Sábado, 11 Febrero 2017 17:55

Bogotá para Dummies

Por: Andrés Gutiérrez Serna

Por estos días la izquierda se confabula bajo la égida de los adornos más perniciosos de la constitución de 1991 “la revocatoria”, es necesario dar una luz de esperanza a ese 33% de bogotanos que aprueban sin desdén una administración Distrital que se enfoca en demostrar que la vocación de servicio, va más allá de pujas políticas y de lo que denominó Moisés Wasserman -la inmadurez democrática- expresada en la polarización de una sociedad que requiere con urgencia un cambio de chip. Esa luz de esperanza, es de cabal importancia mantenerla encendida bajo hechos concretos planteados desde el Plan de desarrollo territorial para Bogotá 2016 – 2020. Y para que la insensatez del progresismo y sus amigos no se tome esto de juerga, es necesario aplicar el termino dummie para explicarlo.  

El Equipo por Bogotá: reconoció desde un primer momento que la ciudad debe potencializar su habilidad para promover, atraer y retener el talento. Así, será posible en unos años ser líderes en la región como lo es Buenos Aires, Argentina, al propiciar entornos competitivos en los que se gesta la prosperidad que aplican las grandes ciudades globales como San José en Sillicon Valley y Seúl en Corea del Sur. Eso demuestra que Bogotá quiere ser parte del escenario mundial, en donde las ciudades son reconocidas como la representación del carácter conflictivo y apasionado de la humanidad, por innovar y consolidar una mirada auténtica de lo que es el futuro.

Adicionalmente, Bogotá desde una mirada disruptiva desconoce que es una ciudad capital que quiere implementar un proceso de modernización tal, que diferencie al territorio como un lugar condicionado por un sistema complejo de necesidades humanas que tiene comofinúltimo;habitarel espacioyainventado,asimilarlasinnovaciones,lasideasylos comportamientosyaestipuladospor personasdentrode lahistoria.

Finalmente, no hay que ser nominado por The Huffington Post como uno de los mal llamados mejores alcaldes del mundo para preguntarse al unísono ¿qué hace una ciudad inteligente? Comparte, reutiliza y coopera. Comparte información para que exista una ciudadanía más informada sobre sus derechos y deberes al momento de velar por el respeto del carácter de lo público. Reutiliza el espacio urbano para concientizar a la ciudadanía de que la ciudad es la gente y la gente crea la ciudad y, finalmente, coopera como mecanismo de progreso y desarrollo que promueve el bienestar colectivo, consolidando estructuras funcionales guiadas por la participación, la creatividad y la interconexión.  

Es por eso, que aunque estén confabulándose contra la actual administración distrital de Bogotá !Tú, tranquilo¡ no hay por qué desvelarse. Los caballitos de batalla del petrismo y sus amigos no darán frutos, si como ciudadanía reconocemos a viva voz que son prácticas de planificación, gestión y financiación del desarrollo urbano, que deben ser respetadas para hacer de Bogotá, una ciudad mejor para todos.

Twitter.@Andys_US

 

 

Publicado en Artículos
Martes, 21 Junio 2016 11:31

Plan desarrollo Bogotá

Hablamos del plan de desarrrollo del alcalde Enrique Peñalosa, <mejor para todos> con Natalia Rivera Q, Nicolas Vega Jimenez, Daniel Rojas Medellin www.radioamigainternacional.com #‎PlanDeDesarrollo Dirige. Alberto Diaz

 

Publicado en Artículos
Miércoles, 16 Marzo 2016 11:56

Los primeros días del Alcalde Peñalosa

El plan de Enrique Peñalosa para los primeros días de mandato ha provacado diferentes opiniones en temas como movilidad (TransMilenio), reserva van der hammen entre otros, los concejales Manuel Sarmiento y Lucia Bastidas se dieron cita en Palabras Mass junto con Jorge Camargo y Lorena Castañeda para poner de relieve sus puntos de vista.

