Domingo, 26 Enero 2020

Por: Jorge Iván Cárdenas

Desde que a el magnate se le dio por presentarse a las elecciones presidenciales en Estados Unidos, siempre ha tenido dos cosas relevantes: Primero, su show mediático para saber llegarle a la ciudadanía, y segundo sus políticas económicamente proteccionistas, que plantean reformar los bloques comerciales a nivel mundial. Siendo este último tema relevante a tratar en el presente artículo.

Sus ataques continuos y de forma despiadada a México, no solo en temas de inmigración, si no también en temas de productividad industrial generan conmoción en los mercados financieros y de activos. Pues Trump empezó el año 2017 con fuertes acusaciones a los fabricantes de automóviles BMW y Toyota, indicándoles que, si establecían plantas de producción en México, sus vehículos tendrían tasas impositivas más altas en el mercado de vehículos de los Estados Unidos.

Trump también ha mencionado que el acuerdo de libre comercio de América del Norte, ósea el NAFTA debe ser revisado y corregido, porque a su criterio Estados Unidos está perdiendo representatividad y beneficios comerciales. Adicionalmente Trump felicita a Gran Bretaña, por establecer un “Brexit” radical con el objetivo de dejar el mercado único de la Unión Europea. Siendo así que estas acciones y pensamientos de política económica, son el más fuerte argumento en contra del libre mercado y las economías a escala, y por el contrario promueve el proteccionismo de la industria de su país y genera un nuevo actuar entre el paradigma de instituciones financieramente representativas a nivel mundial como es el Fondo Monetario Internacional.

Y es que Trump no está del todo mal. ¡El entiende que, al cerrar las fronteras comerciales, Estados Unidos se verá obligado a hacer crecer su sistema productivo para satisfacer su demanda interna de bienes y servicios…claro esto tiene un costo! Y los economistas a favor del libre comercio y movilidad de capitales, dirán: “Si cierra fronteras y restringe la movilidad de capitales, ¿De donde se piensa financiar para aumentar el gasto público que se requiere para hacer crecer el sistema productivo de Estados Unidos?” ... pues yo les respondería con esta máxima a esos economistas: “Es el hombre más poderoso del mundo”.

Las agencias calificadoras de riesgos y las instituciones financieras, generalmente han aplaudido con entusiasmo el control de la deuda, la austeridad y la regla fiscal de los países en materia monetaria. Pero eso está cambiando, el Fondo Monetario Internacional estima que la política fiscal expansiva de Trump aumentaría las expectativas de crecimiento del Producto Interno Bruto de los Estados Unidos. ¡Claro, es Keynesianismo puro y estoy de acuerdo!, lo importante para resaltar es que el FMI está patrocinando políticas económicas Keynesiana que ni en plena crisis del 2008 quiso adoptar para salir de la misma crisis.

Por otro lado, esa misma semana la prestigiosa agencia calificadora de riesgo Moody`s ratifica la calificación AAA para los Estados Unidos, siendo consciente de la política proteccionista, fiscal expansiva y descontrol de la regla fiscal que Trump va a realizar en los Estados Unidos con el objetivo de aumentar su producción interna. Otro gesto más del poder de influencia que tiene el Presidente de los Estados Unidos en materia económica en el mundo y sus instituciones.

¿Y usted se preguntará que tiene que ver esto con Colombia? Pues estimado lector o lectora, en primer lugar y recientemente se aprobó una Reforma Tributaria con el objetivo de mantener las cuentas fiscales en orden y hacer que las mismas calificadoras de riesgo – esas que le pusieron AAA a Estados Unidos por políticas fiscales expansivas – nos mejoraran la calificación por hacer políticas fiscales restrictivas como la aprobación de la última Reforma Tributaria. Lo cierto es que el mismo día en que Moody´s le pone AAA a Estados Unidos, consiente de una alta deuda que traerá la posesión a Trump, a nosotros como América Latina nos dicen que el panorama de crecimiento es negativo por una alta deuda y falta de reformas estructurales en política económica.

