Sin duda, las nuevas tecnologías de información y comunicación componen una lógica comunicativa, caracterizada por ser totalmente diferente respecto a los medios tradicionales. Tenemos la posibilidad de romper espacios y acceder al lugar del emisor. Además, se evidencia una multiplicación de fuentes de información. Estos medios se han convertido en espacios en los cuales se proponen debates y diferentes posturas sobre temas de debate público, lo cual ha transformado considerablemente distintas esferas como la política. De este modo, todos los aspectos de la vida cotidiana, las expresiones artísticas y perspectivas sobre el orden político y social tienen un lugar importante en la Red.

Por otro lado, para algunos políticos, invertir en una cibercampaña ha sido una gran puerta para su victoria. En Colombia, Antanas Mockus fue el candidato a la presidencia con mayor popularidad en las redes; sin embargo, no fue suficiente para salir victorioso. Por tal razón es conveniente cuestionarse sobre las características que debe tener una exitosa campaña y sobre todo, si debería aplicarse en todos los casos. Y desde el punto de vista de los ciudadanos, las cuestiones serían: ¿Qué nos mueve a votar, si tenemos claro que nuestro voto individual no hace una gran diferencia? y ¿Qué nos impulsa a plantar nuestras opiniones sobre política en Internet? La pertenencia que queremos tener en diferentes grupos y el dominio de las redes podrían ser la respuesta.

La política actual, que se realiza en el ciberespacio, tiene diferentes efectos, por ejemplo, el seguimiento que los ciudadanos pueden llegar a hacerle a un político obstaculiza la posibilidad de que mienta. Además, las nuevas tecnologías nos acercan a esa idea de democracia deliberada, los debates políticos se caracterizan por su rapidez y el ciudadano adquiere poder al convertirse en un ser participativo, que tiene la capacidad de ampliar sus relaciones y romper con un orden jerárquico. Los medios de comunicación, mientras tanto, luchan por mantenerse y adaptarse a los nuevos modos de hacer política.

T.@lau94rodriguez

 

Publicado en Artículos
Jueves, 19 Junio 2014 00:07

Y en política se muere más de una vez

 

Al parecer en Colombia próximamente se calificaría al ejercicio de hacer política, como una actividad de alto riesgo y es que no es para menos el calificativo, pues en este país resulta ser de valientes quienes se atreven a proponer ideas transparentes, comprometidas y diferentes.

Pero también es una lástima que la premisa de querer luchar por los más vulnerables y propender por un verdadero bienestar general, pasó al olvido en quienes practican una forma de política que termina siendo más peligrosa que la misma omisión de practicarla por miedo, la politiquería.

Estos son quizá, los dos grandes monstruos que se comen las oportunidades en el país, el constante miedo por marcar la diferencia y una macabra politiquería que corrompe el significado ideal de hacer política.

Por esas razones, es común ver a jóvenes decepcionarse de este gremio, pues existirán fuerzas que querrán callar a tiros a los que piensen diferente políticamente, o lo que también es lamentable, un grupo de personas manipularán líderes sociales para influenciarlos en prácticas que buscan beneficios particulares a costa del manejo indebido de los recursos públicos.

Pero a pesar de los pesares, vale la pena volver a darle un valor a la política, hacer de ella algo respetable y honorable, retornar al ejercicio de servir a los más vulnerables, incitar la esperanza y luchar para que la paz retorne la tranquilidad y progreso a esa parte del país olvidada y maltratada por la violencia, el campo.

Por todo esto me atrevo a decir que en política más vale morir las veces que sean necesarias, pero más vale morir por causas que así lo merecen. De este modo desde la Fundación Jornal, trabajamos por la niñez y la educación de los niños del campo tolimense, nos arriesgamos a hacer las tareas que le corresponden al Estado, llevamos la paz a través de bibliotecas y logramos que los más pequeños vuelvan a soñar con ser astronautas, profesores, veterinarios y demás profesiones que fueron desplazadas por la única opción de entrar a la guerra.

Sin duda alguna y con el propósito de volver a darle un sentido digno al ejercicio de servir a los demás, pertenezco a ésta organización que lo da todo por los más vulnerables, que le apuesta a una educación para la paz y que sin decirlo, demostramos la verdadera forma de hacer una política joven, transparente y sin miedo.