Publicado en Artículos

 

PalabrasMass

En  el recorrido con los precandidatos y candidatos a las alcaldías en el país. En ésta ocasión con Antonio Sanguino, Co presidente del Partido  Alianza Verde candidato de gran recorrido, pero ¿cómo se situará ante las alianzas por conseguir la Alcaldía?, ¿mantendrán su independencia o por el contario terminaran realizando acuerdos? PalabrasMass por Radioamiga Internacional

 

 

 

Twitter. @palabrasmass

Publicado en Artículos
Jueves, 23 Abril 2015 22:13

Elecciones En Palabras - David Luna

 

PalabrasMass

En  el recorrido con los precandidatos y candidatos a las alcaldías en el país. En ésta ocasión con David Luna, quien cree en la paz 100% y cree que Bogotá merece un buen gobierno, fue lo que dijo David Luna en entrevista al programa PalabrasMass por Radioamiga Internacional

 

 

 

Twitter: @palabrasmass

 

 

 

 

 

Publicado en Artículos
Sábado, 11 Abril 2015 11:49

Elecciones En Palabras - Hollman Morris

PalabrasMass

 

Comienza el recorrido con los precandidatos y candidatos a las alcaldías en el país. En ésta ocasión Hollman Morris, periodista, defensor de los derechos humanos y que hizo parte del equipo de trabajo del Alcalde Gustavo Petro como Gerente de Canal Capital, nos acompañó en una interesantísima entrevista.

“La Bogotá del post - conflicto será la gran capital de la Paz” Hollman Morris

 

 

Twitter: @PalabrasMass

Publicado en Artículos
Martes, 09 Diciembre 2014 10:22

¿Realmente vamos bien?

Por: Laura Rodriguez

Recientemente se dieron a conocer los resultados de la encuesta “Bogota, cómo vamos”. Según el alcalde Gustavo Petro, la ciudad ha mejorado en distintos aspectos como: educación, salud, empleo y seguridad. Otros, como el transporte, requieren una mayor intervención.

Sobre el tema de inseguridad, las cifras determinaron que, respecto al año pasado, en 2014 no se ha incrementado notablemente, pues sólo el 24 por ciento de los ciudadanos denunciaron casos relacionados. En 2013 la cifra los denuncios eran de un 23 por ciento de las personas. Frente al cuestionamiento sobre la percepción de inseguridad en la ciudad, el alcalde deduce que se debe a que las noticias negativas sobresalen más que las positivas.

Sin embargo, tras estos resultados y esta situación no puede haber solamente un argumento tan débil como el de Petro. Es evidente que en los medios de comunicación diariamente tenemos que ver malas noticias, pero no se puede negar que es la realidad que estamos viviendo y que la delincuencia se ha incrementado preocupantemente. Además, es normal que niños y jóvenes sean los principales participantes de distintos delitos que atentan contra la seguridad de los ciudadanos.

Vivimos en una ciudad donde se nos enseña a portar el bolso adelante y a no “dar papaya”. Una ciudad donde es normal ver a una persona siendo atracada hasta dentro de una estaión de Transmilenio. El problema es que muchos no se atreven a denunciar, bien sea por los largos y frustrados procesos judiciales o por no afectar su integridad.

Bogotá necesita una garantía en cuanto a seguridad también, que sus dirigentes no pretendan jugar a la gallina ciega, poniendo en riesgo a todos los que a diario nos tenemos que enfrentar a miles de delincuentes.

T. @lau94rodriguez

Publicado en Artículos
Martes, 30 Septiembre 2014 07:57

¿Y Ahora Quién Podrá Defenderlos?

 

No es un secreto para nadie que el sistema integrado de transporte ha dado más problemas que soluciones hasta el momento. Lo que comienza mal termina mal. El alcalde Gustavo Petro adelantó en 2012 la implementación del SITP en Bogotá sin tener las condiciones mínimas para que el sistema funcionara correctamente; a partir de ese momento todo ha venido de mal en peor.

