Elementos filtrados por fecha: Junio 2016
Jueves, 28 Julio 2016 19:56

Criminales a la Calle

Por: Luis Carlos Barraza

Colombia atraviesa por una grave crisis carcelaria, que se agudiza día a día, nuevas y costosas reformas brindan oportunidades a criminales de abandonar las prisiones en las que se encuentran recluidos. La descongestión carcelaria brinda posibilidad a los presos de culminar su sentencia en el lugar de residencia, sin discriminar el tipo de delito que cometieron (comunes o especiales), esto en la mayoría de casos controlado por un brazalete electrónico para el seguimiento “efectivo” de internos, el cual transmite señales a una caja que se instala en una parte de la casa, y que a su vez envía una señal al centro de monitoreo del INPEC, lo que para muchos es considerado insuficiente, ya que últimamente se han registrado varios casos de personas que han reincidido estando cumpliendo pena privativa de la libertad en su lugar de residencia.  Se supone que también debe existir una revisión periódica de funcionarios del INPEC, ¿Cuáles funcionarios? La poca planta de personal con la que cuenta el INPEC en muchas ciudades dificulta lograr con el cometido de esa revisión periódica, en muchos casos se sobrecarga a un solo guardia con hasta 60 o 70 revisiones por día. Incluso la procuraduría delegada en asuntos penales de diferentes jurisdicciones ha advertido la poca presencia de guardias en las diferentes prisiones del país, lo que imposibilita el control para el debido mantenimiento del orden en estos lugares, además del insuficiente espacio apto para recluir más criminales. En penales como la cárcel de Riohacha existe un nivel de hacinamiento superior al 500% de la capacidad de este, algo que debe alertar a todo el país, hay un alarmante, creciente fenómeno de criminalidad que no solo se evidencia en las cárceles, si no en las calles.

En Colombia urge una reestructuración del sistema judicial, haciendo los procesos de judicialización más rápidos y eficaces, así como una inversión en la construcción de nuevos penales, que el hacinamiento no sea una excusa para dejar en libertad personas que aún no cumplen sus deudas con la sociedad.

En este país se ha perdido el temor a la justicia, los malhechores delinquen sin ningún temor a esta, por considerarla flexible e inoperante. Es ridículo y despierta un gran sentimiento de impotencia en el ciudadano de bien ver como un asesino capturado en flagrancia queda en libertad a unos cuantos días después de su detención, mientras que una persona es condenada a 6 años en cárcel por robar un caldo de gallina, es necesario aclarar que el cometido de la comparación entre estos dos escenarios no es justificar la acción del segundo, ya que efectivamente se trata de un delito que debe ser castigado por la ley, pero si nos permite hacer un juicio de valor sobre el estado paquidérmico en que se encuentra la justicia penal colombiana, muchas veces es la complejidad en los procesos lo que dificulta su oportuna eficacia.

Twitter. LuisK_Barraza

Publicado en Artículos
Jueves, 28 Julio 2016 15:57

Ley del Actor

 El actor Ernesto Benjumea y la Actriz Alejandra Borrero nos dan su opinión acerca de la ley del actor que busca reivindicar los derechos laborales de este gremio | Síguenos en Canal BoxMov - Palabras Mass

Publicado en Artículos

Diversas opiniones ha generado la elección de Néstor Humberto Martínez como nuevo Fiscal general de la nación ya que tendrá un papel crucial en el posconflicto con Olga Lucía Velásquez ,Jona Isaac VillamilJorge Camargo Tovar y Diego Martínez Dela Vega -Radio.amiga Internacional

 

Publicado en Artículos
Jueves, 28 Julio 2016 15:19

25 años de la constitución de 1991

hablando de los 25 años de la constitución de 1991 con Alvaro Forero NavasSebastián CaballeroPablo Londoño SalazarJorge Camargo Tovar Dirige Alberto Diaz Baez 

Publicado en Artículos
Jueves, 28 Julio 2016 15:00

Campaña del SÍ y el NO por la paz

Surgen movimientos ciudadanos en torno a los acuerdo de paz de la Habana, unos promotores como "Por Colombia Sí",y otros grupos de opositores como "Resistencia Civil" 

 

Publicado en Artículos
Martes, 05 Julio 2016 08:57

Mermelada por la paz

Por: Luis Carlos Barraza

“Hay sapos muy grandes que uno se tiene que tragar para lograr la paz” Juan Manuel Santos.

