Miércoles, 22 Enero 2020

 

Hay que avanzar hacia una Nueva Educación… A propósito de las pruebas pisa.

Los resultados de los informes internacionales PISA, reiteran el debate de la educación en Colombia, que más allá de los resultados de unas pruebas que buscan estandarizar conforme a las leyes del mercado las dinámicas educativas, hay que dar un debate profundo frente a la calidad de la educación que se imparte en el país.

Las formas de dominación que imperan en el país tienen varias aristas, por supuesto la dominación cultural es una de ellas, donde con currículos escolares apartados de la realidad colombiana y latinoamericana, al mejor estilo de copia y pegue de modelos importados ha hecho que los estudiantes de diversos niveles de la educación estén desentendidos de las problemáticas de su entorno.

Esa tradición pedagógica que induce la ceguera generalizada de los educandos hace que en Colombia sea necesario un nuevo orden educativo, apartado de los principios escolásticos y alienantes de nuestro actual modelo, hay que construir formas de enseñanza para hombres y mujeres integrales.

En un país destrozado por la violencia, las elites se han empeñado en masificar una política de jóvenes ignorantes, donde el neoliberalismo reemplaza la calidad por la productividad, educandos totalmente adiestrados y envenenados  no solo por el aparato educativo institucional, sino por la arremetida cultural del capitalismo y sus grandes medios, hombres y mujeres ensimismados y sin perspectivas de transformación y superación de sus miserables vidas es lo que reproduce el actual sistema educativo.

Hay que desarrollar un modelo pedagógico que no esté basado en la imposición de doctrinas, sino en la construcción del conocimiento, una educación que este en sintonía con el país y le aporte, que vincule a los sectores históricamente marginados, un modelo para la creación y la transformación, que contribuya a edificar la paz que tanto necesita este país, una reforma educativa que no se base en las pruebas PISA o en toda esa clase de mecanismos que estandarizan y embrutecen cada vez más a los jóvenes en el mundo.

Se hace necesario profundizar en todas estas discusiones, pero el eje transversal del cambio es que los jóvenes nos apersonemos en derribar los cimientos de “la mala educación”, solo así se cambiaran las problemáticas de raíz y se caminara en la posibilidad de una Nueva Educación que responda a los problemas que debemos superar, hay que sentarnos a evaluar y construir una nueva forma académica y pedagógica que no sea excluyente y que integre la inmensa juventud a la solución de los conflictos.

@CristhianUN

 

Published in Artículos

 

“…La esclavitud es hija de tinieblas, un pueblo ignorante es instrumento ciego de su propia destrucción…”

S. Bolívar – Discurso de Angostura

Es necesario volver a repasar la historia y estudiar lo acontecido en estos primeros vientos de independencia que se dan en nuestra américa, vientos que lograron su objetivo de librarnos del yugo español pero que no aseguraron una verdadera emancipación, dando fracaso a un proyecto político democrático ligado a una indefinida prolongación del conflicto social en nuestro país.

 Hay quienes entienden la independencia desde lo simple que la evocaban proyectos políticos como el de Francisco de Paula Santander y Camilo Torres Tenorio, la simple salida de los españoles del suelo americano sin importar el mantener las formas coloniales, son estos quienes cada 20 de julio saca a relucir su “ejercito patriota” que es el mismo que sin pudor alguno apunta el fusil contra hermanos americanos como los campesinos del Catatumbo o los mineros del Choco, ellos no entienden que la salida de la corona española solo comprobó que los EEUU cumplieron el destino de la providencia y se encargaron de plagar la América de hambre y miseria generando un nuevo escenario de dependencia para nuestros pueblos.

 Hoy existe una dependencia, y existe porque los intereses de la clase dominante de este país (Esa misma clase que sigue enarbolando las banderas de Santander) concuerdan con los intereses de los mayores aparatos de dominación que existen en el mundo, aparatos como los gobiernos imperialistas y las empresas transnacionales que camuflados en el supuesto porvenir de las locomotoras minero energéticas y de emporios agroindustriales son las que profundizan y recrudecen el conflicto con nuestros campesinos y mineros.

 Hay quienes en cambio entendemos la independencia más allá del proyecto santanderista, tomamos las premisas de la autodeterminación de los pueblos, la soberanía nacional y el autogobierno en capacidad de decisión como los verdaderos estandartes de la verdadera independencia, ya dilucidados en el Siglo XIX por proyectos como el de Simón Bolívar, Antonio Nariño, Policarpa Salavarrieta y otros patriotas que dieron su vida para la primera independencia pero siempre con el objetivo de que fuera la definitiva.