El sistema se suponía que iba a reducir los accidentes en las vías terminando con la guerra del centavo y desde luego que no lo hizo. Cuatro operadores que tienen a cargo el aumento de la flota presentan problemas económicos y están en manos de la superintendencia de puertos y transporte. La chatarrarización y la poca demanda de los buses azules son algunos de los problemas que afectan a millones de bogotanos que ven cómo día a día se agranda el caos en las vías de la capital por cuenta de ese "sistemita".

Sin embargo, hay un gremio que se ve directamente afectado por el sistema integrado del que no se ha hablado con claridad: los mecánicos de patio. Sus lugares de trabajo son las "playas"; terrenos al frente de los talleres en los que acomodan los carros mientras los arreglan. Trabajan de domingo a domingo, entran a primera hora del día y salen cuando terminen de arreglar el último carro. No tienen sueldo fijo, dependen de lo que les llegue, (es decir, si no llega nada no hay sueldo) el único contrato con el dueño del taller es darle un porcentaje por cada arreglo que puede ser hasta del 30%, a cambio de usar herramienta y equipos propios de su oficio, no hay seguro social, ni salud, ni pensión, ni cesantías, no hay prima, ni bonos y menos vacaciones. Me cuenta un mecánico, que llamaremos "Quique", que hace unos 10 o 15 años, un "muellero" como él, ganaba en promedio, entre 80 y 100 mil pesos el día. Hoy pasa hasta 4 días sin arreglar un solo carro, días en los cuales no lleva nada de sustento a su casa. "Es que acabaron con los carros, todos los chatarrizaron para meter los buses azules del SITP", me dice "Quique" con preocupación.

¿Por qué este gremio no fue tenido en cuenta al momento de planear el nuevo sistema?, ¿Por qué no se hizo un censo y se incluyó a estos ciudadanos que han dedicado 35 o 40 años a mantener en buen estado los carros de servicio público?. La subsecretaria de políticas de la Secretaría de Movilidad parece tener la respuesta, palabras textuales: “Con la implementación del SITP ya no se va a requerir su labor, pero es difícil convencerlos. Es importante la voluntad de cada uno en querer capacitarse y tener otra oportunidad en una actividad diferente”. ¡Perfecto señora subsecretaria!, como ya no se "requiere su labor" entonces que vayan al SENA y aprendan a hacer pasteles y monten una panadería. ¡Por favor!... la gran mayoría dedicó su vida a la mecánica, muchos sobrepasan los 50 años de edad y no terminaron sus estudios, todo lo que saben hacer es reparar y poner a funcionar esos aparatos que hoy son chatarra. Además, los recursos para poner en marcha el nuevo negocio, ¿los subsidiará el gobierno?.

Si a usted lo asaltó la inquietud de si el gobierno nacional o la administración distrital se ha acercado a hablar o tuvo contacto con este gremio, la respuesta es sí: la administración de Antanas Mockus ordenó cerrar todas las playas en aras de una limpieza profunda de la ciudad, argumentando que las bandas delincuenciales de la ciudad se escondían en estos talleres; así de ridícula y carente de fundamento fue esa decisión. Me imagino que se fijó en el aspecto de los mecánicos: overoles llenos de tierra, de grasa, de mugre. ¿Pero que esperaba? eso es lo que hay en debajo de los carros. Lo cierto es que con la llegada del SITP, a estos luchadores les quitaron su fuente de ingresos, pero aún conservan sus familias, sus deudas, sus necesidades.

En estas “playas", los mecánicos son los principales afectados pero no los únicos, ya que en estos lugares también existían los restaurantes, las panaderías, los almacenes de repuestos, las vendedoras de tinto, de chance, de overoles, de herramientas, en fin un verdadero ecosistema económico donde había empleo para muchas personas. Personas que a través de su ejercicio en estas playas sostenían familias enteras y que ahora tienen que entender que ya no se "requiere su labor".

