Viernes, 30 Noviembre 2018 12:19

¡Cierren el Aeropuerto Enrique Olaya Herrera!

Por: Juan Camilo Parra

Cada cierto tiempo surge en los debates de urbanismo y planeación de Medellín la propuesta de cerrar el Aeropuerto Enrique Olaya Herrera (AEOH). Este año no fue la excepción y el concejal Daniel Carvalho realizó una intervención sobre el tema en el Concejo de la ciudad, en el marco de la revisión de largo plazo del Plan de Ordenamiento Territorial de Medellín. Quiero aprovechar este espacio para respaldar la posición de Carvalho sobre el aeropuerto, ampliar al gunos argumentos y desarrollar otros.

El concejal defiende que es necesario se planee el cierre del AEOH y se cambie el uso que se le da al suelo de esa zona de Medellín. Creo que es una postura valiente, que tiene que ser seguida de nuevas acciones donde efectivamente se empiece ese proceso de planeación, de atender las contingencias del cambio y de definir en concreto con qué se reemplazaría el aeropuerto.

El POT de Medellín establece un modelo de ciudad compacta donde las centralidades alrededor del río tienen énfasis y donde el espacio público y la movilidad sostenible tienen prioridad. En este sentido, ejecutar las directrices generales del POT implica cerrar el aeropuerto y destinar el uso de este suelo para la dotación de una serie de equipamientos urbanos para Medellín.

Ahora, ¿por qué cerrar el Aeropuerto Enrique Olaya Herrera? Con esto se le podría apuntar a revolver 4 grandes retos en la ejecución del POT: permitir la construcción de edificios en altura y densificar el centro del Valle; aumentar el Índice de Espacio Público y zonas verdes de la ciudad; permitir la construcción de nuevos equipamientos urbanos; y volver a tejer la malla urbana de esta zona de la ciudad.

Como se sabe, el POT debe revisarse en el año 2026. Para lo cual, estamos en la antesala de un posible cambio en el uso de esta zona. Debemos de preparar el ambiente y la agenda política para que este cambio se dé y prepararnos como ciudad-región para ello.

Veamos estos grandes retos:

  1. Al sacar el aeropuerto de la ciudad se eliminaría el cono de aproximación, que supone un límite para el crecimiento en altura de los edificios. Es decir, sin aeropuerto los edificios pueden ser más altos, ya que no hay que dejar espacio para que aterricen los aviones. Ello significaría densificar y construir en altura en nuevas zonas, como Guayabal, Belén, e, inclusive El Poblado.
  2. Medellín hoy en día tiene 3.97 metros cuadrados de espacio público efectivo, cuando la meta es 15 metros. Se podría aumentar este indicador en un 8% afirma el concejal Carvalho. Nuevas zonas verdes contribuirían a aumentar este indicador y bajar la temperatura y contaminación de la ciudad.
  3. Construir un escenario para grandes eventos. La ciudad actualmente no tiene un escenario construido para eventos masivos de recreación. Por lo que se podría dotar a la ciudad de este equipamiento urbano.
  4. El AEOH implica una barrera de dos kilómetros que toca rodear, por lo cual se podría recomponer la malla urbana al permitir al menos dos vías que lo atraviesen y recomponer la malla urbana.

Es necesario tener en cuenta que el Aeropuerto es propiedad de la Nación y se encuentra en comodato al municipio de Medellín. En este se establece que si se cambia el uso del suelo solo puede ser para actividades culturales, recreativas y de conservación al medio ambiente, por lo cual el proyecto de constituir un gran parque en este terreno es perfectamente viable en términos legales. En el contrato de la concesión del Aeropuerto EOH se establece como fecha mínima para realizar el cambio en 2032.

En adición, otro dato para tener en cuenta es que el AEOH transfiere aproximadamente 6000 millones de pesos anuales al municipio de Medellín, cifra que en realidad no se compadece con la cantidad de beneficios que para la ciudad tendría su cierre. De forma que, las transferencias anuales no significan un argumento de peso para evitar su cierre.

Yo quisiera añadir que ante un cierre del AEOH es absolutamente necesario conservar el edificio del AEOH que es considerado hoy patrimonio, el cual debería convertirse en un Museo, que podría enfocarse a temas de la aviación, de Gardel, uso comercial o articularse al futuro Centro de Eventos, que podría ubicarse, precisamente en la zona central del hoy aeropuerto.

Para terminar, es importante mencionar que el concejal propone que de las 85 hectáreas que tiene el aeropuerto, se destinen 70 para que sean zonas verdes. Lo cual es cinco veces el Jardín Botánico; por lo cual, en éste cabrían 127.000 árboles y se podría recuperar 4 quebradas que fueron canalizadas y tapadas por la pista del Aeropuerto.

Para el cierre del AEOH se requieren unas condiciones que la región debe asumir. El Aeropuerto José María Córdoba no puede absorber hoy la demanda del Olaya Herrera con las condiciones en que se encuentra. El AEOH es el cuarto aeropuerto del país, luego de El Dorado, el Rionegro y el de Cali. En el 2017 movió 1 millón de pasajeros y 2000 toneladas de carga. Por ello, es imperante la construcción de la segunda pista del AJMC de Rionegro, de forma que éste pueda recibir toda la demanda que dejaría de suplir el AEOH y así la aviación regional, nacional e internacional se condense en el aeropuerto de Rionegro. Sin segunda pista es inverosímil un cierre en el AEOH.