Con determinación seguiré trabajando con el alma y el corazón para que los niños tengan un libro y no un fusil en su mano.

T.@Lore_Castaneda

 

Publicado en Artículos
Viernes, 13 Junio 2014 09:02

El apoyo de Antanas Mockus

Todavía recuerdo la sensación que vivimos los más jóvenes con la candidatura presidencial de Antanas Mockus para el período 2010 – 2014. Recuerdo el estribillo de las canciones de sus propagandas políticas “Llegó el día; llegó, llegó; llegó el día llegó, llegó. Abran las ventanas pa’ que entren Antanas y el sol”. También los girasoles y las camisetas verdes.

Por primera vez en mucho tiempo, nos sentíamos identificados con las propuestas de algún candidato, en la que su bandera era la educación, erradicar la corrupción y el clientelismo. Creímos que él si era capaz de acabar con todos estos males, que sus palabras no se iban a quedar en palabras; en él vimos, lo que nunca hemos visto en otros candidatos, vimos que él era diferente a todos, vimos que él si era el indicado para darle otro rumbo al país. Tuvo una gran acogida en redes sociales y nos alcanzamos a ilusionar con su triunfo.

Infortunadamente esto no pasó, de un momento a otro todo se desplomó, ¿Por qué? Porque no contó con la suspicacia del actual mandatario Juan Manuel Santos, porque para sobrevivir en la política colombiana se necesita de esa mal llamada “malicia indígena”. En los debates electorales sí que se vio eso y más adelante ganaría las elecciones con una votación nunca antes vista. Mockus ganó sólo en los departamentos Facebook y Twitter.

Sin embargo, estas elecciones han sido muy diferentes a las pasadas; lo único que han despertado en los jóvenes y en la sociedad en general ha sido vergüenza y repudio, lo cual se reflejó en los resultados de la primera vuelta electoral con tan baja votación. La gran mayoría de ciudadanos no sabemos cuáles son sus propuestas y para identificar y resaltar a los candidatos, lo hacemos muy fácil: por un lado está el candidato de la mermelada que quiere hacer la paz y por el otro el candidato de las chuzadas que quiere continuar con la guerra.

Las elecciones en curso giran en curso a un tema: la paz. Y aunque la sociedad no tenga conocimiento de los temas que se han pactado en el proceso de paz en La Habana, sabemos que es fundamental llegar a un acuerdo; para no tener que ver más muertos, ni más soldados heridos, ni más niños en la guerra, ni más familias desplazadas, ni más violencia.

Antanas Mockus ha decidido apoyar este mismo proceso, y por eso ha aparecido en una propaganda de televisión invitándonos a votar y a ser partícipes de este proceso democrático por una Colombia sin guerra. A pesar de las diferencias políticas que puedan existir entre Juan Manuel Santos y Antanas Mockus, lo bueno y lo malo; él ve que la paz es lo más importante, por encima de los demás problemas del país y del rumbo que lleva. Por el contrario del senador Jorge Enrique Robledo o el mismo Enrique Peñalosa que decidieron dar un paso al costado en un tema tan trascendental.

Él ha tomado la decisión de apoyar la gestión de Juan Manuel Santos y de votar por una posible solución al conflicto armado que ha durado más de 50 años. Esta decisión nos demuestra que debemos empezar por superar las diferencias, aceptar las cosas buenas de los demás y unirnos para conseguir nuestros objetivos. Esperemos que esta decisión sirva para lograr la paz que tanto anhelamos.

@Joseph_and24

Publicado en Artículos
Viernes, 13 Junio 2014 08:21

Lo que tenemos que elegir

 

Contraposiciones, eso es lo evidente por parte de los candidatos. Promesas y propuestas nos dan a conocer en medio de un debate que termina siendo un show. La búsqueda de la paz que ni siquiera hay entre los candidatos. Economía, seguridad y salud, son los principales temas para “alcanzar” una calidad en cada uno de estos aspectos.