La situación es crítica, hoy las playas suelen verse desoladas, hay demasiados mecánicos para tan pocos carros que arreglar, los restaurantes que quedan se quejan de la poca demanda (si no se hace lo del diario mucho menos se hace para almorzar). Las familias que dependían de este gremio no tienen un panorama claro para el futuro, ¿qué hacer, para dónde ir?

Con la decisión de implementar el sistema integrado de transporte público sin tener en cuenta a los mecánicos de patio, se dejó sin trabajo a miles de personas. Ojalá esta administración sea tan eficiente a la hora de generar empleo y oportunidades, como lo es a la hora de excluir y dejar en la incertidumbre y total indefensión, como lo hizo con los "mecánicos de la calle".

T. @10SUE10

 

Publicado en Artículos
Jueves, 20 Marzo 2014 12:50

¿Gustavo Petro?

 

El análisis un día antes de su destitución del Alcalde Gustavo Petro, hablaron detractores entre ellos Samuel Hoyos representante electo por Centro Democrático y seguidores entre ellos Daniel Rojas miembro del cómitre distrital por el No. En Palabras Mass, las dos visiones en torno a lo que fue la gestión del Alcalde Petro para creen sus propias opiniones.

 

Publicado en Artículos

El Procurador sí era competente para destituir a Petro, como a cualquier funcionario elegido popularmente, por lo menos según las normas vigentes, como lo ha ratificado la Corte Constitucional. La conducta que le fue imputada ameritaba la destitución e inhabilidad, incluso por veinte años, como bien lo anota el Defensor del Pueblo. Cuesta aceptarlo, pero es así.

A un funcionario público elegido popularmente no debería poderlo destituir un ente de control, como la Procuraduría. Es un derecho político cuya limitación solo puede depender de un juez, en un proceso penal, como lo establece el artículo 23 de la Convención Americana de Derechos Humanos, que hace parte de la Constitución nacional. Aunque este problema es, sin duda, achacable al diseño constitucional colombiano, entre muchos otros, nunca antes el ejercicio del poder disciplinario había sido objeto de semejante abuso por parte de un procurador. De allí, en parte, el enérgico e indignado rechazo por parte de la opinión pública, capitalizado por una izquierda que se victimiza con el objetivo de apalancar a una tercería que le pelee la presidencia a Santos.

Muchos personajes, brillantes y oscuros, liberales y conservadores, habían pasado por la Procuraduría General de la Nación, pero ninguno como Alejandro Ordóñez había puesto a esa institución en el primer lugar del debate nacional, para mal o para bien, salvo Carlos Mauro Hoyos por su desafortunado asesinato. En un principio Ordoñez parecía ser el enemigo número uno de los corruptos. Le echó mano a la izquierda, con Samuel Moreno; le echó mano a la derecha, con Andrés Felipe Arias. Fue el primero en “meterse” con los que nunca antes se habían metido, era el Harvey Dent de la Bogotá gótica.

Pero el fanatismo religioso y la arbitrariedad que lo caracterizan, acompañados de la cantidad de enemigos que poco a poco fue sumando a su larga lista, en los medios, en la política y en la sociedad, desvirtuaron esa falsa imagen de grandeza y probidad que aparentaba y finalmente Colombia pudo sacudirse de semejante engaño y reconocer el peligro que representaba para la democracia.

Desacató a la Corte Constitucional para pasar por encima de los derechos de las mujeres y las minorías, amenazó a notarios con el poder disciplinario que detenta y puso contra la pared a los médicos que practicaran abortos en el marco del derecho. Se embarcó en una desafortunada y desgastante riña con el Fiscal general por demostrar quién mandaba en el vecindario. Desde entonces traslucía su desdén por la paz, al punto que recientemente se arrogó competencias de jefe de Estado y viajó a la Corte Penal Internacional para oponerse al proceso de paz. Retomó su ritmo destituidor y fue por la cabeza del Superintendente financiero, un tipo decente y conocedor de la materia.

