Domingo, 19 Enero 2020
Domingo, 12 Junio 2016 12:11

Venta ETB - Caso Rosa Elvira Cely

‪#‎Radio‬ Hoy 10:30 Pm hablaremos sobre la responsabilidad de la Secretaría Gobierno de Bogotá frente al caso de Rosa Elvira Cely, y la venta de la ETB con Alex Vernot, Nicolas Vega Jimenez Alejandro Torres Lorena Castañeda por www.radioamigainternacional.com Dirige I Alberto Diaz

Published in Artículos
Domingo, 22 Noviembre 2015 20:07

Ni perdón, ni olvido

Por: Daniela Camargo Camacho.

En democracias igualitarias donde se han firmado innumerables tratados internacionales cuyo objetivo principal es la protección de las mujeres, cómo es posible que en los últimos años la violencia contra ellas haya aumentado de manera significativa al punto que autoridades y organizaciones internacionales estén alarmados sobre casos tan atroces que incansablemente salen en los medios de comunicación.

Colombia es uno de los tantos países donde a diario ocurre algún caso de violencia intrafamiliar en la que se ve afectada la mujer, casos aislados de homicidios espantosos donde la víctima es la mujer y casos en el que ella sobrevive pero su vida queda con una herida física y mental para siempre.

En el 2012, la muerte trágica de Rosa Elvira Cely fue un llamado de atención al gobierno de que crímenes de género no deben quedar impunes, luego de haber sido violada y masacrada por un compañero de colegio, tanto médicos como expertos forenses nunca habían visto un caso de semejante naturaleza, por lo que el Congreso de la República decidió tomar cartas en el asunto y tras tres años de lucha tanto de familiares como de organizaciones no gubernamentales que se enfocaban en la violencia de género, se aprobó una Ley en su nombre, en la que se establece la pena privativa de la libertad de veinte a cincuenta años para aquellos que violen o asesinen a mujeres. Es un gran avance del gobierno colombiano para comenzar a castigar penalmente a los individuos que sin ninguna consideración arremeten contra la vida e integridad de las mujeres.

Un método que actualmente se está utilizando para degradar a la mujer es el derramamiento de ácido por el cuerpo de ellas, el caso paradigmático que se ha propagado a través de los medios de comunicación es el de Natalia Ponce de León, cuya vida cambió por completo, tras haber sido atacada con ácido por su ex compañero sentimental. Esta víctima ha tenido que pasar por el sufrimiento de 16 cirugías, tan sólo en su rostro, pero ha seguido adelante con su vida con la publicación de un libro en el que cuenta su historia y el de otras mujeres que al igual que Natalia han vivido el drama de haber sido atacadas con ácido, lo cual constituye una grave afectación a su integridad como personas, pues no es sólo vivir con las secuelas físicas que quedan después de esto sino con la idea de que en su memoria siempre quedará el día en el que se perpetuó el acto y el autor de su infinita desgracia.

Natalia Ponce creó una Fundación en su nombre para ayudar a todas las víctimas mujeres que han sido atacadas con agentes químicos. A través de su Fundación impulsó un proyecto de ley para crear un nuevo artículo en el Código Penal, para aumentar de manera significativa las penas para quienes ataquen o agredan a otras personas utilizando ácidos u otras sustancias químicas. El proyecto de ley 016 de 2014, fue aprobado en la Comisión Primera y la Sala Plenaria de la Cámara de Representantes y luego pasó a la Comisión Primera del Senado en el que el senador Roosevelt Rodríguez a mediados de agosto del presente año, solicitó se archivara dicho proyecto.

El hecho de que el Senador pida que se archive el proyecto de ley, está impidiendo el desarrollo de la justicia y sigue perpetuando la violencia de género, pues si los hombres continúan realizando esta clase de acciones delictivas se les imputará delitos como tentativa de homicidio y lesiones personales, que no tienen una pena alta y eventualmente podrían quedar en libertad, no sólo poniendo en riesgo la vida de la víctima sino de futuras mujeres.

Historias como la de Natalia Ponce y Rosa Elvira Cely, demuestran que la sociedad al menos en Colombia aún sigue siendo patriarcal, donde la mujer es considerada un ser inferior, pues a diario se ve cómo sufre discriminaciones en los ámbitos laboral y personal, por lo que nos debemos cuestionar si en verdad hay igualdad de género o es una simple epifanía establecida en centenares de documentos.

Estas mujeres a las que les arrebataron su vida en un soplo, dejaron heridos a sus familias y amigos quienes buscan incesantemente la justicia del Estado para que actúe y no deje impune estos crímenes que nunca debieron haber ocurrido. Tal vez la herramienta que la sociedad tiene que hacer efectiva es no olvidar estas historias y seguir adelante con el desarrollo de un sistema penal efectivo que en verdad garantice el castigo a los autores de dichas conductas, y que no se vuelvan a perpetuar actos tan humillantes como estos, pues todas las mujeres merecemos un trato digno de parte de la sociedad y del Estado, porque fue a través de la lucha social que se ha dado a lo largo de la historia del mundo occidental que logramos alcanzar los derechos de los que supuestamente gozamos y ahora se esfuman día a día en un mundo que cada vez parece menos civilizado.

Published in Artículos

Palabras Sociales - www.palabrassociales.org