Zuluaga quiere ser el presidente de los jóvenes y es chistoso, porque lo evidente es que muchos de nosotros no votaremos por él y sobre todo, nos genera un gran inconformismo. Afirma que no hay una política agropecuaria. Quiere perfeccionar los tratados de libre comercio que ya han hecho y que más bien, ya han afectado a millones de campesinos y a la industria Colombiana. ¿Qué quiere perfeccionar?

Los dos quieren paz. La paz, nace desde cada persona ¿Cómo puede vivir en paz una persona que no ama lo que hace? Alguien que lucha para llegar a tiempo en medio de un inmenso caos, que corre al compás de un reloj, quien vive esperando un fin de semana para olvidar por dos días lo que odia hacer. Eso no es paz y tampoco es paz negociaciones que nunca han dado resultados efectivos.

La seguridad, “se ha retrocedido en seguridad ciudadana porque se pierden jóvenes”. Jóvenes que se están perdiendo en las filas del ejército, prestando un servicio militar obligatorio. Prometen generar empleo, ójala estos empleos sean bien pagos, un mínimo que permita cubrir necesidades básicas. Una salud digna, donde no debamos pedir citas con meses de anticipación para que nos receten acetaminofén.

Lo cierto es que Colombia quiere y necesita un buen presidente, alguien que ejerza su poder de la mejor manera posible. El cual brinde empleos con salarios y condiciones dignas. Paz, una economía buena y estable. Excelente servicio de salud, buena educación y sobre todo, igualdad.

@VickyCa27

 

Publicado en Artículos
Viernes, 06 Junio 2014 16:16

Apatía política

¿Para qué votar por esa manada de corruptos?, ¡Ya estamos cansados de lo mismo!, ¡Nunca cumplen nada de lo que dicen!, ¡Ladrones! Seguramente más de uno ya ha escuchado estos reclamos de los jóvenes cuando se les pregunta respecto a la politica colombiana. Pero lo que realmente debemos preguntarnos es ¿Cuánto puede afectar a la sociedad que nuestros jovenes no sean participes de la politica? ¿Quiénes son los responsables de que la situación esté así? ¿Por qué asociamos a los politicos como una figura negatativa?

Según una investigación desarrollada por la Universidad de los Andes (ver), los jóvenes tienen un concepto diferente de política, a lo que podría llegar a pensar una persona adulta, pues los jovenes en su mayoria, entienden que unicamente se refiere al Presidente de la República, a los gobernadores, alcaldes y ministros, tambien es asociado con la corrupción, al poder de unos pocos y a salir en televisión. 

Así que para aclarar un poco un tema de diversas opiniones, aprovechando también la época de elecciones, consultamos al docente de la Universidad Central Álvaro Forero Navas, abogado de la Universidad Externado de Colombia, especialista en Gestión Pública y Magíster en Filosofía del Derecho; funcionario público y docente universitario por más de 20 años.

 

José Lezama (JL): ¿Por qué razón los jóvenes son tan apáticos con la política?

Alvaro Forero (AF): Es notable la apatía de los jóvenes a la política, la atribuyo principalmente a dos factores: primero, la política en sí misma es una disciplina difícil, compleja, la política implica una observación de largo plazo sobre el comportamiento humano. Los jóvenes, por sustracción de materia no tienen esa experiencia, que solamente se adquiere a través de los años y la observación. A veces, puede ser fatigante, es mirar lo que ocurre no sólo en nuestro país, sino en otros países y realizar un análisis comparado. En la política no hay genios, porque en la política lo que se requiere es el conocimiento de la acción humana, observar la acción humana, y eso requiere tiempo. En general, lo difícil de la política es el razonamiento político.

Segundo, es más una cuestión cultural y pedagógica. Es la incapacidad de las generaciones precedentes para hacer partícipes a los jóvenes en la política, para seducirlos, y tiene que hacerse dándole las posibilidades de empezar a opinar y a atender sus opiniones. Han fallado los partidos políticos y las instituciones educativas, porque no brindan los espacios de comunicación, debate y deliberación.

Una posible solución sería combinar una doble estrategia, una de seducción o pedagogía y otra de paciencia. También la participación debe recorrer un camino, sería un error entregar puestos de elección popular a las personas que aún son muy jóvenes, porque estos puestos requieren que las personas tengan un cierto bagaje y experiencia, pero finalmente hay que vincular a los jóvenes a la participación en la política.

