Jueves, 20 Febrero 2020

prueba.jpg

Martes, 30 Junio 2015 10:08

Elecciones En Palabras - Ignacio Gómez

El Periodista Ignacio Gómez quien se ha convertido en un importante lider de la libertad de expresión en Colombia, dió su visión particular a los oyentes de Radio Amiga Internacional y Palabras Mass sobre el panorama de Bogotá y los candidatos a la Alcaldía.

" Yo no soy muy dado a la opinión y la censuro en el trabajo periodistico" @NachoGomex

 

Twitter: @palabrasmass

Published in Artículos
Sábado, 11 Abril 2015 11:49

Elecciones En Palabras - Hollman Morris

PalabrasMass

 

Comienza el recorrido con los precandidatos y candidatos a las alcaldías en el país. En ésta ocasión Hollman Morris, periodista, defensor de los derechos humanos y que hizo parte del equipo de trabajo del Alcalde Gustavo Petro como Gerente de Canal Capital, nos acompañó en una interesantísima entrevista.

“La Bogotá del post - conflicto será la gran capital de la Paz” Hollman Morris

 

 

Twitter: @PalabrasMass

Published in Artículos
Miércoles, 03 Septiembre 2014 07:59

El Pago de los Inocentes

Hace más de diez años inició el conflicto entre Estados Unidos e Irak, el cual se generó por diferentes objetivos, como por ejemplo, la lucha por los recursos naturales, principalmente el petróleo y la creación de potencias bélicas que eliminen coacciones externas. Esta guerra ha costado miles de vidas de soldados, todavía se sigue irrespetando la vida de las personas, como el caso reciente del periodista asesinado por terroristas del estado islámico de Irak y Siria, denominado IS.

Un vídeo difundido en Internet muestra la decapitación de un periodista estadounidense, desaparecido en 2012, cerca de la frontera con Siria. En el vídeo, se envía un mensaje a Estados Unidos que exige terminar con las operaciones militares en Irak. Además se muestra un escrito en el cual culpan a Estados Unidos de la muerte de este comunicador.

El periodista, llamado James Wright Foley, afirma que deseaba tener más tiempo con su familia y que tenía la esperanza de recuperar su libertad. Por otro lado, el presunto asesino también envía un mensaje al presidente Barack Obama, advirtiéndolo sobre más asesinatos si Estados Unidos continúa con los ataques.

Foley, quien trabajaba para las revistas ‘Time' y 'Foreign Policy', incita a un alzamiento contra Estados Unidos. Sin embargo, según la portavoz del Consejo Nacional de este país afirmó que las unidades de inteligencia siguen analizando la autenticidad del vídeo.

Por otro lado, el presidente Obama siempre ha afirmado en sus discursos que protegerá a la población. Abundan los comentarios controversiales sobre este vídeo y sobre este conflicto. Sin embargo, a pesar del tiempo, se evidencia que todo parece estar igual y la población seguirá siendo la más afectada.

T. @lau94rodriguez

Published in Artículos

 

Actualmente el periodista debería cumplir un papel distinto al que ahora desempeña en el conflicto. Gabriel García Márquez, dijo a Darío Arizmendi, en una entrevista: “Colombia no se va a acabar por la culpa de la guerrilla, los paras y los narcos. Se va a acabar por el mal periodismo que se hace”. Todo debería consistir en contar las historias no desde los victimarios, sino desde las víctimas, desde la cultura popular. Deberíamos contar estas historias desde las voces del pueblo y al mismo tiempo, aprender a escucharlas, visibilizarlos, desafiando la censura y la autocensura.

También es necesario entender y conocer la fuente para cubrirla “Si conozco el contexto, escucho a las víctimas y denuncio, puedo tocar sensibilidades”. Sensibilidades que se han perdido con las nuevas tecnologías. Las cuáles deberían ser nuevamente tocadas, pues gracias a la cantidad de información que ahora recibimos, la gran mayoría de esta no genera nada en el espectador. Ese es uno de los retos para nosotros, quienes nos estamos formando en esta profesión. Tenemos un poder, el poder de contar nuevas historias, de crear nuevas ideas, de cambiar el estereotipo que le han dado a nuestra profesión. Si tal vez seguimos colocando nuestra atención en aquellos dos canales que solo engrandecen a los victimarios y no van más allá de lo que hemos aprendido en la academia, la historia se seguirá repitiendo.

