoco me extrañaría verlo en medio de los petristas o pidiendo trabajo en el lado santista.  La dinámica de la política solicita interlocutores como este, que busquen orificios en donde se puedan sentir medianamente significativos, mientras los realmente importantes se abren camino en medio de un tumulto de competidores feroces que no dudarán nunca ni tendrán concesiones cuando de pelear por sus aspiraciones se trate. La recolección de firmas a favor del movimiento uribista no se ha sentido, yo por lo menos no he tenido la fortuna de encontrármelos en alguna calle bogotana. Tal vez porque no cubren con eficiencia toda la ciudad, o porque hasta ahora se están organizando, y si tenemos en cuenta que en frente de la organización logística está el señor Juan David Vélez, entonces no sé qué tan efectiva sea la dinámica. En realidad me agrada que el encargado de seleccionar el personal sea este muchacho candidato, desde ya quemado al Senado de la Republica, me agrada porque debo entonces suponer que sus subordinados deben cumplir con algunas especificaciones que nos resulten agradables y convenientes, a él, a algunos de sus compañeros de lucha y a mí, así me toque verlos a lo lejos, así me toque imaginármelos únicamente.

Martes 11:45 am

Don Giovanni, yo me voy de esto. ¿Qué le pasó? Me pusieron a trabajar con un man ahí, y ese man es todo mandón y tiene una esposa gorda, fea y brava. ¿Qué les dijeron? Que nos van a pagar disque $150 pesos por firma, que tenemos que hacer mínimo 8 hojas diarias y que nos van dar $10.000 pesos de subsidio diarios, el sueldo está bueno don Giovanni pero es que trabajar con ese man no aguanta. Hombre, tenga paciencia, trabaje con ánimo, y aguántese al pisco ese, hágalo sentir importante, a él le gusta eso. ¿Y estohasta cuándo va don Giovanni? Hombre, yo no estoy al tanto de las decisiones de ese grupo de trabajo, lo que yo le diga sería especulación. Y por qué no trabaja con Uribe don Giovanni, ese man tiene mucho respaldo y fijo gana. Porque Uribe es un político que le debe muchas respuestas respetuosas y claras al país, respuestas que no ha querido dar y eso pone en duda la honorabilidad de alguien tan cuestionado como él, con su trayectoria, con su historia. ¿Usted sí cree don Giovanni que saquen presidente? Absolutamente no, no tienen cómo, y ellos lo saben, ellos son racionales y entienden que ninguno de sus precandidatos tiene opciones para dar la pelea en las urnas, ellos saben eso. ¿Ninguno de verdad? Oscar Iván Zuluaga podría ser un buen candidato, pero su estrategia carece de efectividad, además de estar rodeado de ineptos, y de competentes muy celosos de sus reconocimientos personales, eso hace que no logren ser un equipo compacto, que yo me entere de estas cosas es una prueba que están fragmentados. ¿Y de todos sus ex amigos quien es el que manda? Yo creo que ni siquiera ellos lo saben, porque todos deben tener la intención de ostentar alguna responsabilidad que les dé respeto y superioridad. Hace un tiempo el señor Uribe decidió que su representación en el comité de recolección sería un tipo joven, muy allegado a él, uno que se ha dedicado a acompañarlo a cuanto evento y reunión decide asistir. Esa decisión causó molestia en otros jóvenes que siempre han querido trabajar con esmero para el señor Uribe, y aseguraron que no era justo trabajar para hacerle campaña al otro muchacho. Pero aun así hoy están recogiendo firmas. Yo le puedo asegurar que el esfuerzo debe ser enorme, internamente están completamente maltratados. ¿Pero entonces don Giovanni, el doctor Uribe a quién apoya a Pachito, Zuluaga o al otro? Uribe es un zorro, él sabe manejar a la gente, pero su apoyo está con Oscar Iván Zuluaga, pero los medios, los empresarios y las encuestas están con Pachito. ¿Entonces que van a hacer? Ya Uribe tomó la acertada decisión de no hacer consulta, ahora van a elegir al candidato del uribismo a dedo como dice Pachito, y a lo que él se opone porque sabe que elegirán a Zuluaga. El doctor que nos va a pagar, uno como gordito, de apellido Vélez, que es como raro, ¿es verdad que es candidato al Senado? No es raro hombre, es gay, solo que él no lo acepta, yo he intentado por medio de mis columnas, hacerle entender que ser gay no es una condición vergonzosa ni que exija reserva alguna, le he dicho que ser pasivo y loca es tan legítimo y respetable como ser uribista, si él es feliz entonces que se haga en la posición que más disfrute. Y si es candidato al senado, aunque en un puesto pendejo, cualquiera que esté después del número 15 debe estar seguro que su intención de llegar al senado es imposible. A él le gusta pedir firmas anunciando su candidatura, así la gente no sepa quién es él. Si yo estuviera en su lugar buscaría el voto gay, es un voto que está abandonado y él podría encarnar sus demandas y defenderlas con el mismo ánimo que defiende las uribistas. Usted don Giovanni por que no se lanza a algo, yo voto por usted. Eso dejémoslo para otra conversación si le parece bien. Sí señor, usted me perdona tanto interrogatorio pero como yo poco de política, me gusta preguntar y preguntar. No se afane. ¿Firma por Uribe? No señor, yo no firmo por ese señor.

La tarea del grupo de recolectores de firmas y de sus coordinadores no es fácil, tampoco es completamente difícil. Van a necesitar constancia y mucho trabajo, además de elegir con inteligencia los puntos y la hora en que decidan solicitar las firmas. Yo les deseo suerte, les deseo éxitos, aunque poco les importe, los entiendo. Espero verlos pronto.

Si necesitan formularios, hay por ahí un carrito rojo desvencijado y equipado con GPS y algunos accesorios más que lo harán fácil de identificar, ese carrito les facilitará información.

 

Giovanni Acevedo

Twitter: https://twitter.com/Giovanni_Bta
Facebook: 
http://www.facebook.com/giovanni.acevedo.5454
Fan Page: 
https://www.facebook.com/pages/Giovanni-Acevedo/109540275732024?fref=ts

Publicado en Artículos
Página 1 de 2

Círculo de Amigos