 Tenemos que denunciar que después de la primera independencia se continua con un régimen político excluyente, muestra de ello es la no eliminación de la ciudadanía diferenciada que siempre busco el proyecto bolivariano pero que el proyecto santanderista traicionó, para nadie es un secreto que el actual carácter excluyente del régimen político actual es una vital causa estructural del conflicto colombiano, y que solo se puede superar con la reivindicación de la soberanía, entendiendo esta como el desarrollo del poder popular y de esta manera democratizar la sociedad, el estado  el modelo económico.

Bolívar siempre negó el falso discurso de independencia, después de su viaje a Haití decidió apostarle a una definitiva emancipación  es por eso que amplio su proyecto político, ya no era la simple independencia de los Blancos criollos, sino de los indios, los mestizos, los negros, los marginados, TENEMOS QUE NEGAR TAMBIEN EL DISCURSO DE INDEPENDENCIA QUE QUIEREN HACER PREDOMINAR LAS ELITES Y BUSCAR LA SEGUNDA Y DEFINITIVA INDEPENDENCIA DE NUESTRA AMERICA, debemos aprender del libertador y ampliar nuestro camino solo así conseguiremos superar la exclusión política y el modelo económico desigual que existe en nuestro país para llegar a la paz con justicia social.

T. @CristhianUN

 

Published in Artículos
Lunes, 17 Marzo 2014 15:52

Bienvenido URIBE Al Congreso

 

El pasado fin de semana se llevaron a cabo en el país las elecciones parlamentarias, 100 senadores y 166 representantes a la cámara fueron elegidos, sin hacer una sobrevaloración del escenario electoral, el panorama pasa de gris a turbio con la nueva composición del congreso, poniendo en peligro momentos como el del proceso de paz y el movimiento que se está generando en el país por la democracia y la participación, una vez más las minorías fueron aplastadas en un régimen político desigual y no solo la derecha tradicional, sino sectores de ultraderecha fueron protagonistas en esa repartición del aparato legislativo.

Una vez más el escenario electoral estuvo lleno de vicios, corrupción y anomalías, no solo en el ejercicio de las votaciones, también en el proceso de campañas, que se hicieron de manera desigual y que comprobaron que la cuestión del poder político es directamente proporcional a el dinero y las maquinarias que tengan los partidos para impulsar sus proyectos de país, no importa si estos son antagónicos a el clamor social y popular.

Los actuales enemigos del proceso de paz, encabezados por el cuestionado expresidente Álvaro Uribe Vélez se hicieron a un gran número de curules, preocupante por los sectores que representa muchos de estos congresistas electos, entre ellos podemos encontrar a María Fernanda Cabal, esposa del Presidente de Fedegan José Félix Lafurie, representantes de un sector que ha mostrado infinidad de debates con la nueva perspectiva agraria que se le quiere dar al país, no solo desde los sectores democráticos sino desde los que buscan financiarizar el campo, son los más fieles defensores del latifundio y la ganadería extensiva que tanto ha perjudicado a este país en materia económica y social.

Tambien se encuentra entre sus asientos Tania Vega de Plazas, que arrastrada por el gran caudal electoral del uribismo termina siendo elegida senadora de la república, esposa del Coronel (R) Alfonso Plazas Vega, implicado en los ejercicios de violación de derechos humanos que se llevaron a cabo en la retoma del palacio de justicia, termina Vega de Plazas siendo una representante de los sectores ligados a las fuerzas militares que en Colombia superan los quinientos mil efectivos, y que han sido educadas bajo doctrinas de “enemigo interno” y lucha contra el “terrorismo”, doctrinas contrarias a un país en Paz.

Alfredo Rangel y José Obdulio Gaviria que se convierten en las cuotas ideológicas del centro democrático, el segundo con constantes escándalos de nexos con grupos paramilitares, forjadores de una academia e investigación al servicio del terrorismo de estado, y de la profundización de la guerra, escritores de columnas de opinión que son dardos los anhelos de paz, Gaviria ya se atrevió a proponer a Álvaro Uribe como presidente del congreso.

María del Rosario Guerra es la cuota de los sectores de la costa caribe, siendo parte una de las familias más poderosas de esta región, donde hubo una consolidación del proyecto paramilitar, la exministra de comunicaciones sabrá representar bien los sectores terratenientes de este territorio… y la lista podría continuar, la elegida configuración parlamentaria es una zancadilla a la democracia y la posibilidad de paz en Colombia.