(JL):¿Los jóvenes también tenemos algo de responsabilidad por esta situación?

(AF): Hay que vincularlos afectivamente, sentimentalmente, que entiendan que es el país de ustedes, los jóvenes, así en este momento no puedan tomar decisiones o participar definitivamente en las decisiones, pero ese es un proceso, y tienen que apersonarse lo más pronto posible de los retos y desafíos que tiene el país; que es muy hermoso, con muchas posibilidades, pero también con muchos problemas y en la medida en que los jóvenes asuman las responsabilidades de su propio país, pues quizás las cosas puedan mejorar. Los ciudadanos y jóvenes tienen un compromiso ético y moral con el país de sus ancestros, padres y un deber con las generaciones por venir.

 

(JL): ¿Cuál es su opinión frente a las propuestas de los candidatos presidenciales?

(AF): Hay de todo, las campañas políticas tienden a la simplificación por razones de tiempo y comprensión, no hay tiempo para explicar todo y la gente no va a entenderlo todo, porque muchas de las soluciones son muy complejas. Pero hay claro, tesis y planteamientos que merecen ser atendidos, por ejemplo el tema de la paz, las víctimas, ley de tierras, desarrollo minero, el tema ecológico, temas centrales de la economía y del país, y hay que acercarse al tema estudiando.

(JL): ¿Qué pueden hacer los jóvenes para las elecciones que se avecinan?

(AF): La única manera que un joven tenga el suficiente criterio para poder elegir a un candidato es leyendo, estudiando y participando, es como aprender a nadar, la única forma de aprender es metiéndose al agua, no puede haber un aprendizaje teórico del nado, así como no se puede aprender política sino participando, opinando y compenetrándose con el debate y con la discusión.

(JL): ¿Qué piensa del voto en blanco?

(AF): No estoy de acuerdo, no resuelve el problema, en el mejor de los casos pospone una decisión, si el voto en blanco ganara habría que buscar nuevos candidatos, ¡Pero es que nosotros tenemos los candidatos que son! esa es la realidad de nuestra política ¿De dónde vamos a sacar otros candidatos? ¿Vamos a improvisar? Los nuevos candidatos que se presenten van a tener los mismos vicios de los anteriores. Yo no creo que la política se pueda dividir entre unos buenos, puros y transparentes y unos viciosos, tramposos y corruptos, eso no existe; el mundo bipolar no existe, todos tienen unas cosas y otras, no estoy de acuerdo, es posponer una decisión y es un argumento maniqueo, no puede ser la política de los buenos y de los malos, hay que escoger entre los que están, hay que participar en el debate.

(JL): ¿Qué les recomienda a los jóvenes?

(AF): Opinar, participar en la toma de decisiones, la política es un proceso de muchas aristas, y no se puede aprender de otra manera que no sea participando, opinando, escribiendo, estudiando. El mayor compromiso político de los jóvenes es estudiar con verraquera. 

Publicado en Artículos
Miércoles, 12 Marzo 2014 21:57

Análisis de elecciones congreso 2014

Esta semana en Palabras mass analizamos lo sucedido en los pasados comicios al Congreso en Colombia con: Marcela Escandón Vega, Hernán Cadavid Márquez, Sebastián Gómez y Alberto Diaz 

Publicado en Artículos
Lunes, 03 Febrero 2014 22:09

Ceguera

No soy capaz de estar pendiente, de cuidarla, ni mucho menos de cumplir sus caprichos. Seamos realistas. Siempre todo termina mal, con recriminaciones o sermones de una de las partes, generalmente del más débil. Se juega en un terreno de promesas y termina siendo falso todo lo que se dice porque nos acostumbramos a vivir entre máscaras. En ese primer encuentro, en vez de mostrarse tal cual, terminan creando un perfil actuado como en cualquier telenovela mexicana o venezolana y en la realidad no se parecen a nuestra ninfa o galán, sino por el contrario tiene la bella costumbre de limpiarse la boca con el mantel, pues nos dejamos desbordar por nuestros deseos visuales y gustos bestiales.