Ahora el reto es de nosotros, de ser corresponsales de la paz y no de la guerra, donde miremos el conflicto armado en el contexto de los demás conflictos y tener la obligación de verlo desde otra óptica: La Política. Las verdades no deben consultarse solo desde una fuente, debe ser desde todas, para así poder escuchar todas las voces. Ahora tenemos una gran cantidad de herramientas que antes no existían y que nos acercan a los espacios, en donde podemos publicar para así generar interés. Ese es nuestro papel.

T.@VickyCa27

 

 

 

Published in Artículos
Martes, 23 Julio 2013 23:57

Cuando se apaga una vela II parte

Mi mamá respondió diciéndome que tenía un dolor fuertísimo en la pierna, que ya no podía caminar y por eso la llevaron de urgencias y decidieron dejarla hospitalizada.

 Ese día me angustié muchísimo y no hacía más que preguntar por ella cada vez que mi mamá llamaba desde el hospital. Tal era el mal que tenía mi prima en la pierna que decidieron trasladarla a un hospital más sofisticado que quedaba cerca a mi casa. La mamá de mi prima, Rubiela, tuvo que quedarse en mi casa y para mí era mejor porque podía saber todo lo que pasaba con mi primita en el hospital.

 La mamá de Carol me contó que lo que había pasado era que Carol estaba trabajando en una tienda de zapatos y que ella en su afán de alcanzar uno de la pared, que estaba muy alto, no se fijó que había una puntilla oxidada y terminó por chuzarse con ella en su pierna. Ella no hizo nada ese día y dejó que el dolor avanzara y sólo se tomaba unas pastillas que no le causaban mucha mejoría. Después de unos días, su pierna se tornó de un color morado y el dolor no le permitía caminar de manera normal.

 Al notar estas inconsistencias, una amiga de mi prima decidió llamar a los papás de ella y contarles todo lo que estaba sucediendo. Al enterarse de eso, Rubiela  se dirigió inmediatamente para el almacén donde mi prima laboraba y se la llevó enseguida para un hospital. Después de llegar al hospital, le dijeron a mi prima que tenía que quedarse allí porque debían hacerle unos exámenes para así poder diagnosticar qué era lo que le estaba afectando la pierna. Luego de un tiempo le dijeron a mi prima y a su mamá que Carol tenía una infección llamada tétano y que lastimosamente no existía cura alguna para esta porque ya estaba muy avanzada y para poder detenerla tendrían que amputar el órgano afectado.

 La noticia causó conmoción en mi familia. Todos nos sentíamos profundamente afectados porque era bastante cruel que ella, una chica tan joven y bonita, tuviera que pasar por una situación tan traumática, pero lo que aún nadie sabía era que faltaba algo más grave por descubrirse. La infección ya se había expandido por todo el cuerpo de mi Carol, de nada servía el amputarle su pierna porque ya tenía infectado su cuerpo.    

 En esos momentos me armé de esperanza y algo me decía que ella se iba a salvar y decidí invocar a Dios y esperar que Él nos hiciera el milagro. Recuerdo que un sábado llegó Rubiela a mi casa súper contenta porque los médicos habían notado una gran mejoría en la salud de Carol y que era muy probable que le dieran la salida del hospital el domingo. Todos felices esa noche dormimos tranquilos y el día siguiente mi mamá se fue para la iglesia con mi abuelita y Rubiela, mi hermano y yo nos quedamos dormidos. Muy temprano sonó el teléfono y yo me levanté casi dormida a contestar, cuando contesté preguntaron por Rubiela y yo pregunté ¿quién la necesita? y me dijeron que era de parte del hospital. Yo la desperté y le indiqué que debía tomar el teléfono porque la habían llamado. Ella, muy tranquila, tomó el teléfono y tuve que vivenciar la peor imagen que nunca hubiera querido ver...