De igual forma, es necesario asegurar la conexión con transporte público masivo entre el Valle de Aburrá y el Aeropuerto José María Córdoba, a través del Túnel de Oriente, que permita conectar el que sería el Aeropuerto regional, nacional e internacional de Medellín con la red de transporte masivo de la ciudad-región.

En definitiva, Medellín necesita un proceso de planeación de largo aliento, en donde se planee la expansión del Aeropuerto José María Córdoba, el cierre del Aeropuerto Enrique Olaya Herrera y el aprovechamiento y cambio de uso del suelo en que se encuentra el AEOH. Los proyectos urbanísticos de esta magnitud requieren una planeación con muy buen tiempo. Medellín hoy tiene que preguntarse: ¿Qué tipo de ciudad queremos? Y, si eventualmente cerramos el aeropuerto, tiene que ser porque ya hay un plan de aprovechamiento claro y que garantice la sostenibilidad ambiental de la ciudad.

@CamiloParraRtpo

Publicado en Artículos
Miércoles, 05 Noviembre 2014 09:05

Colapsa Transporte en Medellín

 

No quiero exagerar o generar pánico, pero el sistema de transporte de Medellín está en lo que considero una crisis estructural, su envergadura no alcanza a solucionar en profundidad de los problemas de movilidad. Por lo tanto, creo que es tiempo de grandes inversiones, puesto que la ciudad y el sistema no aguantarán más tiempo esta crisis. Considero como imperantes las siguientes inversiones y transformaciones.

Al centro de Medellín, inauditamente, aún llegan buses de otros municipios, congestionando las vías y restándole competitividad al sistema, si la ciudad desea un avance real en movilidad tiene la necesidad de prohibir el ingreso de buses de otros municipios del área metropolitana, la integración de éstos con la ciudad debería ser a través del Metro; un ejemplo claro de esta falencia son los provenientes del municipio de Caldas, es incomprensible que el Metro invierta grandes cantidades de dinero en su expansión al sur, y estas rutas de buses continúen funcionando a la par del sistema masivo.

Así pues, en coherencia con lo antedicho, creo que el uso de peajes para ingresar al centro es una de las grandes oportunidades para desincentivar el uso del carro particular, pero esto va condicionado a la prestación de un servicio de transporte masivo eficiente, rápido, accesible y asequible  en este sector, que integre metro, tranvía, metroplús, ciclovías y zonas peatonales.

Es interesante la propuesta de construir metrocable en los 5 corregimientos, es una manera de impactar comunidades que hacen parte de la ciudad y que tienen que integrarse a ésta. De este mismo modo, es imperante la construcción de más líneas de metroplús y tranvía, hay oportunidad en las calles San Juan y Colombia para descongestionar la línea B del Metro, y en este mismo sentido, pero con un impacto también mayor en la descongestión de la línea A y sobre todo de su estación central, San Antonio; es prudente agilizar la construcción de las dos estaciones pertenecientes a la línea C y la puesta en marcha del servicio de ésta en horario continuo.

Se hace también necesaria la consolidación de las cuencas de buses en Medellín, toda la ciudad tiene que integrarse al SITVA mediante las cuencas, y salir así  de todas las líneas de buses particulares de la ciudad. Lo anterior aumentaría el flujo de pasajeros a las líneas de  transporte masivo por lo que, y en respuesta a la necesidad de un sistema en constante crecimiento, hay que comprar nuevos trenes y buses del metroplús, para así poder garantizar la oferta. También es importante la repotenciación de los trenes y el manejo prudente de los dineros destinados para ello.

Las grandes obras e inversiones en materia de movilidad se consolidan como la oportunidad de mejorar la competitividad de la ciudad, su atractivo turístico y el bienestar brindado a su población, por ello la ciudad y los entes vinculados tienen lo que considero 3 grandes retos; el tranvía de la 80, que se perfila como la posibilidad de impactar gran parte del costado occidental de Medellín; la expansión del Metro al norte, y así consolidar verdaderamente un sistema de transporte del Valle de Aburrá; y, un tren de cercanías al aeropuerto José María Córdoba, las grandes ciudades tiene sus terminales aéreas conectadas a su sistema de transporte.

Finalmente, y tristemente, considero que aún si se realizarán estas inversiones la ciudad necesita otras si quiere, por lo menos, tener una pequeña ventaja ante una problemática que la perseguirá durante toda su historia, pero también que cada solución que se le de sea la oportunidad de tener beneficios agregados de transformación social y urbana, así como llegada de institucionalidad a diferentes sectores, puesto que el gran desafio que tiene la ciudad es comprender que se necesitan pequeñas y grandes obras para solucionar el problema de movilidad, pero que estas obras si se articulan con otras de corte social y de fortalecimiento institucional pueden transformar profundamente la sociedad y la urbe.

T. @PJuancamilo

 

Publicado en Artículos

Círculo de Amigos