Al principio nos enceguecemos y creemos que todo es maravilloso, todo es color de rosa. Algunos nos ilusionamos como infantes inmaduros creyendo que alguien puede transformar nuestra realidad, que sería lo ideal. Llegamos a tal punto que hacemos cosas que jamás pensamos hacer, esfuerzos inútiles que se valoran poco y que recordamos luego con algo de risa. Sin embargo, muchos no entienden la palabra “compromiso” y terminan traicionando lo que dicen y es cuando caen en la deslealtad, dejando un sabor agrio, relegándonos al papel de ingenuos, poco inteligentes y hasta tontos; olvidando que son nuestras acciones las que nos definen pretendiendo luego regresar como si nada hubiera pasado reclamando nuestra lealtad nuevamente.

Parecemos adolecentes. Nos dejamos empalagar con palabras que se las lleva el viento, que no salen del corazón sino de la ocasión. Poco importa cuando no se es correspondido ya que en definitiva no será importante para las partes, lo realmente complicado es cuando una de estas pone su fe en la otra. Siempre es primordial tener claro en qué terrenos se van a manejar las relaciones, de lo contrario se entrega uno a los peligros cardíacos o neurológicos. Una vital decisión para que luego no se vaya a sentir frustrado por las expectativas no cumplidas.

Algunos dicen que las malas experiencias ayudan a madurar. Si fuese así, yo ya sería un hombre maduro. Es como cuando me piden el cronograma de mi vida, que se mida por metas y resultados, que de lo contrario seré aún más fracasado. ¿En qué instante te dejaste arruinar, betico? Y es que cuando compartimos con los otros involucramos costumbres, valores y demás arandelas que son innatas en el ser humano, pero seamos realistas, yo no soy de los cuadros sinópticos y desconfío de los ajedrecistas.

Porque un juego que involucra a dos personas, tiende a crear una ceguera en alguna de las partes, tanto en el amor como en la política, creemos estar con la mejor persona del mundo y nos enceguecemos sin mirar los defectos, creemos que el otro es un mar de virtudes. Lamentablemente no cuidamos lo que queremos, como nuestro país, donde existe una ausencia de amor por lo nuestro. Debe ser porque se nos acabó la fe en nuestros dirigentes, quienes se ufanan de ser los más estudiados e intelectos, pero que en el fondo continúan llevando a Colombia ciegamente al abismo. 

Publicado en Artículos
Miércoles, 08 Enero 2014 00:14

Cuando la opinión es un delito

Las garantías para el ejercicio de la oposición política en Colombia están amenazadas. En realidad, nacieron muertas. Se agrava esto cuando tampoco hay garantías para la opinión, mucho menos para la investigación científica y académica; luego, hablar de democracia en la Colombia de Juan Manuel Santos, es hablar de otro falso positivo más en cabeza suya.

El 2013 fue el año de la movilización social, pero pese a que significó un repunte importante para la protesta callejera y para las organizaciones populares, también a estas les costó caro. Los dardos fueron de todo tipo. Dieciséis (16) muertos y doscientos sesenta y dos (262) detenidos, tan solo en el marco del Paro Agrario y del Catatumbo. A ello hay que sumar un sinfín de persecuciones y señalamientos, lanzados por el propio Santos y su ministro de defensa en contra de las organizaciones que impulsaron la movilización social en 2013.

Nada sorprende. Generalmente un doble discurso es una doble moral. Los poderosos de este país, y Santos es uno de ellos, saben bastante de eso. A la vez que se habló en La Habana, durante la primera mitad del año, de democratizar el acceso a la tierra, se impulsó la ley de baldíos en consonancia con el manejo concentrado de ésta que hoy impera; y mientras en la segunda mitad del año se habló de garantías para la participación política, se reprimió la protesta ciudadana, se destituyó al alcalde Petro, se le dieron plenos poderes al Procurador en respuesta a la tutela interpuesta por Piedad Córdoba, y además se apresó Huber Ballesteros -miembro del Comité Ejecutivo de la CUT, vicepresidente de Fensuagro y vocero de los campesinos en medio del Paro Agrario- y, ahora, al profesor universitario y dirigente social, de toda la vida, Francisco Toloza, miembro además de la dirección nacional de la Marcha Patriótica.