¿Me hago entender? Pues lo que quiero decir, es que a Estados Unidos lo felicitan por que van a gastar más dinero y los países de América Latina los castigan porque están siendo juiciosos con su regla fiscal. Este suceso nos brinda argumentos para decir que nos equivocamos al aprobar la última reforma tributaria, porque de nada sirvió.  Las agencias calificadoras de riesgos siguen siendo escépticas con las economías latinoamericanas, el ministro Mauricio Cárdenas -el cual no tengo ningún parentesco familiar- reduce la meta de crecimiento económico del 3% a un 2.5%, en la revisión del Plan Financiero del 2017 presentado el 18 de enero del presente año y además ni hablar de la indignación de la ciudadanía que causo la aprobación de dicha reforma tributaria, ya el gobierno conoce el costo político que tiene que asumir.

Seamos sinceros en materia económica, no podemos seguir en unos costos hundidos creyendo que la austeridad, el control fiscal y el libre comercio nos van a llevar por una senda de crecimiento económico, la política económica mundial está cambiando y la confianza que tenemos en las antiguas instituciones y bloques financieros están en un proceso de transformación. El proteccionismo y el desarrollo interno de las economías es la nueva tendencia a nivel mundial, es la oportunidad que tenemos para que nosotros como país también renegociemos más de un acuerdo comercial que quedo a medias con grandes economías y debilito el aparato productivo del país, a tal punto que el problema inflacionario tiene una gran dependencia de los bienes importados y además dependiéramos de las materias primas para crecer económicamente, y no de la diversidad productiva.

Llego el momento de que nosotros como colombianos creamos realmente que es lo que tenemos y ahora que “no tenemos conflicto”, empecemos crecer industrialmente, a generar procesos productivos internos que inspiren innovación y que no dependamos de inversión extranjera para crecer. Es así que, si apoyamos los mismos ideales que Trump – dejando claro, el ideal económico, no la persona - que viene promocionando a nivel mundial, nos obliga a mirar hacia adentro, a reformar el aparato productivo, a empezar a tener liderazgo productivo en la regiones, que los otros países también tengan que ceder ante nosotros en el momento que ellos quieran hacer algún acuerdo comercial, o que las calificadoras de riesgos tengan temor en el momento de revisar nuestras expectativas de crecimiento.

Twitter. @JorgeIvCardenas

Published in Artículos
Domingo, 06 Julio 2014 22:10

Historias que un país no debe olvidar

La esperanza de que todo algún día estará mejor, la fe de una madre que ve crecer a sus dos hijas en medio de un lugar que no es precisamente el más agradable. Pero sobre todo el mal sabor que queda al perderlo todo.

Esta es otra de las tantas historias amargas que ha dejado el desplazamiento forzado. Muchos conocen esta problemática gracias a los medios y también por las mismas víctimas que vemos en nuestra ciudad, pero no siempre nos acercamos a ellos ni mucho menos podemos escuchar la historia directamente de sus bocas.

Teniendo la oportunidad de entablar una conversación con una familia víctima del desplazamiento forzado, que en esta ocasión fue causado por los Paramilitares, pude sentir el dolor de personas que han tenido que empezar una nueva historia, desde lo más bajo, luego de haber tenido bienes materiales y una vida estable en el campo.

Ella es una madre que no sólo debe preocuparse por los daños que el clima le causa a su improvisada casa, sino también por la seguridad de sus hijas, quienes deben cruzar zonas peligrosas para ir al colegio.

Además, recordar el momento en que los Paramilitares por poco matan a su esposo hace que sus ojos se llenen de lágrimas y su corazón de resentimiento hacia un gobierno que, ante la situación, presenta demoras para reconocer a una familia como desplazada.

De este modo, la esperanza de familias como estas queda puesta solamente en Dios y en las ayudas que algunas organizaciones brindan. Pero, en este caso, queda persistir laboralmente, mientras que los que tienen el poder de cambiar o mejorar esta situación siguen haciéndose los ciegos y sordos ante algo que no se puede ocultar ni apaciguar con falsas promesas. La solución queda en manos de los ciudadanos, que hasta con pequeñas obras generan grandes sonrisas.

