‘Alias María’, el conflicto colombiano vivido por una niña de 13 años

Por: Sergio Grandas Medina María una niña de apenas 13 años, tiene que vivir en medio de la selva. Debido a que pertenece a las filas de la guerrilla. Es una ...

Sí, movilidad también es PAZ

Por: Tania López   Pasa otra administración en la capital sin resultados tangibles acerca de promesas de campaña de mejorar la movilidad, la seguridad,...

Ni un colombiano más

  Por: Tania López Hace poco escuchamos acerca de la víl masacre perpetrada por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia - FARC -, dejando 11 sol...

Destino o Consecuencia

Por: Josué Martínez A través de la ventana se puede ver buena parte del Centro Comercial Unicentro, al menos la parte que da a la carrera 15. Estoy en el se...

¿Qué pasa con el sistema carcelario en Colombia?

  Por: Sergio Grandas Medina Por la actual crisis de justicia que atraviesa el país, ya es casi un verdadero asombro que la rama judicial logre recolectar pru...

  • ‘Alias María’, el conflicto colombiano vivido por una niña de 13 años

  • Sí, movilidad también es PAZ

  • Ni un colombiano más

  • Destino o Consecuencia

  • ¿Qué pasa con el sistema carcelario en Colombia?

Viernes, 07 Junio 2013 11:46

Hoy juega Colombia

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

Hace frio, no un frio feroz pero si uno extraño, disparejo. El frio de aquí me fuerza a recordar que no estoy en Bogotá, me dice; no seas tonto, no estás en tu país, no te creas tan contento, no te regocijes tanto tontarrón, estas lejos de quien quieres y lejos de quienes te quieren, aquí no te queremos, aquí queremos a Maradona, a Messi, aquí queremos que gane la Argentina no tu país folclórico y rico en días festivos. Aquí soy un forastero, un extraño, soy un invitado más, uno más de tantos que por estos días residimos en este listo país.

Yo no sé mucho de futbol. Más bien, yo no sé nada de futbol, yo solo sé que hoy todos están contentos, están dichosos de ir al Monumental a gritar, a alentar a nuestros jugadores, están jactanciosos de lucir la camiseta de la Selección de Fútbol de mi país (la que a mí me queda deshonrosamente ajustada). Tan contentos están que yo también estoy contento aunque a mí el futbol no me emocione, aunque perder hoy a mí no me afecte, aunque hoy yo tenga en realidad pocos motivos para sentirme tan contento como lo demuestro. Sin duda, es una felicidad momentánea, pasajera, gitana. Es una felicidad inevitablemente contagiosa. Lo más seguro es que mañana cuando me despierte, con resaca, con el aliento delatador de una noche festejadora, con la cara alicorada; esta felicidad que hoy me posee ya no esté dentro de mí, me haya abandonado sin ninguna explicación como ahora es la moda y yo no tenga derecho de objeción alguna, yo no tenga derecho a la réplica, a una mínima explicación, por respeto, por consideración.

Cómo me gustaría que esta emoción ferviente que nos emerge de las entrañas cada vez que estamos en vísperas de un encuentro futbolístico decisorio y retador como el de hoy, la tuviéramos siempre y cada vez que nuestro país nos pida trabajar y quererlo, sin importar si perdemos o si no jugamos. Me gustaría que nuestro patriotismo no dependiera de un encuentro futbolístico sino del amor a nuestra tierra, a nuestra gente, a las ganas de salir adelante, de mejorar como sociedad, como pueblo, como coterráneos. Sería conveniente que nuestro patriotismo fuera una asignatura en la primaria y en la secundaria, que fuera un valor vital en nuestra educación familiar.

En mi apartamento todo es algarada, hay gente extraña pero todos, colombianos y colombianas, se arreglan, se peinan, se perfuman, se acicalan, se planchan el pelo, se emperifollan, todos de amarillo. Todos tienen hoy puesta una grande sonrisa, la más grande y hermosa que encontraron en el guardarropa, la más esperanzadora, la más expresiva. Hoy no importa nada, el ambiente es como una burbuja en la realidad que nos atrapa y nos protege, nos hace olvidar todo, nos hace solo pensar en el partido de hoy. Yo también estoy contento, pero yo no me acicalo mucho, yo más bien escribo, más bien pienso, más bien no lloro, y si lloro que sea porque ganamos, porque metimos varias veces la pelota en el arco enemigo, si hoy lloro será porque estaré feliz, estaré contento, estaré festejando.

Feliz día para todos, feliz partido, feliz encuentro, feliz momento. Espero ver goles, buenos goles, muchos goles que me revienten de emoción, que me hagan explotar de excitación, que me exijan felicidad. 

 

Twitter: https://twitter.com/Giovanni_Bta

Facebook: http://www.facebook.com/giovanni.acevedo.5454

Fan Page: https://www.facebook.com/pages/Giovanni-Acevedo/109540275732024?fref=ts

Visto 13327 veces
Giovanni Acevedo

Bogotano irreverente, sincero, directo y crudo para decir lo que piensa. Escritor, columnista crítico y promotor del voto joven, del voto inteligente. Para muchos políticos, una piedra en el zapato, una fastidiosa realidad.

Sitio Web: www.facebook.com/giovanni.acevedo.73?fref=ts

Círculo de Amigos