Bastante trillado, cínico y egoísta el discurso de los autoproclamados “aliados de la paz”, llegando a satanizar aquellas personas que no se encuentran  conformes con dicho proceso, estos señores día a día buscan la manera de confrontar los diferentes sectores sociales de un país históricamente en conflicto. ¿Cuál es el verdadero costo de la paz?,  Atropello a los derechos de las víctimas, anteponiendo el bienestar de los verdugos, buscando recursos para financiar un proceso y un post conflicto que solo beneficia a unos pocos, las verdaderas víctimas olvidadas por el aparato gubernamental, no se sienten identificadas por negociadores, a quienes ni siquiera conocen más que por los excesos de publicidad contratada por el gobierno.     

El índice global de impunidad revelado en 2015 por la Universidad de las Américas de Puebla,  sitúa a Colombia como el tercer país más corrupto de 59 pertenecientes a la ONU. Cada vez son más las administraciones municipales y departamentales que manifiestan su respaldo a los acuerdos convenidos en la habana con el grupo terrorista FARC, estas administraciones no desconocen que el botín de mermelada para el post conflicto será mayor, por ende conviene desde ya montarse al tren de la paz, sin importar el sentir de las  víctimas.

Más que por un sentir patrio o constituir una verdadera unidad nacional que encamine el rumbo del país, por una paz con justicia con reparación integral a las víctimas, veraz y corroborarle, los sentimientos de paz del gobierno y sus aliados obedecen  a intereses populistas, lucrativos y politiqueros.  La verdadera paz no se puede constituir sobre cimientos de división, si no existe voluntad y convergencia desde todos los sectores en torno a una propuesta incluyente para hacer la verdadera paz, nunca los colombianos podremos disfrutar de ella. La paz es mucho más que mermelada y “proyectos de inversión” para los municipios (de estos últimos, muchos recursos acaban siendo desviados  para la financiación de campañas de los conocidos barones electorales), la paz es un engranaje perfecto, impulsado por la reparación y justicia.

En Colombia se ha logrado establecer, que los grupos al margen de la ley con intereses serviles al terrorismo, cuentan con gran capacidad económica, tendiente a crecer, producto del narcotráfico, extorsión y secuestro, flagelos vistos desde toda óptica racional, moral y legal como reprochables, repudiables y punibles. La revista Forbes sitúa al grupo terrorista FARC en el tercer grupo más rico  del mundo, ellos proclaman que no cuentan con dinero suficiente para reparar a víctimas, mientras tanto el gobierno nacional acude a la caridad mundial, incrementando la deuda externa a un techo histórico, y afectando la economía del ciudadano de bien,  afectación reflejada en el aumento de tasas e impuestos. Delinquir debe ser un hecho repudiable por la ciudadanía en general, ¿Qué mensaje de cinismo envía a la ciudadanía, el actual gobierno con un país que apremia el terrorismo y criminaliza la protesta pacífica?.

Nos rasgamos las vestiduras con una falsa moral criticando la corrupción y la violencia, pero a la primera no titubeamos en legitimarla, aunque esto atente contra nuestros principios de dignidad y sensatez. ¡NO!, cuando impera la ley, la sensatez y la razón por encima de los intereses personales,  no es necesario tragarse ningún sapo.

Twitter: @LuisK_Barraza

Publicado en Artículos

Círculo de Amigos