Las elecciones pasadas solo demuestran que no hay posibilidades de transformación social en el actual régimen político, ligado a un agotamiento del entramado institucional con una evidente crisis de esta, donde la abstención y el voto en blanco mostraron un rechazo a las formas tradicionales de hacer política en Colombia, es en estos momentos donde se hace más vigente una lucha frontal por la democracia y la Paz, contra el terror y el militarismo que los poderes constituidos quieren perpetuar en el país.

P.D: El día miércoles en la Universidad Nacional salieron unos hombres que con prácticas paramilitares intimidaron a parte de la comunidad universitaria, aun no se sabe si querían darle la bienvenida a algún parlamentario o buscaban enviar un mensaje a las personas de que a la universidad “solo se iba a estudiar”, no se iba a consumir ni a “mamertear”. Total rechazo a estas expresiones que se ven en todo el país, es necesario el desmonte efectivo de estas estructuras.

@CristhianUN

 

 

Published in Artículos

Crónica de los tipos buenos y lo tipos malos, a propósito de la doctrina del enemigo interno.

Entre conversaciones de pasillo y cafetería me encontré no hace mucho tiempo con un comentario refiriéndose a el movimiento Marcha Patriótica, “lo que pasa es que ahí hay tanto gente buena, como gente mala” exclamaba la voz de manera inquisidora hacia una agrupación política. Pero para explicar esto habría que ir a la raíz del problema que va más allá de lo que piense un personaje sin importancia, el problema radica en la doctrina de seguridad nacional y enemigo interno que aplican en América Latina desde los tiempos de la guerra fría y que hoy es crucial para mantener el discurso ideológico que sostiene la guerra en nuestro país.

En esos tiempos del choque de potencias entre los EEUU y la URSS, el país norteamericano perfilaba bajo ideas como la de “América para los americanos” el supuesto de una Latinoamérica entendida como el patio trasero del país del Tío Sam, después de acontecimientos como el de la revolución cubana, los Estados Unidos recurren a mecanismos como la Alianza para el Progreso y aparatos como la Escuela de las Américas para implementar una doctrina que contemplaba aspectos como el “enemigo interno”, la amenaza externa, que ligados a la generación de aparatos militares de gran calibre entrenados en esta nueva perspectiva, se convertían en doctrinas militares dadas al terrorismo de estado.

Esta doctrina mediante los aparatos propagandísticos del establecimiento, termino interiorizándose en gran parte de las sociedades de América Latina, sociedades que mantuvieron escenarios de fuertes guerras y dictaduras militares, que con la excusa del “enemigo interno” prolifero en innumerables violaciones a los derechos humanos, por supuesto Colombia no es la excepción, y mientras la población se debate entre la pobreza, la falta de garantías laborales, el precario acceso a la educación y la salud, entre otros dilemas, todavía se trata de buscar a “la amenaza” con la idea de que aniquilándola se solventaran todos los problemas del país, lo más trágico y gracioso al mismo tiempo es los objetivos de búsqueda de esta problemática, siendo movimientos y sectores sociales las primeras dianas incluso de personas ligadas a círculos académicos.

Todo esto se suma a lo que ocurre actualmente en las fuerzas militares, con incontables casos de corrupción y violación a los derechos de las personas, esto en la coyuntura actual solo nos pone una perspectiva, y es la necesidad de una REFORMA DOCTRINARIA Y ORGANIZACIONAL DE LAS FUERZAS MILITARES, alejando a este cuerpo castrense de la idea del “enemigo interno” y la “amenaza externa”, convirtiéndolas en unas fuerzas para la paz y la soberanía nacional, que se encargue de salvaguardar las fronteras como es la idea de cualquier ejercito del mundo.

En el actual momento político donde diferentes sectores del país, (buenos y malos) reclaman el camino de la paz es necesario alejar al ejercito de la formación impartida por la escuela de las Américas, reducir el pie de fuerza militar e incorporar los exsoldados a la vida productiva de nuestro país esto con una reasignación del presupuesto militar hacia los derechos sociales.

Es el momento de la Paz, y esto pasa por erradicar las doctrinas del terror y el miedo de la sociedad, debemos denunciar los niveles de culpabilidad que han tenido las FFMM en la popularización de estas ideas y por lo tanto proponer en miras a la solución del conflicto colombiano, en vez de estar buscando los buenos y los malos en nuestros barrios, colegios y universidades, busquemos entre todos y todas los caminos de la Paz con Justicia Social.

@CristhianUN

Published in Artículos

Palabras Sociales - www.palabrassociales.org