La “combinación de todas las formas de lucha”, de la que tanto se acusa a la izquierda colombiana, la viene aplicando el régimen desde hace bastante tiempo. Participan en elecciones, pero además compran y venden votos, también persiguen, destituyen, inhabilitan, desaparecen, matan… y encarcelan, es decir, matan dos veces. De ello surgen varias consideraciones. Quizá la más importante y significativa tiene que ver con las posibilidades democráticas que hay en Colombia para construir un proyecto alternativo de nación. Si en el país se pretende avanzar realmente hacia la reconciliación y la paz, el lenguaje del odio, es decir, la política a través del miedo, deberá desaparecer. El discurso del terrorismo, que tiene tras sí una larga lista de cuestionamientos académicos y políticos, no puede servir para descalificar al contradictor político en una democracia.

Hoy las paradojas saltan a la vista. El gobierno prefiere financiar reclusos que estudiantes, aún cuando los primeros le cuestan $5.425.000 al año, mientras que a los segundos les invierte apenas la mitad. Además, no solo le quita el presupuesto a las universidades, también autonomía, les cercena la libertad de cátedra y… les quita estudiantes, como tantos que han sido asesinados, exiliados y encarcelados. También les quita docentes. Claro, no sólo con la política educativa en la que hay más profesores de hora cátedra que de planta, sino también apresando y señalando perspectivas críticas como las que han defendido desde las aulas, los pasillos y las cafeterías universitarias muchos, así como Francisco Toloza, quienes encuentran sus delitos en la opinión, en la participación en política, en el ejercicio del derecho a protestar y a disentir. Es decir, en aportar desde la academia a la construcción de un mejor país, en el que, mínimamente, la opinión no sea un delito.

Seguramente la coyuntura electoral que se avecina, tratará de obviar muchas de las discusiones de fondo que se abrieron en 2013, pero lo que es cierto es que deberá servir para reflexionar sobre la existencia misma de la democracia. Quedó agendado en La Habana convocar un debate sobre el estatuto de la oposición, pues habrá que iniciarlo cuanto antes y la primera garantía debería ser el cese de la criminalización del pensamiento disidente y necesariamente tendrá el gobierno que dar gestos de buena voluntad. El más sincero de todos, sería la libertad de las y los presos de conciencia. 

Nota: ¿Será que la CIA también ayuda a construir y emplear bombas inteligentes contra los dirigentes sociales?

@FernandoVeLu

Publicado en Artículos
Miércoles, 08 Enero 2014 00:01

Creo en Arauca

Hacer frente a los desafíos de hacer política en Colombia cada vez toma más pasión a la hora de involucrarse directa o indirectamente. Primero que todo mencionaré los errores de la opinión pública cuando toca en su lenguaje el quehacer político, la expresión hacer política  es una falacia, usted y yo somos políticos desde el momento que fuimos concebidos, con el simple hecho de necesitar el apoyo del otro en el proceso de concebir  vida desde cuando le pedimos alimento placentario a nuestra madre, porque la opinión pública que al mismo tiempo puede ser publicada o no,  oscurece las conversaciones del ciudadano de a pie que está interesado en aplicar a sus derechos civiles y políticos?

Afortunadamente soy un hombre libre, al mismo tiempo me capacité en Medicina especializada, el avance de ir a la escuela (llámese a todo espació de formación) resulta en instruir el espíritu crítico y reflexivo de las acciones del colectivo y del sistema político liderado por el  Estado bajo la figura hobbesiana, es la situación real del Estado Colombiano, existe una antropofagia entre hermanos y aun mayor cuando Papá Estado no atiende a los auxilios de los hijos, en palabras más palabras menos nos deja morir o el mismo nos puede devorar como un leviatán, todo por la representación.

Por tal motivo diferencié  entre la política y político para iniciar un nuevo proyecto de vida que con más de  10 años  de  sentimientos y pensamientos en positivo he podido materializar, anhelo representar a la comunidad de habitantes del Departamento Arauca en cámara baja, porque Jair Cedeño tiene el cambio radical, los invito a estudiar un proceso político alternativo, responsable   y seguro con la renovación.

“Son muchos los que buscan favores del gobernante;

¡Todos son amigos del que da regalos!, por eso a  Dios gracias soy libre.”