T.@lau94rodriguez

Published in Artículos

Presidente Santos no vaya a suspender los diálogos de paz. El levantamiento de la negociación solo aplazaría el resultado –satisfactorio o no– de ésta, porque con elecciones o sin ellas el resultado de las negociaciones va a ser similar, si no es el mismo: el Gobierno tiene inamovibles y el grupo terrorista está tratando de sacar lo que más se pueda de la mesa claro; y sí, hay que ceder para lograr la anhelada paz.

Ahora bien, ¿de dónde sale la propuesta de suspensión? En realidad la petición viene solo de las toldas ‘uribistas’, porque el Polo Democrático se pronunció a favor de la continuación de los diálogos y, por supuesto, los demás partidos de la coalición también. ¿Y la gente qué quiere? Los colombianos queremos la paz, una paz con el menor número de muertos, para lo que es necesario el proceso. Adicionalmente, está demostrado que los conflictos internos (en el mundo) no terminan por la vía de las armas, sino que es necesario un proceso que permita la transición, procesos que, en algunos casos, han durado hasta de diez años. Por lo que el año que lleva este proceso no es mucho con respecto a los más de cincuenta años del conflicto y al número de años que duran los procesos de negociación.

Los colombianos debemos dejar tanta ligereza y falta de memoria, hay personas que nos intentarán convencer de la falta de legitimidad del gobierno para buscar la paz; que sin cese de fuego no se puede negociar; que va a haber impunidad. A esas personas hay que responderles que a ningún gobierno (de Santos, de Jorge Barón o hasta de Pachito) le puede llegar a faltar legitimidad para negociar la paz, porque buscarla debe ser la máxima de cualquier gobernante colombiano: este país ya no quiere más sangre.

Por otro lado, quienes exigen cese al fuego están desconociendo que casi ningún proceso de paz ha iniciado de esta forma: IRA no dejó las armas para sentarse en la mesa, solo después de un tiempo lo hicieron. Adicionalmente, nadie puede negar que muchos frentes del grupo terrorista ya no dependen del mando central y que por lo tanto esas personas que no están representadas en la mesa no son guerrilleros,  sino vándalos, narcotraficantes y zares de la minería ilegal. El proceso se está haciendo con quienes son dueños de la marca FARC, para después tratar a los que queden como lo que son: terroristas.

Por último, no va a haber impunidad. Lo aseguro no solo porque el gobierno lo diga, es cuestión de nociones básicas de derecho penal, justicia transicional y derecho internacional. Si se aplicara el derecho penal, a ninguno de estos personajes se les podría excluir de la imputación, acusación y juzgamiento de sus delitos, sus rebajas de penas también serían las que contempla el código penal. Si se aplica la justicia transicional –como va a ocurrir–, se rebajarán las penas de estos guerrilleros de tal manera que sea atractivo y viable entregar las armas e ir a una cárcel con el compromiso de que no perderán sus derechos políticos, siempre y cuando no hayan cometido delitos de lesa humanidad, como ya lo advirtió el Fiscal General. Todo esto lleva a que si no se aplica el Código Penal o una verdadera justicia transicional, es decir, si no se administra justicia, la Corte Penal Internacional tendría que intervenir en el país para velar que se cumpla con la normativa penal y ningún gobierno permitirá que se diga que bajo su tiempo en el poder no funcionó la Rama Judicial.

Nos van a tratar de refutar cualquier argumento, porque todo lo del actual gobierno es malo y la paz solo es buena cuando ellos la tratan de conseguir, o ¡ya nos olvidamos de Ralito y los ‘Paras’ (ahora bacrim), o los múltiples intentos de diálogos con las FARC (alocución presidencial autorizando el despeje de Pradera y Florida) y con el ELN del ex presidente Uribe? ¿Ya nos olvidamos de Rodrigo Granda y alias ‘Karina’? También nos olvidamos que eso que dicen que la guerrilla estaba vencida tampoco es cierto, porque desde finales de 2008 (gobierno Uribe, para los que ya olvidaron) las cifras de atentados empezaron a aumentarse de nuevo y por lo tanto estos terroristas nunca estuvieron derrotados como dicen.