Parecía haber desistido de la posibilidad de destituir a Petro, pero ante la ineptitud y falta de liderazgo de Miguel Gómez para revocarlo por la vía democrática, fracasada en buena parte por las múltiples leguleyadas de las que se valieron Petro y su abogado, el Procurador se dejó presionar por Uribe y Londoño, en las múltiples visitas que le hicieron, según Pachito le confesó en privado a Otty Patiño, ex m-19 y ahora uribista, para hacer moñona. Con la destitución le abro el camino a Pachito para a alcaldía, se lo cierro a Petro, y me los quito a los dos para las elecciones del 2018, pensó el todo poderoso Ordoñez.

La respuesta de Petro ha sido desproporcionada, sin duda. Si bien es cierto que el abuso de autoridad por parte del Procurador es muy grave para la democracia, jamás será comparable con un magnicidio o un genocidio político, como lo sugirió el alcalde al equiparar su destitución con el asesinato de Gaitán y con la masacre de la UP. A propósito, que alguien le recuerde al alcalde que está muy pero muy lejos de arrimarse a la capacidad del caudillo liberal para confundirse con el pueblo que lo aclamaba, y muy lejos también de sus condiciones intelectuales.

Aun más grave fue la incitación reaccionaria de un pueblo embriagado como el que acudió a la Plaza de Bolívar el día de la destitución.  “¡Yo voy hasta donde ustedes me digan!”, arengaba en un acto de irresponsabilidad solo comparable con las invitaciones guerreristas del ex presidente Uribe. ¿Qué esperaba el acalde del pueblo? ¿Que lo respaldara en sus intenciones de apegarse al poder por la fuerza? Todo bajo la descabellada tesis de que fue objeto de un golpe de Estado, como si Bogotá fuera un Estado.

Al igual que el Procurador viajero, Petro se creyó presidente, pero a los dos les falta mucho pelo para la moña, como se dice coloquialmente. Los dos, “Gus”, el caudillo, y “Alejo”, el destituidor, están cortados con la misma tijera, la tijera del capricho, la arbitrariedad, el cinismo, la egolatría: la tijera del totalitarismo.

A los dos les salió el tiro por la culata y no se sabe a cuál le fue peor. Nadie va a votar por Pachito a la alcaldía y ahora, con el descontento general que produjo su decisión, Alejo la tiene de para arriba en el 2018. Gus, ni se diga, porque va a quedar inhabilitado, aunque ha sabido aprovechar la coyuntura para impulsar a Antonio Navarro, Camilo Romero y Aída Avella, mientras le echa el agua sucia al presidente Santos, con el argumento de que es el único que lo puede destituir.

Lo mejor del cuento es que Petro y sus abogados no están tan locos. Resulta que ahora, según una interpretación desafortunada de la Corte Constitucional, el procurador no es el único alto funcionario del Estado que puede destituir a un funcionario elegido por las urnas. También puede hacerlo el Presidente, como si en Colombia ya no fuera lo suficientemente poderoso.

Para mala fortuna de Petro, la sentencia C-229 de 1995 en ningún momento niega la competencia del procurador y, por el contrario, la reafirma. Y lo peor del cuento es que la sentencia fue proferida por los magistrados buenos. ¿Qué no estarán diciendo los malos en sus providencias?

Así que ¡Cuidado alcaldes, pórtense bien con el Presidente, porque los puede destituir!

Parágrafo: Se avecina un nuevo round entre el Fiscal y el Procurador por cuenta de la investigación que el primero acaba de iniciar contra el segundo.

T. @HumbertoIzqSaa

Publicado en Artículos
Página 1 de 2

Círculo de Amigos