                                                      Jair Cedeño 103 Cámara. 

Publicado en Artículos
Lunes, 30 Diciembre 2013 09:40

Mis aguinaldos

Acaece este año y muchas historias que contar. Uribe y Santos protagonizaron su divorcio definitivo, renunció el Papa Benedicto XVI y se eligió a Francisco, fallecieron Chávez y Mandela, el "tal paro agrario" que según el presidente Santos no existió, los penes que multiplicó Jesús según el presidente Maduro, los narcocassetes de Pastrana, murió Carranza sin que la justicia lo tocara, se dejó de importar el sombrero vueltiao haciendo por fin este Gobierno un acto digno y heroico protegiendo por lo menos este símbolo colombiano, Francisco Santos, un Rebelde Con Causa, fue menospreciado en el Centro Democrático y como consecuencia hizo un mes de silencio haciéndole un bien a la patria, el procurador Ordoñez inhabilitó a Petro por 15 años y, lo más importante a mi parecer, los diálogos de paz siguen avanzando entre yates, participación política y demás arandelas que permitan poner fin al hecho de que los colombianos nos sigamos matando.

Decidí hacer algunos regalos este año, entre ellos le obsequié a nuestra justicia una venda para que pueda continuar el próximo año trabajando como lo hizo con el caso de Carranza en el cual tuvo que interceder la ‘justicia divina’, al Partido Liberal le proporcioné un acuario para que sus delfines puedan continuar moviéndose con destreza, siendo el más destacado y avanzado, sin lugar a dudas, Simón. Su papi le da lecciones de moral con los expresidentes y los narcocassetes y su hijo responde suministrando avales a personas con dudosa reputación que heredarían los votos de los paramilitares (ver lista). Al Partido Conservador le sería útil un catre para compartirlo con el senador Gerlein, quien encabezará la lista al Senado. En términos del Senador, diría que es ‘excremental’ que no haya otro líder que renueve las banderas azules.

Al Partido de la U, en cabeza del presidente Santos, le regalé un babero para que su mermelada no termine empalagando aún más el malestar social que vivimos. Al Uribe Centro Democrático le obsequié una maleta para que Uribe pueda guardar sus muñecos en sus actos de ventrílocuo de moral y ética. Al Polo Democrático le di una pastilla para la memoria para que sus principales lideres no solo miren la espiga en el ojo ajeno, sino en el de ellos mismos. Al Partido Verde les entregué oxigeno para que puedan aclarar sus ideas entre tanta amalgama de política tradicional. A los expresidentes les dejé a cada uno la flor del ego porque cada uno trata de defender su pésima administración responsabilizando a su antecesor.

Acaba 2013 entre buñuelos, natillas, tamales y demás arandelas que son típicos en esta época decembrina con un ajuste de 26 mil pesos en el salario mínimo que para algunos es histórico y muy bueno para el país, mientras que para otros no es proporcional para la calidad de vida que merecen los colombianos. Lo que es claro es que en 2014 habrá elecciones y es importante recordar que si realmente queremos que esto mejore debemos estar pendientes no sólo del grupo en el que quedó la Selección Colombia en el mundial, sino de quiénes van a gobernar a este país los próximos cuatro años. Ojalá esta vez demos una señal de madurez política dejando por fuera aquellos que creen que la política es para satisfacer una utilidad personal.

A ver si por fin nos alejemos de tanta trampa, engaños, corrupción y más corrupción que es lo que hace que este país continúe en retroceso. Pero ¿cómo escoger bien cuando nuestros conciudadanos se entretienen entre tanto espectáculo y poco les importa la política? Las próximas generaciones sufrirán las consecuencias de nuestra pasividad, incompetencia y del corrupto que llevamos dentro cuando vendemos nuestro voto por la razón que sea dejando que  las políticas publicas nos afecten los 365 días del año porque cuando este martes estemos dando el feliz año, entrará en vigencia la ley que aumenta la edad de jubilación a los colombianos siendo imposible de alcanzar. Ese es el feliz año que nos merecemos los colombianos

@betodiazb

Publicado en Artículos
Página 3 de 6

Círculo de Amigos