Presidente Santos, no vaya a suspender los diálogos y menos cuando quienes así lo desean prefieren el poder que la paz. No lo haga porque estos tipos solo quieren aprovecharse de la mala memoria de algunos ciudadanos en beneficio de sus intereses personales.

Presidente, no se le ocurra levantarse de la mesa, porque los colombianos no estamos dispuestos a aplazar la paz.

Javier Prieto Tristancho

@japritri

Published in Artículos
Viernes, 26 Octubre 2012 17:17

¿Qué está pasando en Siria?

Siria, un país con aproximadamente 19 millones de habitantes y uno de los estados más antiguos del norte de África, Europa y Asia (por su posición geográfica) se encuentra en una situación de “Estado en llamas” efecto de la ola de insurrección popular en Egipto y Libia.

Bashar Al Asad presidente de Siria ha permanecido en el poder durante 10 años, poder heredado de su padre qué gobernó 20 años atrás, al presidente Sirio se le acusa de violar Derechos Humanos, mantener un sistema  corrupto, excluyente y represivo; Estos antecedentes y el totalitarismo de su gobierno generó un levantamiento popular qué exije un cambio gubernamental inmediato, pero la negación de Al Asad en dar a un reconocimiento político a la oposición y querer sostenerse en el poder, mantiene a Siria en una guerra civil que no termina.

Desde que comenzó del conflicto en marzo del 2011, se estima que se han producido más de 15.000 víctimas mortales, más de un millón de desplazados internos que en su gran mayoría se han refugiado en Turquía y Líbano. La resistencia se proclama “Ejército de Liberación Sirio” (ELS) integrado por civiles y desertores del ejército oficial, sus lideres dicen ser el producto del “NO” reconocimiento político y piden respeto a la Constitución Política Siria que según ellos ha sido vulnerada permanentemente.

Está situación puede desatar efectos colaterales en Irán y el Líbano, incluso estados con un sistema monárquico cómo Jordania e Incluso Emiratos Árabes también pueden versen muy afectados, la posibilidad de un levantamiento de islamistas radicales contra las minorías religiosas cómo Cristianos, Drusas y las étnias Kurdas es muy sensible.

¿Es hora de intervenir en Siria?

La comunidad internacional se ha mostrado tibia frente a está grave situación de violación al DD.HH., algunos pronunciamientos diplomáticos de Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia no han pasado de comunicados y señalamientos oficiales, se le ha pedido públicamente a Rusia, China e Irán condenar y retirar su apoyo al presidente Al Asad, pero la respuesta ha sido contraria a la solicitud internacional, ellos han mantenido una negativa política a sanciones económicas y acciones militares.

Algunas organizaciones no gubernamentales señalan que EE.UU. está involucrado indirectamente en el conflicto Sirio, apoyando a los rebeldes con armamento, logística y dinero; Para muchos esto no seria del todo extraño, ya que Siria, Corea del Norte, Irán e Irak, fueron señalados por el Departamento de Estado de Estados Unidos cómo países “Eje del Mal” en su política global de lucha contra el terrorismo en el 2001.

Dicho lo anterior, la sublevación popular en Siria tiene dos salidas: Qué Bashar Al Asad renuncie definitivamente al poder y de paso a un sistema democrático moderno, así cómo lo exigen los lideres rebeldes y la comunidad internacional; La otra es la intervención militar de Fuerzas Internacionales y el derrocamiento a la fuerza de su gobierno como en Irak. Sin lugar a dudas el alto costo lo ha asumido la población civil con miles de victimas inocentes y desplazamiento, está misma población que elige y exige cambios, reformas y restructuración del poder interno es la gran victima del pulso por el poder. Gobiernos autoritarios y totalitaristas con el Sirio, responden con violencia el clamor popular de participación, desconociendo la autoridad social qué muchas veces los ha elegido.

Fuente Fotografia: indamislam.com

Published in Artículos

Palabras Sociales - www.palabrassociales.org