 Fue bastante difícil ver a una mujer gritando ¡no, mi niña no! Verlaatacada llorando en el piso y yo sin poder hacer nada y preguntando ¿qué pasó? Lo peor es que era bastante obvio: mi prima, mi amiga, mi hermana había muerto y con ella todas las ilusiones que muchos teníamos. No entendíamos por qué el día anterior nos habían dicho que estaba mejorando. ¿Qué había pasado? Nadie lo sabía.

 Mi hermano se fue para la iglesia a avisarle a mi mamá y a mi abuelita, quienes llegaron en seguida y se encargaron de todo lo referente al sepelio. Hasta ese instante mi corazón estaba profundamente dolido, pero no había manera de llorar para deshacer ese nudo que tenía en el pecho y que me hacia sufrir más. A la hora de cremar su cuerpo se escuchaban muchos gritos de dolor que me afectaron aún más, todos estábamos muy mal y hubo algo que hizo que me impactara mucho y fue el hecho de verla después de muerta y notar cómo habían desfigurado su rostro y su cuerpo todos los medicamentos que no evitaron que se fuera de esta tierra, de esta familia, de mi vida… 

Published in Artículos
Lunes, 24 Junio 2013 21:29

Incertidumbre - II Parte

A mediados de año, mi mamá se enteró de lo que había o estaba sucediendo con otra mujer. Recuerdo que fue una noche antes de un viaje que teníamos planeado para el San Pedro en Neiva. Ese día, por más de que lo quiera olvidar, nunca lo haré. Yo estaba encerrada en mi cuarto sola, sintiéndome como la basura más grande del mundo por no haberle contado la situación a mi mamá y con ganas de salir corriendo ya que mis papás se estaban diciendo cosas demasiado feas. Creo que nunca se habían tratado de esa manera, por eso decidí salir de mi casa y por casualidad me encontré con mi prima Karen, ella en ese momento fue como un ángel que me mandó Dios. Sus palabras no sé por qué calmaban y aliviaban el dolor que mi alma sentía.

Mientras tanto, mis padres, por estar peleando, no se dieron cuenta de que me había ido sino hasta después de un rato, así que comenzaron a llamarme al celular porque estaban preocupados; no les contesté. No quería saber nada. Ya había llorado y sufrido mucho desde que me había enterado de la situación. Luego de un rato me quedé dormida y tiempo después mi prima me despertó y me dijo:

-Nata, levántese que llegaron sus papás-

Ya estaba un poco más calmada así que accedí a hablar. Mil y una explicaciones hubo, mil y una disculpas también por parte de mi papá y mil y un regaños por parte de mi mamá. A ella no tenía nada que reprocharle, todo lo que me decía era verdad, pero ¿a él? En verdad tenia tantas cosas por decirle y tantos reproches por hacerle, pero decidí quedarme callada y solo escuchar y recordar todos esos momentos en los que mi hermano me decía que mi papá era de lo peor y también días antes a mi madre llorando y diciendo que mi padre le estaba siendo infiel sin saber que lo que decía era verdad.

Tuvimos una larga conversación. Mi padre nos pidió perdón y, para concluir esta charla, nos dimos un abrazo. Luego nos trasladamos hasta nuestra casa.

Nunca nadie de mi familia me comprendió, nunca nadie se puso en mi lugar y pensó el porqué de mis actos. Tuve épocas de depresión muy fuertes y tiempos en los que solo quería llorar. En los momentos posteriores a este evento no quise ayuda de nadie porque nadie me ayudó ni me escuchó mientras me encontraba en ese hoyo sin salida. Fue así como decidí salir sola y fue mejor porque me volví una persona más madura, pero se me endureció un poco el corazón. Lo más importante fue que el único refugio que tuve consistió en Dios y en ese momento verdaderamente entendí que Él siempre iba a estar para mí, que nunca me iba a dejar sola. Creo que fue la enseñanza más grande que este episodio me dejó.

La historia no tiene un final triste. Por el amor que se tenían (o mejor, se tienen) y por la unión que había hecho Dios, mis papas decidieron seguir juntos y ahora es una familia consolidada. Con la ayuda de Dios, así será hasta que Él decida que es tiempo de llevárselos de este mundo…

Published in Artículos

Palabras Sociales - www.palabrassociales.org

Bogotá - Colombia Cel: (57) 3105601719